Semanas #124 y #125

Como si me costara poco publicar, esta semana Dreamhost me la ha jugado… toca investigar nuevos servicios de hosting en el horizonte.

Reutilizar los folios de la facultad… Mejorable?

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

La calma llega tras las fiestas, recogimiento y poner al día la casa, como buenos marujos. Empezando por la terraza. Cambiamos de huerto urbano y plantas frondosas a jardín de cactus y suculentas, más sostenible en Murcia, menos riego, menos preocupaciones… algo tuvo que ver también el “incidente” de este verano, por el que casi acabamos perdiendo casi todos los bonsais.

Mi minimalismo se va al garete con mis compras de ropa. Zapatos que llevan dos años en mi lista, por fin han caído, por miedo a que los quiten. Y una chaqueta para sustituir a otra rota, esto sí que me dio pena de verdad, era mi chaqueta favorita, aunque estoy pendiente de si se puede arreglar. En la mayoría de talleres me han dicho que no, pero me queda uno por llevarla a ver si es posible.

Tras un duro catarro -postvacacional, por suerte- vuelvo al gimnasio con más ganas, y probando la máquina de dominadas asistidas por primera vez. Mi amiga Inma me recomendó que si quería conseguirlo, esto me vendría mejor para progresar que solamente hacer jalón… por ahora, lo que no me gusta de la máquina son las alturas, pero las sensaciones no están mal, hasta me duelen partes que antes no sabía ni que tenía.

Este fin de semana dimos el regalo de cumpleaños adelantado de mi madre: un ordenador de poco más de 200€. ¿Es posible que sea suficiente para ella? Espero que sí… lo veremos pronto. Es algo más que un netbook, aunque limitado, pero no va nada mal.

También he empezado un curso de cómo elegir tipografías de la comunidad de diseñadores Domestika. Por ahora, impresión buenísima.

Los contenidos son muy didácticos, y me ha gustado el enfoque. Los libros que había leído hasta ahora habían sido poquito prácticos. Todos tenían una gran parte de teoría, pensados más para gente que quiere crear tipografías que para gente que quiere usarlas. Además, en este curso, los materiales en vídeo son muy fácilmente consumibles, y el profesor, del que además tenía un libro en mis pendientes, comunica muy bien.

Y también me está enseñando mucho compartir trabajo con los compañeros. Pese a usar unos “simples” foros, lo que importa siempre es el contenido, y los alumnos aportan mucho valor con sus ejercicios bien trabajados y explicados. Para mi, que no tengo formación en diseño, es un extra impagable, poder ver el proceso de trabajo de la gente con formación específica, y darme cuenta de lo que me falta por no haber ido a una escuela de diseño. Espero poder incorporar esta metodología de forma más exhaustiva cuando me toque ponerlo en práctica en el día a día. Al final, no es tanta diferencia el tiempo empleado!

La gran eficacia del sencillo -en apariencia- sistema de cursos de DMSTK me ha hecho recordar otras plataformas donde se sufre de featuritis, y al final, acaba siendo un suplicio seguir el curso simplemente por la mala usabilidad de la herramienta.

En el trabajo, ya hemos hecho público que tenemos Instant Articles de Facebook para nuestros sitios , estuve trabajando un poco en ellos con el equipo de desarrollo. En realidad de mi parte no tuve que hacer mucho, pero Instant Articles no permite usar todo HTML, y había que adaptar algunos de nuestros códigos, y también crear las configuraciones para los diseños.

Todavía no he conseguido averiguar cómo otras publicaciones consiguen usar sus tipografías al margen de las que ofrece Facebook por defecto (Helvetica y Georgia). Si alguien tiene idea, cualquier pista es bienvenida.

Lo más importante es que tuve la presentación de la siguiente fase de nuestro rediseño para el front-end, pero no fue tan bien como la primera. Había más interlocutores, y se perdió bastante el foco.

Además, cosas que ya estaban vistas de reuniones anteriores parece que no estaban claras, y que lo que parecía bastante asumido no lo era tanto. Una pena que se abrieran frentes debido a que quizá no expliqué bien lo que estaba contando, y no lo limité lo suficiente. Espero poder remediarlo en la siguiente, explicando conceptos más sencillos, y limitando las funcionalidades como quería desde el principio, para no perdernos.

Por ahora, creo que he conseguido una buena corrección de la presentación, dando un pequeño paso atrás para poder dar más contexto, dejar claro el por qué de las cosas y las tripas del sistema. Al final de esta semana lo enseñaré, y espero que podamos ya pasar a la siguiente fase del proyecto: el diseño visual.

Semanas #116 a #123

Casi dos meses sin escribir, y más o menos ése es el camino que llevan todos mis propósitos del año.

🌾

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Eso sí, he podido terminar House of Cards completa, uno tiene tiempo para lo que quiere.

Pero al menos he seguido haciendo fotos. Bastantes visitas al río y playas fluviales, tanto que ya parezco la fotógrafa de las cañas y me empieza a cansar. Ahora entiendo por qué la gente hace series, parece una forma de no salir de la zona de confort y seguir manteniendo el interés.

También empecé a practicar con algo distinto durante la Semana Santa, con nefasto resultado.

Aunque como he pasado unas fiestas geniales con la familia y amigos, recuperando el mucho tiempo sin darlo todo, pues pienso poco en estas fotos donde no se ve ni torta.

Miércoles Santo #murcia #A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Miércoles Santo #murcia #A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Jueves Santo #blanca #murcia #A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Desde el principio he huido del procesado, o revelado de fotografía digital. Me parece un poco trampa conseguir así lo que no has podido hacer en el momento en directo, pero ahora me da pena no intentar arreglar estos “desastres”.

Creo que mi rechazo viene de haber visto “fotos” demasiado procesadas, irreales, que para mi no deberían llamarse fotos, sino “imágenes”, así que si me animo, tendré que esforzarme en no caer en eso, y mantener la naturalidad todo lo posible.

A pesar de los malos resultados, me ha divertido cambiar el registro y encontrar nuevos retos. Hacer fotos que hasta el año que viene no podré volver a intentar… Así que he empezado un nuevo cuaderno de mis experiencias haciendo fotos, los fallos, lo que hubiera hecho distinto… cuando el año que viene llegue la Semana Santa y las fiestas de Primavera, espero que me sirva para no cometer los mismos errores.

💥 #blanca #murcia

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y es que últimamente me ha dado por documentarlo casi todo (menos lo que debería: el código).

Con las lecturas, también lo estoy haciendo. Ahora cada artículo que leo, lo resumo, apunto las ideas que me han llamado la atención y lo que ha significado para mi, lo que yo opino respecto al tema que se trata… Algo que si dentro de seis meses quiero volver sobre ello, me ponga en contexto rápidamente, y me ahorre volver a leer si no quiero, a la vez que me ayuda a fijar mejor lo que he leído.

En mi propósito de simplificación de la vida, tras la purga que he hecho de mis fuentes de redes sociales, guardo menos lecturas para luego, y las consumo con más frecuencia. Y ya no comparto nada que no haya leído. También como muestra de respeto a los que me tienen a mi como fuente. Tampoco es que lo hiciera muchísimo, pero ahora es la norma.

He empezado una lectura nueva, en realidad la revisión de una traducción aún no publicada de “Bertrand Russell Speaks his Mind” que me está gustando mucho. Es una transcripción de una serie de entrevistas realizadas para la BBC, muy ameno, en formato diálogo, que se lee en dos tardes y que en cuanto se publique, regalaré a un par de amigos.

No he dedicado mucho más tiempo a la ilustración, estoy muy distraída persiguiendo otros proyectos que no terminan de salir, que cuando parece que lo rozas con los dedos, se escapa un poco. Y veremos si no acabo mandándolo a tomar viento. ¿Por qué es tan escasa en estos días la claridad, la honestidad, el ir de frente y con las cartas boca arriba?

Aunque me entretengo con aperitivos, como reorganizar mi terraza -este año creo que no habrá cosecha-, o haciendo limpieza de documentos, analógicos y digitales -tirando agendas desde 2007-, hasta que no zanje ese otro proyecto, me va a costar descansar…

En el trabajo hay bastantes novedades, pero poco que se pueda comentar todavía. Hemos preparado las versiones AMP de nuestras páginas para que Google pueda mostrarlas en su búsqueda en móvil. En mi opinión, este tipo de cosas no son beneficiosas. Al final, es un código propietario, y si el HTML se usara con las mismas restricciones, no causaría los problemas de rendimiento que se supone que ataja esta versión. Al final cada gigante -Google, Apple, Facebook- va a intentar imponer su versión para algo que ya funcionaría bien con el estándar si nosotros mismos no abusáramos…

He continuado la tarea de rediseño de otra parte de nuestro front-end, con diseño de un sistema que nos permita escalar y ser flexibles. Parece que vamos bien, se observan rigurosamente los objetivos impuestos, y está convenciendo bastante a los equipos, pero está llevando más tiempo del que queríamos. Hay que apretar, pero para ello también haría falta bloquear más recursos para esto… empecé trabajando con mi compañero Javi y nuestro director creativo Óscar, pero pronto me he quedado sola con esta tarea, y me apena que siempre vayamos tan cortos.

Además, tengo las tareas pequeñas de siempre, soporte de nuestro CMS y a desarrolladores, que he tenido que reducir bastante, a una hora o poco más al día, porque si no, no llego con la tarea gorda. Por ahora lo vamos llevando, pero se acumulan algunas cosas y me preocupa también. Pero me alegro de que al menos sigo respetando mi horario y no caigo en antiguos malos hábitos.

Sigue gustándome Slack, creo que lo domino bastante bien y por ahora no me domina a mi, pero hay que vigilarlo de cerca.

Y por ahora, voy disfrutando mucho las nuevas sesiones de formación que hacemos los #viernesWSL. Traemos a un experto, alguien interno o incluso alguien de la competencia, para que nos cuente su experiencia en un tema que nos interesa. Por ahora, todas han estado genial. Me sirven para tener más visión global sobre el trabajo de los otros departamentos y lo que implica, y así ya se nos están ocurriendo ideas nuevas para aplicar en procesos que antes sólo conocíamos de oídas.

A ver si en nuestro departamento proponemos una pronto, que sirva al resto para eso mismo, y de paso nos de más visibilidad.

Dejo aquí una pequeña parte del programa de la BBC donde se entrevista a Bertrand Russell, la que se transcribe en “Bertrand Russell Speaks his Mind”. Muy curioso haberla visto a mitad de la lectura, ahora ya me imagino el tono de cada pregunta 🙂

Semanas #113, #114 y #115

Y seguimos en primavierno! Pero no me alegro nada de nada 😓

🌥

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Hace un par de fines de semana aproveché para salir a hacer fotos tras casi todo enero en el dique seco. Visité la presa del Azud de Ojós y la zona de la huerta de Bulila, o Buila o Bulida. El día estaba regular, nublado y sin gracia, y saqué poco provecho, pero me quiero acostumbrar a salir aunque el día no acompañe mucho, para poder practicar cosas diferentes.

🌾

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y saqué un rato para ver “Soylent Green”. Conocí esta película porque es la que da nombre al Soylent, ese producto que facilita alimentarte a base de batidos. Me gustó bastante -la película, no el Soylent-, es una distopía en la que se ha producido algún tipo de accidente ecológico, y la comida tal y como la conocemos es algo prohibitivo. Y a la vez, está muy en la línea de lo que creo que pasará si seguimos tratando el planeta así.

El domingo, celebré mi cumpleaños con retraso con una comida familiar. Algo sencillo. Me hubiera gustado hacer pan o algún postre, más entrantes… pero la verdad es que llevo un mes sin energías y esta vez me lo tomé con más calma. Y tampoco es tan grave, lo pasamos igual de bien.

🎓✨

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y viernes 29 volví después de mucho tiempo en la Universidad de Murcia,para ver el acto de Santo Tomás, donde daban un premio extraordinario de doctorado a mi hermana. Además, un evento muy fotogénico. Los doctores con sus colorines me parecieron muy divertidos, y desde luego que parece que a la universidad le encanta este tipo de celebraciones para sacar las galas. Qué pena que no llegué con tiempo y me tuve que conformar con hacer cuatro fotos cuando “el cortejo” hizo entrada, y de la propia entrega.

A pesar de ello, no aguantamos todo el acto y escapamos a celebrarlo tomando unas cañas con mi hermana y mi madre en la barra de El Churra, uno de los sitios que tenía pendientes probar en Murcia. Me lo habían recomendado mucho, y 👌

He empezado “House of Cards”, me está encantando. Quería alguna serie para sustituir a “The Good Wife”, la única serie que seguía en este momento y que ya termina, pero ni a eso voy a llegar. En el hiato de la Superbowl me he acabado la primera temporada, y ya voy a por la segunda. Muy adictiva.

Y claro, mi ritmo de lectura ya se está viendo afectado. Aún no he acabado “Designing News”, y voy a empezar ya “Rama II”, para ver si con algo ligero vuelvo a engancharme.

Y gracias a este vídeo de mis vacaciones haciendo snorkel en Cabo de Palos, ya estoy pensando dónde ir este año. Lo pasamos genial y no se me ocurre un sitio mejor ahora mismo para esto, aunque cualquier sugerencia es bienvenida.

En el trabajo, volvimos a la normalidad tras el lanzamiento de nuestro longform sobre la historia de la televisión. Estas semanas he estado entrevistando usuarios para nuestra nuevo rediseño en front-end, y luego analizando esa información. Tenemos una buena serie de conclusiones y caminos abiertos, pero nos hemos dado cuenta de que nos ha faltado un poco de diversidad, había una visión que detectamos que nos faltaba, y preparamos tres entrevistas más para cubrir ese flanco.

Una vez hecho esto, hemos pedido informes al departamento de analítica para contrastar lo que nos dicen los datos con lo que nos dicen las entrevistas, y mientras los envían, me dedico a analizar lo que hacen los competidores en esto que nos ocupa ahora, y a buscar buenas referencias que nos ayuden a encontrar la mejor solución.

Necesitamos diseñar un sistema y estoy muy contenta de haber encontrado el ¿artículo “del año”? Content patterns and display patterns. Diseñar sistemas es difícil, yo todavía no he conseguido hacerlo bien… Este artículo me ha ayudado un poco más a encontrar una forma práctica de aproximarme a los problemas para construir un sistema que funcione.

Además, estoy preparando la documentación de todo el trabajo front-end que he realizado este año, y que no había ido haciendo poco a poco, como siempre, por la falta de tiempo. Y ahora eso dificulta que mis compañeros puedan trabajar de forma ágil con nuestro código propio. Es una tarea por la que siento amor y odio a la vez. Imagino que los programadores me entenderán…

Tras asentarnos después de las vacaciones he vuelto a respetar mis horarios, y además, ahora con un 90% menos de email. Amo Slack.

Gracias a seguir estrictamente el horario de uso que me puse, y a unos consejos que me dio mi amigo Carlos, voy llevándolo muy bien, y me está resultando más productivo que el email, ya que muchas cosas que antes llevaban varios correos, se resuelven al momento con frecuencia. Quizá antes estaba abusando de la asincronía del email, y me estaba perjudicando.

En estas fechas toca la evaluación de mi trabajo. El año pasado había dejado de gestionar al equipo de diseño, así que ahora dependía solamente de mi trabajo técnico. Estoy bastante contenta porque me han felicitado, y yo misma ya me había dado cuenta de que me había ido mucho mejor. He estado más centrada y enfocada, he podido investigar más…

Para mi no ha funcionado compaginar diseño y gestión, quizá otros puedan, pero no es mi caso. La forma de trabajo de los managers me pone en modo multitarea y me cuesta mucho cambiar al modo hacer.

Ahora que ha llegado nuestro nuevo director creativo, él se ocupa de la parte de gestión, además de también algunas propuestas para clientes.

¿Es no ascender un paso atrás? ¿Que contraten alguien para hacer lo que se supone que esperaban de ti es un fracaso? Se podría entender así, si es hacer ese trabajo lo que quieres. ¿Quieres ser un manager o un maker?

Yo lo he tenido claro siempre, quiero hacer cosas.

Semanas #108, #109, #110, #111 y #112

Nuevo récord de tiempo sin escribir, todo lo que se conoce popularmente como Pascua, desde Santa Lucía hasta San Antón.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

He pasado las fiestas intentando compartir el máximo el tiempo con la gente. Esta semana además leí un artículo -bastante pesimista, hay que decirlo- que corrobora una sensación que llevaba notando un par de años, que puede quedarme menos tiempo del que creo para estar con quien me importa. Que es fácil dejarse llevar por la rutina, y dedicar el tiempo a cosas que parecen importantes o apetecibles en el presente pero, al final, no aportan nada.

Nochebuena la pasé con la familia, con casi toda. Estuvimos preparando la cena juntos, y recuperando la receta de croquetas de mi abuela. La pobre nos había pedido varias veces “hacerlas antes de que me muera”, literalmente. Me parece casi despiadado ahora al pensar lo que hemos tardado en prepararlas con ella, pero no pasará tanto tiempo antes de que repitamos.

En Nochevieja la cena que ya es costumbre con los amigos. El año pasado no pude disfrutarla porque me puse enferma -no cené ese delicioso cabrito… menos mal que teníamos la comida de sobras-. Pero esta vez fue una noche memorable. Desde la cena hasta casi el amanecer, y con algún susto incluido.

Reyes, haciendo roscones. Esta vez mucho más divertido, con mis amigas Carmen e Inma, y porque hubo unas cuantas que se rajaron a última hora… Pasamos una tarde muy buena, pero la loca que hay en mi no podía conformarse con un roscón, y al día siguiente hice tres más. Y claro, acabé de roscones hasta… donde no se debe decir.

Dejé de lado el gimnasio un par de semanas por un dolor de hombro por una caída haciendo calistenia, pero ya he vuelto. En ese tiempo he intentado seguir siendo activa paseando, saliendo a hacer fotos, yendo al campo y viendo belenes.

🌸🐝

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Este invierno que parece primavera. El tiempo está loco y el cambio climático me da miedo de verdad… aunque dicen las noticias que ya viene el frío. Mira que yo soy del verano a muerte, pero es de las pocas ocasiones que recuerdo haber deseado que haga frío. Últimamente estoy más atenta a estas cosas porque ahora tenemos en casa una estación meteorológica Netatmo con sus accesorios, y es un poco adictivo ir viendo cambiar las condiciones cada día.

🐞😍 #A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Leo “Designing News”, mi autorregalo adelantado de cumpleaños, que me está resultando muy interesante, aunque se nota un poco en las referencias y ejemplos que ya tiene un par de años. Aun así, los análisis y casos de estudio son didácticos, y por ahora voy cogiendo ideas interesantes para el trabajo.

Este tiempo lo ha absorbido casi por completo la tarea que realizaba con mi compañera Esther, que acabamos de publicar, y es un reportaje extenso patrocinado por LG sobre la tecnología que hay detrás de la televisión, desde que se inventó hasta la actualidad: Inventando el OLED.

En este caso casi no he hecho nada de diseño, sobre todo me he ocupado de desarrollar en front-end lo que nuestra herramienta todavía no puede hacer sola -aunque muy pronto podrá!-. Ha sido una tarea muy estresante por el corto deadline, que no conseguimos alcanzar, por la falta de definición concreta de cómo apoyar el contenido (wireframes o esquemas), y porque hemos perdido parte del proceso que habíamos conseguido establecer en el anterior especial para Vodafone.

Tenemos que reflexionar sobre el proceso y el producto con nuestro equipo de ventas y nuestro nuevo director creativo Óscar, para poder llegar a algo más sostenible y apropiado según las necesidades de cada cliente.

Y por otro lado, empezamos rediseño de otra parte de nuestros sitios, tras las páginas de los artículos. En este proyecto trabajo con Javi y Óscar. Hemos empezado a organizar la estrategia, y a preparar la toma de requisitos. Esta misma semana ya tenemos varias entrevistas con usuarios, y enseguida también con stakeholders, pero para éstos primero tenemos un pequeño briefing que nos permitirá ser más eficaces cuando les tengamos disponibles.

Desde que he vuelto de las vacaciones mi organización personal va regular. No sé si mi propósito del minimalismo está ayudando. Intento aplicar más férreamente el “menos pero mejor”, y gestionar el tiempo acorde a la planificación… pero cuando hay presión, vuelvo a las malas costumbres de saltarme la planificación e ir a lo urgente. Por ahora me ha pasado un par de veces, pero tengo que ser más disciplinada en eso.

Ahora que tenía tan bien dominado el correo electrónico, toca volver a adaptarse a otra herramienta: Slack. En Weblogs SL ya lo estábamos usando hace un año o así como un complemento donde compartir recursos y demás, pero ahora hemos dado un paso más y gestionamos prácticamente toda la comunicación ahí.

Para no volverme loca, he establecido horas concretas en las que leo Slack: cuando he terminado mi tarea principal del día, y justo antes de irme a comer. Si esa tarde trabajo, también al final de la tarde. Y la gestión, la estoy intentando hacer de forma similar al correo electrónico. Lo único que echo en falta es el mute, que no se puede hacer en los canales para un tema concreto. O abandonas o te llega todo.

Sirva este largo artículo como redención por este mes sin escribir. Y ahora, a estirar las piernas.

2016

Me gusta más el primer día del nuevo año que el último del viejo. No tener resaca ayuda, pero es porque invita más a mirar adelante que atrás.

🌅

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Voy a contar lo que me gustaria recordar de este año, para cuando yo misma lo lea en el futuro, y como va a ser largo, puedes saltar si lo prefieres a ver los propósitos que cumpliré en 2016, salvo alguna cosa.

Revisando lo que quería conseguir el año pasado, no lo he hecho todo, pero estoy contenta en general.

Sigo con el deporte y la vida medio sana. No tan poco sana como antes, pero he sido mucho mas laxa con la comida. La falta de un objetivo concreto, que sí tenía el año pasado, se ha notado. Sigo yendo al gimnasio y en general comiendo bien, y me mantengo más o menos como hace un año, pero no he mejorado. Necesito un nuevo objetivo. No fue fácil ponerme en forma, y no quiero tirar el trabajo hecho.

Sobre los proyectos personales, otro año que fracaso. Conseguí sacar una primera versión de uno de ellos. Es una publicación que había gestado con mi hermana, pero no llegamos a crear el contenido que necesitamos para poder estrenar. Me da rabia porque hace dos o tres años, cuando lo ideamos, era algo muy poco visto, y este año ya es un tema de moda. Aun así, espero que el año que viene podamos darle un nuevo impulso.

Otro proyecto, el más relevante para mi, es el que más se ha tiznado. Hacerse una casa con muchos requisitos y poco presupuesto no es fácil. En la segunda mitad del año puse bastante para intentar empezarlo, investigué, llamé y molesté a todo el que se me puso por delante, pero por desgracia el sitio donde quiero tener el nido tiene su propio microclima inmobiliario, y necesitaré un bolsillo más grande para conseguir lo que quiero. Porque para quedarme a medias, no hago nada. Que parece lo más probable.

Y que el año que planeaba olvidarme del negocio pasivo sea cuando a mi socia en estos temas se le ocurre “la idea”. Bueno, no hay negocios pasivos en realidad. Necesitan mayor o menor dedicación, pero nada va a funcionar sin cuidar de ello. Tenemos que ver la viabilidad de “la idea” y entonces decidir si podemos ocuparnos de ello para ponernos en marcha o no. Por el momento, no hemos empezado aún y ya hemos pivotado una vez…

He cumplido bien en trabajar lo justo. A principio de año terminé mis compromisos freelance, y en el resto solamente me ocupé de un proyecto pequeño para crear la versión responsive de un sitio web en el que había trabajado el año anterior. Estuve con Weblogs SL todo el año, además, sin ocuparme de gestionar al equipo tanto como antes. Creo que el enfoque me ha ayudado a realizar un mejor trabajo.

Hemos rehecho todo el diseño y el front-end de nuestros sitios, por fin tenemos una versión responsive, aunque aún no hemos terminado, todavía nos queda rediseñar las portadas y revisar algunos de nuestros medios más importantes, que necesitan tratamiento especial. En ello estamos.

También hemos creado un nuevo producto editorial, esos super reportajes con diseño especial. Producidos con una nueva herramienta en cuyo desarrollo participo, en este ejemplo me ocupé también del diseño y maquetación, y poco a poco vamos añadiendo funcionalidades a la herramienta para que el equipo editorial tenga autonomía y flexibilidad para prepararlos. Ya nos está ayudando mucho a Diseño. Hemos publicado dos, y pronto sacaremos un nuevo reportaje, espero que de muchos.

Hemos consolidado nuestra agenda de reuniones de equipo -incluyendo las que hacemos en inglés, shame on me, con India-, y nuestro sistema de trabajo en equipos de Proyectos y Soporte separados. Nos ha liberado de mucho estrés, y además estamos dando mejor servicio a nuestros compañeros. Ahora que tenemos un sistema sostenible, hemos podido empezar a documentar y mejorar procesos, y poner más energía en mejorar nuestra calidad y crecer, y creo que ya se está notando.

Tras la marcha de mi querido Dani Candil, volvemos a tener un guía para los trabajos de diseño puro y duro. Óscar Armelles es nuestro nuevo director creativo, y espero aprender mucho de él este año. Es una de las cosas que había echado de menos, un referente que tenga un background muy distinto al mío, con el que trabajar cada día. Cuando estuve haciendo el programa Vostok me encantaban las rondas de críticas de trabajos, espero que ahora podamos hacerlo en WSL también.

Fuera del trabajo, no he hecho los progresos que me hubiera gustado a nivel profesional. Ni he intentado ponerme con los apuntes del Programa Vostok, y no he hecho ejercicios al margen del trabajo para mejorar mis habilidades de diseño y front-end. Pero he puesto bases que el año que viene me van a permitir hacerlo sin tanta fricción.

En la parte técnica, incorporando nuevas herramientas que antes sólo usaba para proyectos personales: Sketch, git, Gulp y Jekyll. Ya era hora de dejar el cuchillo de palo.

Y en la de gestión, mejorando mi uso del tiempo. No ha sido una decisión como tal, sino la necesidad. Antes de poder crear un plan de I+D personal, necesito tener espacio en mi día a día. Y estoy en camino:

  • He mejorado mi relación con el correo electrónico.
  • He reducido aún más mi actividad en redes sociales, siguiendo menos gente, y creando flujos por momentos de uso, por ejemplo, con las listas de Twitter. Así no me tienta prestarles atención día a día, y tengo a la gente a mano cuando quiero leerla.
  • Pruebo un nuevo sistema de recopilación y archivado de información centralizado con Evernote. La base: tiempo cronometrado para revisar las fuentes de información, y consumir lo que guardo en otro momento y dispositivo.
  • Gracias a ese sistema, he eliminado el mal hábito de tener 60 o 70 pestañas abiertas en el navegador. Bueno, eso, y gracias a haber desactivado la funcionalidad que te abre las últimas pestañas que tenías.
  • He probado varios horarios para intentar ser más productiva, y conciliar mejor.
  • Llevo un diario de trabajo, –idea robada a infa.me– y preparo el trabajo de cada día al acabar el anterior, no al empezar la mañana.
  • He dejado de leer cosas que no me interesan de verdad. Política, cotilleo, deportes, tema “emprender”… Con las elecciones he vuelto a hacerlo un poco, pero ya estoy quitándomelo de nuevo. Cosas que no me aporten directamente, eliminar.

Con estos cambios, estoy consiguiendo rescatar tiempo. Por ahora el nuevo espacio lo han ocupado las aficiones. Desde que estuve combinando el trabajo en Weblogs SL con los freelance, fui perdiéndolas, por falta de tiempo. Y este año, había tardes en las que no tenía que trabajar, y nada que hacer en casa, y volvía a caer en el mal hábito de pasar el rato mirando internet.

Auto regalo adelantado 🎁🎉 #lecturas2016

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

He recuperado la lectura gracias al reto que Skeku propuso en febrero. Me costó arrancar, hasta mitad de año no me puse de verdad. Pero al final, los libros han sustituido a internet y la televisión por las noches, antes de ir a dormir.

Este año han sido 15, sólo 4 de trabajo, y 11 novelas. Me gustaría el año que viene un poco más de equilibrio, y ya tengo The Design of Everyday Things a medias esta Navidad, y el siguiente, Designing News, preparado. Para lo que sí que me ha servido el reto es para darme cuenta de que no puedo con el ensayo. Dame novelas y manuales, o no me engancho.

Casi casi llego a cumplir no comprar más libros hasta leer los que tenía pendientes, pero no me resistí a Interacción del color, y Designing News. Para el resto, tirando de biblioteca ha sido suficiente.

A probar algo diferente 👌

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y la fotografía. Siempre me ha gustado, y nunca tenía tiempo. He comprado una cámara hace poco, y estoy empezando a practicar. Como siempre, a lo loco, al instinto… hasta que empiece a repetirme. Y entonces creo que será cuando empiece como se debería empezar de verdad: estudiando!

Además, tiene un efecto colateral que me viene muy bien: largos paseos al sol, con los que desconecto totalmente.

A pesar de tener más tiempo libre, el huerto de casa ha sido un paso atrás. El verano criminal de Murcia, y una pequeña negligencia o accidente durante las vacaciones -todavía sin esclarecer- nos ha arrasado la mitad de los bonsais 🙁 y las hortalizas se dieron peor que otros años, con tomates más pequeños, y pepinos gigantes pero escasos. Además, tras solamente 3 años de uso, la mesa de cultivo está en un estado lamentable -no recomendaría a nadie una mesa de cultivo galvanizada visto lo visto-, y posiblemente esto signifique un punto y aparte.

Así que estamos dando un paso lateral, y vamos a ver qué tal nos va con plantas más propias del terreno para ornamentar, y ya veremos cuándo volvemos a la producción.

🌵#a6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

En los viajes nos hemos quedado cerca, pero hemos disfrutado mucho. En Cabo de Palos, buscando el máximo relax y viendo bichos marinos, y en la sierra de Cazorla, comiendo caza y viendo bichos terrestres.

Entre el resto de propósitos de 2015, he planeado muchas fiestas: temáticas de comida, de pijamas, la fiesta del verano, la fiesta del cocido, la fiesta del roscón… pero se han quedado en planes. Apenas hemos hecho alguna más que otros años, y desde luego no por mi insistencia.

Sin embargo, no me lo propuse y con la familia sí que hemos celebrado cada fecha señalada, y algunas de propina. Además, estamos cogiendo costumbre de una cita semanal: churros, chocolate, debate filosófico y paseo por el sol casi todos los domingos por la mañana.

☕️

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y el último objetivo era investigar sobre el minimalismo. He ido leyendo a lo largo del año, y me gusta esta filosofía. No le veo desventajas, ¿por qué no probar? Ya había empezado a practicarlo con la ropa desde 2012, y este año con el proceso para rescatar mi tiempo, pero ahora va a ser el objetivo estrella. Como leí por ahí:

Cuando compramos cosas, el resultado es que a esas cosas debemos cuidarlas, almacenarlas, limpiarlas. Cuantas más cosas tengamos, mayor será el trabajo y el estrés causado. Esta situación será mas grave cuando las cosas que compramos únicamente son basura.

Y para el año que viene

Así que, menos pero mejor. Quiero aplicarlo a todas las facetas posibles: uso del tiempo, ropa, cosas de la casa, salidas, comidas fuera, lecturas, series…

Aunque enfocarlo como algo global tiene mucho riesgo, creo que hacer que dirija mi actitud en general, puede ayudarme a incorporarlo o descartarlo sin estar dando vueltas medio año “ahora lo pruebo para esto, ahora lo pruebo para aquello”. No more yes, HELLYEAH or not.

Además de:

  • Más disciplina en el gimnasio, y conseguir hacer una dominada al menos al final del año. Y en la alimentación, verduras al menos dos veces al día.
  • Ahorro: menos mal que separo las finanzas personales de las profesionales, o me lo gastaría todo. Este año quiero poner más orden en las personales, y ahorrar el 5% de mis ingresos. Además, empezar a valorar inversiones para el momento de la jubilación.
  • Plan de I+D personal. Cada trimestre, elegir un tema, y trabajar sobre él. Q1, tipografía, Q2, retícula, Q3 color, Q4, copy. Y materializarlo en un proyecto, que será una idea robada.
  • Conservar el hábito de lectura, y balancear mejor: un libro de trabajo por cada dos libros de entretenimiento al menos.
  • Y seguir escribiendo este blog semanalmente. No he conseguido el ritmo -de hecho, llevo 3 semanas de retraso en este momento-, pero 28 entradas son mejor que ninguna. Aunque tener sólo dos que no han sido de resumen semanal es un poco triste 😛 pero no me voy a comprometer a escribir más. Sí que quiero hacerlo mejor. Revisar mi estilo, ser más breve, mejorar mi uso de subordinadas y comas, y mi abuso de negritas. Crear una guía de estilo me puede ayudar mucho.

Si has leído hasta aquí, te debo una cerveza al menos. Gracias por leerme, muy feliz año!