2017

Era un buen propósito menos, pero mejor. 2016 ha sido el año en que he aceptado que mi ancho de banda es limitado.

Que si leo, no veo series. Que si hago planos, no escribo en el blog. Que si juego a Pokémon, no salgo a hacer fotos.

Y también estoy aprendiendo a no sentirme culpable por ello. Pero hoy, en mi cumpleaños, voy a hacer este pequeño esfuerzo de escribir a pesar de no apetecerme.

De mis propósitos para el año pasado no he cumplido nada:

  • Sigo yendo al gimnasio, pero no he hecho una dominada, ni creo que lo consiga si no me busco un entrenador.
  • Ahorré el 5% de mis ingresos, y me lo gasté en dos viajes.
  • Solamente trabajé la tipografía de mi plan de I+D, también hice el curso de Enric Jardí en Domestika, que recomiendo mucho.
  • He leído menos que el año pasado, lo dejé en septiembre, cuando empecé a hacer planos en serio.
  • Apenas he escrito este diario, 10 resúmenes semanales en todo el año. Y aquí estoy de nuevo, sin libro de estilo ni propósito de enmienda.

Pero también he hecho cosas que no me había propuesto:

  • He pasado más tiempo con mi familia.
  • He comprado un terreno, y estamos en proceso de crear un nuevo nido.
  • Mi primera inversión en una startup, aunque no sé si la llamaría así…
  • Ya estamos trabajando con diseño modular en WSL.
  • Y me entrevistaron por el rediseño de Xataka.
  • He mejorado mucho mis habilidades con Sketch y ahora lo domino como una prolongación de mi.
  • Uso git sin problemas.
  • Fui a los toros por primera y última vez.
  • He jugado demasiado a Pokémon Go.
  • No he hecho suficientes fotos, pero he experimentado con muchos temas y me he divertido.
  • He cerrado Formulamania.
  • He comprado menos, pero me he gastado más.
  • Dedico mucho menos tiempo a Twitter, y sin proponérmelo, que es importante.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Mi balance es muy bueno. Siento que he simplificado mi vida, y que lo importante ocupa más espacio. He eliminado distracciones y depurado procesos. Compro menos y mejor. Aunque también algunas cosas que me gustaban se han quedado en el camino, como el bullet journal y casi este blog.

Para este año espero en general terminar más cosas, y mantener las que me funcionan.

  • Familia, gimnasio, alimentación, son logros que hay que seguir cuidando.
  • Pero la relación con mis amigos está en horas bajas por varias circunstancias. Hay que encontrar una forma de reforzarla.
  • Terminar y habitar la nueva casa. Y no perder la cabeza ni matar a nadie en el proceso.
  • Mejorar mis habilidades profesionales con mini proyectos, ya que el plan de I+D no funcionó, a ver si así…
  • Y para empezar con buen pie, publicar un proyecto personal que he empezado hace dos semanas.
  • Minimalismo físico: hacer un inventario de mis cosas, y vender o donar lo que ya no uso y esté en buen estado. Una vez controladas las compras, es el siguiente paso para reducir el tiempo dedicado a su mantenimiento y espacio a su almacén.
  • Minimalismo digital, ¿qué pasaría si mañana me robaran mis ordenadores? Crear un plan que me permita estar tranquila basado en la simplificación.

Son objetivos muy distintos de los del año pasado… no significa que no vaya a ahorrar, leer o escribir en el blog. Tienen su pequeño lugar, pero ahora hay otras prioridades que requieren mi ancho de banda consciente por encima de ellas.

Espero que sea un gran año, un año de avances. Y que también lo sea para ti, querido lector, amigo al otro lado 🙂

Semanas #161 y #162

Felices fiestas!

Cuatro horas y un gran fail más tarde… ❤️

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Ya estamos dentro de la vorágine navideña; viene con mucha expectativa pero luego se pasa en un suspiro.

Y para ayudar a estirar la percepción de fiesta, me dedico a buscar tareas que me entretengan el poco tiempo que tengo libre, como por ejemplo, hacer galletas durante cuatro horas, con fail incluido.

Pero bueno, perseveramos y ahora ya están en la panza. Estas navidades amenazan como nunca con subidas de azúcar que rompen el gráfico. Obertura con donuts, primer acto de galletas, segundo, sin parada, tronco, y cerramos con roscón. Voy a tener mucho trabajo en el gimnasio estos días.

Vamos a acabar el año sin dar un paso clave para mi proyecto inmobiliario. Los planos van poco a poco. Estoy impaciente, es la primera vez que me hacen planos y no tengo con qué comparar, pero aquí está la cuestión de la relatividad del tiempo otra vez… Mañana tenemos reunión, y aunque el arquitecto quería pedir licencia antes de 2017, no lo veo muy claro…

En el trabajo, estamos cerrando el año, así que hay muchas reuniones, planificación y evaluación de lo que hemos hecho. De trabajo técnico, cosas pequeñas, tareas bastante acotadas que se pueden acabar antes de que pongamos las líneas de acción para el año que viene y podamos priorizar.

Aunque sí ha resurgido un proyecto para Directo al Paladar. Hace un año y medio estuvimos trabajando un poco en ello, pero por reorganización de prioridades, se aparcó, y ahora lo retomamos. En este tiempo hemos aprendido bastante sobre trabajar de forma iterativa y también tenemos a Antonio Delgado con nosotros, así que espero que tropecemos menos que si lo hubiésemos hecho en 2014.

Esta semana también ha salido en la revista Mosaic una entrevista por el rediseño de Xataka que me han hecho. Me hizo ilusión, ya que conozco la revista desde hace mucho, y me encantó contar allí un poco del proceso que hemos seguido.

A ver si cuando tengamos más datos y un poco más de experiencia puedo contar el resto aquí, con más detalles.

Semanas #156 a #160

Más de un mes sin escribir, casi un mes griposa. ¿Será un castigo?

Y con la gripe, desde mitad de noviembre sin ir al gimnasio… con lo bien que iba, ahora me toca coger el hábito otra vez. Al menos sí he seguido cuidando la alimentación y …

🎁🎉🎈

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Jajaja, no tengo ni valor para ponerlo por escrito. Si casi ha sido Navidad antes en mi casa que en El Corte Inglés. Y en cuanto los supermercados han empezado a sacar los turrones, he hecho un buen acopio, creo que no lo voy a acabar en todo el año.

Y además, de regalo el día de la Inmaculada recibí una excelente caja de mis donuts favoritos—¡si es que con un regalo así nunca se falla!—, que creo recordar que hacía meses y meses que no probaba…

Otra mentira cochina, me compré uno cuando fui al banco el mes pasado.

Sigo avanzando en el proyecto inmobiliario, más despacio de lo que me gustaría, pero más vale hacer las cosas bien y no tener prisa. Hay ya mucho atado, pero no lo suficiente… Dos pasos más, y quizá me atreva ya a poner algún plano por aquí.

🐦

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

⚡️

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Pocas fotos y paseos. Aunque sí aproveché los días que me encontraba mejor para salir de marcha un par de veces como en los viejos tiempos. Más que nada para darme cuenta de que estar en una discoteca donde no se puede ni hablar ya no es lo mío —creo que nunca lo fue — , me conformaré con dejarlo para contadas ocasiones. Una fiesta privada, una comida en el campo que se alarga… tengo que promover más planes de esos.

En otras novedades, aproveché los buenos descuentos de noviembre para hacerme con un Macbook Pro del año pasado y algún accesorio. Mi Sony se había roto recientemente, no se puede cerrar y estaba sin portátil portable. Ver los nuevos Mac con la poca conectividad que traen me ha forzado a adelantar la compra.

Sí, sí, con el propósito del minimalismo, y me compro otro ordenador. Pero bueno, eso no es lo más grave… aunque resistí al Black Friday —que cansino todo, por favor —, no fue así a la nueva temporada de ropa, y han caído un par de cosas que podrían haber sido evitadas perfectamente. Veremos si aún no vuelven por donde vinieron…

En el trabajo, tras los cambios en el river of news de la portada de Xataka no pudimos medir correctamente los resultados porque hay otras circunstancias, la actualidad editorial, y han influido tanto en el comportamiento de los lectores de portada que han enmascarado los cambios del nuevo diseño con el sistema que teníamos para medir. Debimos haberlo previsto, nuestra forma de medir no ha sido apropiada y ahora tenemos que hacerlo de otra forma para los siguientes cambios.

Se celebraron los Premios Xataka y aunque me apetecía mucho, no pude ir porque justo ese día teníamos que estrenar el nuevo diseño del sitio y no me daba tiempo a llegar a Madrid.

Fundamentalmente en la web ha sido un cambio de look&feel, tipografía, colores, forma… pero la principal diferencia es que vamos a unificar todos nuestros canales (vídeo, redes sociales…) con la misma identidad. También estamos preparando un sistema de pictogramas para apoyar algunos contenidos muy recurrentes, y pronto empezaremos a expandir el sistema a otros sitios.

La respuesta ha sido buena, nos han felicitado y no sólo crucificado con un cambio —aunque ya se sabe que las malas opiniones suelen hacer más ruido siempre — . Algunos se han extrañado de la elección de la tipografía serif. La intención ha sido mejorar la legibilidad (aunque no está demostrado tan claramente en pantallas) y mantener el tono neutro con la tipografía del cuerpo del texto, y dar más personalidad con la de titulares.

Tras la carrera para estrenar el diseño el día de los premios, ahora hay que recoger, arreglar los bugs que quedaban, documentar todo lo que no me dio tiempo, y refactorizar un poco algunas cosas que estaban un poco con pinzas.

También he recopilado todo lo que hemos dejado por el camino, y ahora toca decidir por dónde seguimos, que tenemos muchos frentes que abordar, y pocos recursos, pero muchas ganas.

Y para entretener la tarde, aquí va una canción que me han dedicado estos días, que me ha encantado, y que dice más de lo que parece.

Semanas #150 a #155

Como decíamos ayer…

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

El tiempo pasa volando. Entre post y post, estuve de viaje en Granada, visitando los pequeños pueblos de la Alpujarra, y otros de los alrededores —Montefrío muy recomendable— además de la capital. En principio lo había planeado como un viaje astronómico ya que nos quedamos en una casa rural con su observatorio propio. Nos pilló en fechas de luna llena, pero aun así pudimos tener una bonita sesión a la carrera, antes de que saliera, y ver unos cuantos objetos del catálogo Messier.

Y menos mal que en el viaje le di un poco a la cámara, porque con el dichoso Pokémon Go, la tengo abandonada totalmente!

❄️❄️❄️

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

☝️

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

💦

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

⛄️ #A6000 #sierranevada

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Aparte del viaje, no me he aburrido este mes, casi a fiesta por semana, entre cumpleaños y comidas. Dos de mis mejores amigas, que suelen celebrarlo juntas, pero esta vez no pudo ser —las cosas cambian—, pues nada, dos fiestas en vez de una :-). Y el 40 cumpleaños de la hermana de una de ellas, que tuvo el detalle de invitarnos también. Y tengo que agradecérselo de verdad, porque menudo evento se marcaron, al nivel de algunas fiestas patronales 😀

Y otra muy buena amiga está de enhorabuena… pero aún no lo sabe todo el mundo, así que shhhh… ya lo celebraremos 🙂

Mis aventuras inmobiliarias siguen su curso. Esta semana será decisiva… pero mientras, de paseo por los bancos sólo para ver que inutilidad, condescendencia y pillería es una mezcla tan habitual que me pregunto si no serán asignaturas de algún MBA. Ni siquiera teniendo las cosas muy claras, y pidiéndolas tal cual es posible tener una conversación profesional, y hay que aguantar que te traten como si no supieras ni sumar. Vamos, que un poco más y hasta me ofrecen la vajilla, pero no saben decirme a qué valores del IBEX se referencia un producto. Y luego que por qué tienen los días contados… porque es que ya no es que no aporten, es que restan.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

En el trabajo, empezamos a lanzar en lo que he estado trabajando recientemente: cambios en la portada de Xataka. Es un proyecto que empezamos a principio de año, pero que descarriló un poco cuando no supe mantener el rumbo correcto —me vine demasiado arriba, con funciones creciendo exponencialmente en complejidad— y que retomamos cuando encontramos a nuestra directora de producto. No pudimos hacer el proyecto juntas, solamente plantearlo, y ahora vamos trabajando en fases pequeñas, sacando cambios y midiendo el impacto para ver si estamos en el buen camino.

El primer cambio que hicimos fue añadir una sección de contenidos importantes al principio de la portada. Es una selección manual del equipo editorial que les permite no depender del orden cronológico, y destacar lo importante. Algo que ya una vez intentamos hacer con un slider y no funcionó. En esta ocasión, parece que está yendo mejor, pues ha bajado nuestra tasa de rebote en portada, tanto en visitas desde móvil como desde escritorio, y han aumentado las páginas visitadas desde la portada.

Y esta semana cambiamos la estructura y diseño del river of news, el listado de noticias en orden cronológico inverso. Teníamos contenidos muy grandes, con mucho texto, el típico formato de listado de blog, que permite consumir mucho contenido ahí mismo. Pero el objetivo de nuestra portada es dirigir tráfico, y ahora tenemos un listado más escaneable y corto, incluso habiendo doblado el número de noticias en la lista.

Además, he diseñado distintos formatos para los distintos tipos de contenido. Artículos más trabajados, longforms, guías de compra… tendrán ahora un aspecto distinto y reconocible desde la portada, cuando antes eran todos iguales.

A ver qué resultados obtenemos en esta iteración. Por ahora, menos comentarios negativos de lo que me esperaba, pero algunos, claro. Y mientras ya está en el horno la siguiente…

Este proceso está siendo muy intensivo para mi. Tengo que trabajar por delante del equipo de desarrollo, y además de UX, diseño visual y front-end, estoy asumiendo una parte de lo que hacía nuestra directora de producto. Y no me queda nada de tiempo para la documentación, que me había propuesto llevar al día.

Nuestro sistema cuando pasamos a diseño responsive seguía estando basado en plantillas, pero poco a poco pasamos a un sistema modular basado en Atomic Design y SMACSS. Algún día me gustaría escribir sobre ello, pero es parecido a como contó Carlos Matallín que lo hacen en CARTO.

Y ya se ve en el horizonte la edición de los Premios Xataka de este año —por cierto, estrenan web— y mi intención es ir a Madrid unos días para poder estar, y ver a algunos amigos también. Espero que para entonces me quede algo de energía, porque a pesar de la pequeña escapada, ya voy demasiado justa.

Semanas #135 a #149

Es fácil escribir un poquito por semana. Pero cuando se juntan tres, y luego cuatro… la teoría de las ventanas rotas se vuelve a cumplir en mi caso. Hora de hacer limpieza.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Todo el verano se me acumula, y luego me lamentaré por no tenerlo escrito para recordar, aunque éste va camino de estar marcado. Cosas que das por sentadas, desaparecen de la noche a la mañana, sin aviso previo. Escarmentar en cabeza ajena siempre es mejor, pero cuando esa cabeza es querida… también duele.

Otras cosas sí han salido bien, o llevan buen camino. He hecho una inversión en una empresa en la que creo. Mi primera inversión! Espero que todo vaya bien, aunque no pude invertir tanto como hubiera querido, porque hay algo muy gordo en camino.

Parece que por fin tendremos sitio para hacer la casa que planifico con mi hermana. Ha sido un proceso laaaaaaargo. Bueno, qué digo, ésta siendo, porque aún no hemos terminado. Hace más de un año que busco lugar, parecía que lo teníamos, luego no, luego sí, luego no, luego sí… hasta el punto de que ya me daba igual que fuera sí o no, simplemente quería cerrar el capítulo.

Por otro lado, también me ha servido para conocer a gente curiosa, y aceptar que a veces las cosas no se pueden hacer como uno quiere —aunque sea mejor! —, sino que hay que seguir las reglas y tener más paciencia que Job. El salvaje Oeste no tiene nada que hacer al lado del microclima inmobiliario de Blanca, dónde va a parar.

⭐️

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

También ha sido un verano divertido con las fotos, probando cosas nuevas. Sigo picando de aquí y de allá, probando mucho y sin especializarme en nada, sin pensar demasiado lo que hago. Así no progreso nada, me divierto pero, ¿debo forzarme a hacer algo distinto?

Es una época en que no busco mejorar, performance, sino explorar, para encontrar lo que más me place. Tanto en fotos, como en cocina y… más cosas. Fun time.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

En las vacaciones aproveché mucho, y hubo playa, algún animalillo, estrellas, fuegos artificiales, e incluso algo que nunca pensé que probaría… toros.

#A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y esto es algo que me cortaba contar aquí, e incluso he autocensurado mis mejores fotos de la tarde por el qué dirán. Pero… ¿cuándo he hecho yo eso en mi vida?

Siendo antitaurina declarada, ir a los toros es lo más ¿estúpido? que se puede hacer, ¿no? Pues no sé.

Mi pareja es, o más bien era, un enamorado de los toros, y yo, animalista, como me llama mi más tradicional amiga, pero nos toleramos el uno al otro, e incluso yo le molesto constantemente con preguntas sobre el tema. Porque tengo curiosidad.

Y por eso mismo he ido una tarde. Por intentar entender qué aprecia la gente en esto. También digo que no repetiré. Seis toros muertos y un torero cogido es suficiente para mi.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y aparte de esto, muchos libros, mucho Pokémon —sí, yo también—, mucha playa, mucho tiempo con amigos y con la familia, y poco ordenador, pocos blogs, pocas redes sociales y poco estudiar.

No he conseguido acabar el curso de tipografía aún, y está claro que por mucho que yo quiera, yo misma me saboteo el I+D. Hay que hacer examen de conciencia sobre esto.

Y en el trabajo, bueno… lo bueno y lo bello, como suele pasar, ha sido efímero. Nuestra directora de producto ya no está en Weblogs SL. Intentamos hacer un sprint final para aprovechar al máximo lo que podía aportar para nuestro proyecto de front-end, y por suerte parece que está dando frutos y sigo el camino que me marcó. Me da mucha pena porque creo que era justo lo que necesitábamos, pero hay que seguir adelante.

Al margen de esto, y del proyecto que sigue, estuve trabajando en uno de nuestros nuevos sitios, Compradicción, documentando todo el proceso en el camino. Fue bastante pesado, pero ya ha dado sus frutos. Lo hemos probado y completado con Xataka eSports y ahora podemos delegar completamente el proceso sin miedo a saltarnos ningún paso.

También estuve preparando con mi compañero Diego nuestro entorno local de desarrollo con homebrew. Hemos simplificado el que teníamos, y ahora está dando menos problemas.

Estos meses también he podido hacer algo parecido al pair programming con Diego, a pesar de que él está en Tenerife y yo en Murcia. Con Google Hangouts y compartiendo pantalla hemos trabajado muy bien juntos, casi como si estuviéramos en la misma mesa, aunque echo de menos una herramienta sencilla para dibujar. Tengo que investigar esto para próximas sesiones.

No sólo para discutir dudas concretas, sino para encontrar juntos enfoques de problemas estructurales, como esta misma mañana.

Es uno de los puntos débiles de mi trabajo, quizá lo que menos me gusta… no tener un equipo con el que contar siempre, pues estamos muy cortos de personal en el departamento.

En fin, que he terminado bien la semana, pero ha sido una época durilla con la marcha de nuestra directora de producto, las últimas semanas antes de las vacaciones, con sólo dos personas para mantener el departamento funcionando y presión por todos lados… menos mal que, en cada momento de bajón, en cada nudo en el estómago, tenía mi consuelo con mi canción del verano —o del lustro— , que te dejo como recompensa si has llegado hasta el final —gracias— leyendo mis desvaríos, dos puntos: