Semanas #135 a #149

Es fácil escribir un poquito por semana. Pero cuando se juntan tres, y luego cuatro… la teoría de las ventanas rotas se vuelve a cumplir en mi caso. Hora de hacer limpieza.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Todo el verano se me acumula, y luego me lamentaré por no tenerlo escrito para recordar, aunque éste va camino de estar marcado. Cosas que das por sentadas, desaparecen de la noche a la mañana, sin aviso previo. Escarmentar en cabeza ajena siempre es mejor, pero cuando esa cabeza es querida… también duele.

Otras cosas sí han salido bien, o llevan buen camino. He hecho una inversión en una empresa en la que creo. Mi primera inversión! Espero que todo vaya bien, aunque no pude invertir tanto como hubiera querido, porque hay algo muy gordo en camino.

Parece que por fin tendremos sitio para hacer la casa que planifico con mi hermana. Ha sido un proceso laaaaaaargo. Bueno, qué digo, ésta siendo, porque aún no hemos terminado. Hace más de un año que busco lugar, parecía que lo teníamos, luego no, luego sí, luego no, luego sí… hasta el punto de que ya me daba igual que fuera sí o no, simplemente quería cerrar el capítulo.

Por otro lado, también me ha servido para conocer a gente curiosa, y aceptar que a veces las cosas no se pueden hacer como uno quiere —aunque sea mejor! —, sino que hay que seguir las reglas y tener más paciencia que Job. El salvaje Oeste no tiene nada que hacer al lado del microclima inmobiliario de Blanca, dónde va a parar.

⭐️

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

También ha sido un verano divertido con las fotos, probando cosas nuevas. Sigo picando de aquí y de allá, probando mucho y sin especializarme en nada, sin pensar demasiado lo que hago. Así no progreso nada, me divierto pero, ¿debo forzarme a hacer algo distinto?

Es una época en que no busco mejorar, performance, sino explorar, para encontrar lo que más me place. Tanto en fotos, como en cocina y… más cosas. Fun time.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

En las vacaciones aproveché mucho, y hubo playa, algún animalillo, estrellas, fuegos artificiales, e incluso algo que nunca pensé que probaría… toros.

#A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y esto es algo que me cortaba contar aquí, e incluso he autocensurado mis mejores fotos de la tarde por el qué dirán. Pero… ¿cuándo he hecho yo eso en mi vida?

Siendo antitaurina declarada, ir a los toros es lo más ¿estúpido? que se puede hacer, ¿no? Pues no sé.

Mi pareja es, o más bien era, un enamorado de los toros, y yo, animalista, como me llama mi más tradicional amiga, pero nos toleramos el uno al otro, e incluso yo le molesto constantemente con preguntas sobre el tema. Porque tengo curiosidad.

Y por eso mismo he ido una tarde. Por intentar entender qué aprecia la gente en esto. También digo que no repetiré. Seis toros muertos y un torero cogido es suficiente para mi.

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y aparte de esto, muchos libros, mucho Pokémon —sí, yo también—, mucha playa, mucho tiempo con amigos y con la familia, y poco ordenador, pocos blogs, pocas redes sociales y poco estudiar.

No he conseguido acabar el curso de tipografía aún, y está claro que por mucho que yo quiera, yo misma me saboteo el I+D. Hay que hacer examen de conciencia sobre esto.

Y en el trabajo, bueno… lo bueno y lo bello, como suele pasar, ha sido efímero. Nuestra directora de producto ya no está en Weblogs SL. Intentamos hacer un sprint final para aprovechar al máximo lo que podía aportar para nuestro proyecto de front-end, y por suerte parece que está dando frutos y sigo el camino que me marcó. Me da mucha pena porque creo que era justo lo que necesitábamos, pero hay que seguir adelante.

Al margen de esto, y del proyecto que sigue, estuve trabajando en uno de nuestros nuevos sitios, Compradicción, documentando todo el proceso en el camino. Fue bastante pesado, pero ya ha dado sus frutos. Lo hemos probado y completado con Xataka eSports y ahora podemos delegar completamente el proceso sin miedo a saltarnos ningún paso.

También estuve preparando con mi compañero Diego nuestro entorno local de desarrollo con homebrew. Hemos simplificado el que teníamos, y ahora está dando menos problemas.

Estos meses también he podido hacer algo parecido al pair programming con Diego, a pesar de que él está en Tenerife y yo en Murcia. Con Google Hangouts y compartiendo pantalla hemos trabajado muy bien juntos, casi como si estuviéramos en la misma mesa, aunque echo de menos una herramienta sencilla para dibujar. Tengo que investigar esto para próximas sesiones.

No sólo para discutir dudas concretas, sino para encontrar juntos enfoques de problemas estructurales, como esta misma mañana.

Es uno de los puntos débiles de mi trabajo, quizá lo que menos me gusta… no tener un equipo con el que contar siempre, pues estamos muy cortos de personal en el departamento.

En fin, que he terminado bien la semana, pero ha sido una época durilla con la marcha de nuestra directora de producto, las últimas semanas antes de las vacaciones, con sólo dos personas para mantener el departamento funcionando y presión por todos lados… menos mal que, en cada momento de bajón, en cada nudo en el estómago, tenía mi consuelo con mi canción del verano —o del lustro— , que te dejo como recompensa si has llegado hasta el final —gracias— leyendo mis desvaríos, dos puntos:

Semanas #132, #133, y #134

Montaña rusa de propuestas, avances, retrocesos y fracasos…

#A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Por un lado, me han hecho una propuesta muy interesante, una inversión que me apetece mucho. A falta de los detalles, I’m in, espero que todo salga bien y pueda contarlo pronto.

Pero otro de mis proyectos, la nueva casa que planificaba con mi hermana, ha tenido un revés duro, y no sé si podremos seguir adelante… aunque lo intentaremos. En poco tiempo pueden torcerse las cosas, pero ¿por qué no volver a darles la vuelta?

En el Día de la Región, las Salar van de primer día de playa, mejillones y Estrella de Levante, como ya es tradición.

Y en el mismo fin de semana, más dosis de sol. Estuve limpiando la piscina en casa. Todos los años igual, se echa a perder. A los árboles les viene muy bien ese riego, pero la paliza que nos pegamos cada año no está escrita!

Además, esa misma tarde, nos acoplamos a una improvisada excursión. Subimos a la Virgen y aproveché para desempolvar la cámara, que ya estoy sacando menos de lo que me gustaría, y se va notando la falta de práctica, que con los paisajes que vimos podía haber hecho mucho.

#A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y estrenamos la terraza con cena de sushi y margaritas con amigos, maridaje que me encanta para sushi tradicional —fusión no, por favor— y seguimos con el cumpleaños del poseedor de Flebi —que dice que no le saco nunca en el blog, y así es—, con comida familiar.

Sigo sin ver series, aunque estoy totalmente enganchada a un reality de minería, ”La fiebre del oro” —sí, soy lo peor— y he acabado ”Cosecha Roja”, una novela negra que se lee sola, de Dashiel Hammett, el autor del ”El halcón maltés”, muy innovadora en el estilo para su época, los 20, y que recomiendo mucho.

Volveré a leer a este autor, pero ahora toca ”Civilización y barbarie”, para volver a descubrir la historia del siglo XX, que conozco mal, en la escuela e instituto apenas llegamos, y no tengo más bagaje. Aunque no tengo claro que sea la mejor lectura con el ambiente que hay esta semana entre el Brexit y las elecciones en España, sólo me hace presagiar cosas malas 🙁

Sigo con el curso de tipografía, que estoy alargando demasiado y lo noto en el rendimiento. Llevo dos meses y me queda la mitad! a este paso, mis objetivos de I+D personal van a ser duros de cumplir. Subí a Dribbble uno de los ejercicios que hice, un logotipo usando una tipografía de Typekit, próximamente subiré más, cuando haga las correcciones que los otros ejercicios necesitan.

Julio me he puesto como límite para acabarlo… a ver cómo se da, y es que con otros proyectos dando vueltas por la cabeza, es difícil centrarse.

En el trabajo, nuestra nueva directora de producto va aterrizando y hemos empezado a retomar el principal proyecto pendiente de front-end. Por ahora, revisando requisitos y añadiendo aspectos que faltaban, como la forma de medir el éxito y sugerencias iniciales de soluciones.

Aunque el mayor esfuerzo está en consolidar un proceso adecuado para manejarnos con el equipo de desarrollo y las peticiones que nos llegan por distintos canales. Además, también lo estábamos gestionando con distintas herramientas, como RT, Jira, Trello e incluso Google Sheets. Queremos centralizarlo para simplificar la gestión, y tener una foto global de lo que llevamos entre manos, y lo primero es unificar y revisar todo lo que tenemos hasta ahora.

Poco a poco avanzo con la documentación. Es lo que siempre se nos queda pendiente, y al final acabamos sin base de conocimiento. Reservo tiempo un par de veces por semana al menos para avanzar lo retrasado, y a la vez, intento documentar todo lo nuevo, y todo lo que cambio, siguiendo la filosofía de que refactorizar y documentar es parte del mantenimiento, no sólo arreglar los bugs.

Ahora trabajamos en la expansión de nuestro nuevo diseño responsive a todos los dispositivos. Como sitio, es responsive, está preparado, pero hasta ahora seguimos usando distintas versiones para distintos dispositivos, pues necesitábamos tomar algunas decisiones antes. Y estamos en el camino para desplegarlo pronto.

Y para cerrar la semana, también decidí cerrar formulamania.com, el sitio de crónicas de F1 que empecé hace muchos años, y que ha contado con multitud de colaboradores, quiero darles las gracias desde aquí a todos, en especial a El Jose, que la mantuvo viva hasta la temporada pasada.

Es mejor reconocer que no tenemos tiempo para el proyecto y cerrarlo, y cortar ese cabo suelto, hay otras cosas que tomarán su lugar.

Semanas #126 a #131

Cuánto tiempo! Tanto, que hasta tengo una nueva inquilina en casa, y creo que la quieren más que a mi!

Nueva inquilina 🚲💨

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Se llama Flebi. No es mía, yo por ahora solamente tengo la de montaña, y prácticamente sin usar. Y no sería capaz de usarla en la ciudad, me dan demasiado miedo los coches, que van como locos por cualquier sitio, y ya he tenido alguna mala experiencia.

Pero una bici plegable eléctrica es una gran alternativa a una moto para moverse por una ciudad como Murcia. Más económica, limpia y suficiente para ser una ayuda en los días de calor, cuando pedalear es más incómodo.

Fui un poco de rebote, pero estuvo genial Silvio 👏

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Bastante sin escribir el resumen semanal, y me parecen ahora tan lejanas algunas cosas que quiero contar… Como el concierto de Silvio Rodríguez en el que estuve. No es que sea mi músico favorito, fui mas bien de acompañante, pero oye, al final, estuvo muy bien y, como me suele pasar con la música en directo, me ha hecho volver a incluir al artista en mis selecciones cotidianas.

El proyecto personal del que nunca hablo está teniendo más idas y venidas que nunca. Yo sólo quiero encontrar una casa en el pueblo donde paso los fines de semana, y parece que no hay forma.

🗝

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Terrenos a precios de Gran Vía madrileña, casas en ruina que se autodenominan mansiones, reformas para entrar a vivir que parecen el pasaje del terror… Todo muy mírame y no me toques, siempre. Claramente, Blanca tiene un microclima inmobiliario propio, y o te adaptas o no haces nada. Olvídate de algo diferente.

Así que cada fin de semana voy vagando por el casco antiguo y el barrio nuevo, buscando prospects, con errático resultado.

Al menos con estos paseos voy retomando las fotos, y pensando en un proyecto de serie, ahora que es pleno verano y aquí a las 9 de la mañana ya no puedes estar en la calle.

🔎🐜

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Además, si consigo llevar adelante este proyectillo nuevo, puede derivar en algo más que fotos. Me vendrá bien para cambiar un poco de entretenimientos.

Acabó The Good Wife y me dejó fría, y ahora ya no tengo series que seguir. Pero tampoco busco. Me refugio en la lectura. Acabé Rama II y me puse con Madame Bovary, pero un poco infumable la primera parte. La Regenta es mucho mejor.

Se me ha roto el ordenador portátil y no lo puedo cerrar, buena ocasión para usarlo menos aún. Espero poder arreglarlo y que me dure aún mucho. Es de 2012 pero está como el primer día, y tiene mejores especificaciones que los actuales en su rango de precio.

Sea como sea, he de aguantar hasta que renueven los Macbook Pro, aunque sé que el próximo me costará más dinero, y no será mejor que éste.

En el trabajo, finalmente pausamos el proyecto de rediseño de parte del front-end hasta la llegada de nuestra nueva directora de producto.

Tras esa presentación que no fue tan bien como esperaba, perdí yo misma el foco y empecé a dar vueltas a partes de la funcionalidad. Me excedí en mi objetivo y dediqué más tiempo a cuestiones de definición de producto que de diseño de su interfaz, y ahí se vio que la cosa tiene más envergadura de lo estimado, y que necesitábamos definir mejor las cosas antes de seguir con el diseño.

Ahora se ha incorporado nuestra nueva directora de producto -y me da muy buenas sensaciones- y lo retomaremos con un proceso más formal para tener ese diálogo entre tecnología y diseño.

Mientras he estado trabajando en soporte, tareas pequeñas y rápidas. Y no me vino mal después de tanto tiempo seguido de trabajo sesudo. Y después, en nuestras versiones de Instant Articles, y AMP, que seguimos desplegando, ahora a nuestros contenidos comerciales.

También en el diseño visual para una propuesta para un sitio de un cliente, hace años que no lo hacía! Partiendo de wireframes, he podido olvidarme de cuestiones más funcionales y poner mucha la atención en los detalles. Ha salido bastante bien la presentación al cliente y ya está en desarrollo, así que muy pronto verá la luz

En los últimos días he descubierto a Tristan Harris, que denuncia algo que últimamente es lo que más me preocupa: la manipulación del comportamiento mediante estímulos con la tecnología.

¿Estamos robando tiempo a la gente para aumentar el engagement? Claramente. ¿Cuál es la postura ética al respecto? Muy interesantes sus artículos en Medium.

También tengo que recomendar el diario en Medium de Danny Saltaren. Este chico siempre es muy generoso y no escatima en contar su proceso, y sus sensaciones, para que otros podamos aprender. Sobre fotografía, inspiración, diseño… se puede empezar por uno de sus primeros artículos, sobre encontrar la mirada en fotografía, pero yo los recomiendo todos.

Y ha salido de nuevo el Programa Vostok, el curso de Javier Cañada. Justamente donde conocí a Danny, y que, si pudiera, volvería a hacer con los ojos cerrados. Si podéis y os interesa el diseño… de lo mejor.

Semanas #124 y #125

Como si me costara poco publicar, esta semana Dreamhost me la ha jugado… toca investigar nuevos servicios de hosting en el horizonte.

Reutilizar los folios de la facultad… Mejorable?

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

La calma llega tras las fiestas, recogimiento y poner al día la casa, como buenos marujos. Empezando por la terraza. Cambiamos de huerto urbano y plantas frondosas a jardín de cactus y suculentas, más sostenible en Murcia, menos riego, menos preocupaciones… algo tuvo que ver también el “incidente” de este verano, por el que casi acabamos perdiendo casi todos los bonsais.

Mi minimalismo se va al garete con mis compras de ropa. Zapatos que llevan dos años en mi lista, por fin han caído, por miedo a que los quiten. Y una chaqueta para sustituir a otra rota, esto sí que me dio pena de verdad, era mi chaqueta favorita, aunque estoy pendiente de si se puede arreglar. En la mayoría de talleres me han dicho que no, pero me queda uno por llevarla a ver si es posible.

Tras un duro catarro -postvacacional, por suerte- vuelvo al gimnasio con más ganas, y probando la máquina de dominadas asistidas por primera vez. Mi amiga Inma me recomendó que si quería conseguirlo, esto me vendría mejor para progresar que solamente hacer jalón… por ahora, lo que no me gusta de la máquina son las alturas, pero las sensaciones no están mal, hasta me duelen partes que antes no sabía ni que tenía.

Este fin de semana dimos el regalo de cumpleaños adelantado de mi madre: un ordenador de poco más de 200€. ¿Es posible que sea suficiente para ella? Espero que sí… lo veremos pronto. Es algo más que un netbook, aunque limitado, pero no va nada mal.

También he empezado un curso de cómo elegir tipografías de la comunidad de diseñadores Domestika. Por ahora, impresión buenísima.

Los contenidos son muy didácticos, y me ha gustado el enfoque. Los libros que había leído hasta ahora habían sido poquito prácticos. Todos tenían una gran parte de teoría, pensados más para gente que quiere crear tipografías que para gente que quiere usarlas. Además, en este curso, los materiales en vídeo son muy fácilmente consumibles, y el profesor, del que además tenía un libro en mis pendientes, comunica muy bien.

Y también me está enseñando mucho compartir trabajo con los compañeros. Pese a usar unos “simples” foros, lo que importa siempre es el contenido, y los alumnos aportan mucho valor con sus ejercicios bien trabajados y explicados. Para mi, que no tengo formación en diseño, es un extra impagable, poder ver el proceso de trabajo de la gente con formación específica, y darme cuenta de lo que me falta por no haber ido a una escuela de diseño. Espero poder incorporar esta metodología de forma más exhaustiva cuando me toque ponerlo en práctica en el día a día. Al final, no es tanta diferencia el tiempo empleado!

La gran eficacia del sencillo -en apariencia- sistema de cursos de DMSTK me ha hecho recordar otras plataformas donde se sufre de featuritis, y al final, acaba siendo un suplicio seguir el curso simplemente por la mala usabilidad de la herramienta.

En el trabajo, ya hemos hecho público que tenemos Instant Articles de Facebook para nuestros sitios , estuve trabajando un poco en ellos con el equipo de desarrollo. En realidad de mi parte no tuve que hacer mucho, pero Instant Articles no permite usar todo HTML, y había que adaptar algunos de nuestros códigos, y también crear las configuraciones para los diseños.

Todavía no he conseguido averiguar cómo otras publicaciones consiguen usar sus tipografías al margen de las que ofrece Facebook por defecto (Helvetica y Georgia). Si alguien tiene idea, cualquier pista es bienvenida.

Lo más importante es que tuve la presentación de la siguiente fase de nuestro rediseño para el front-end, pero no fue tan bien como la primera. Había más interlocutores, y se perdió bastante el foco.

Además, cosas que ya estaban vistas de reuniones anteriores parece que no estaban claras, y que lo que parecía bastante asumido no lo era tanto. Una pena que se abrieran frentes debido a que quizá no expliqué bien lo que estaba contando, y no lo limité lo suficiente. Espero poder remediarlo en la siguiente, explicando conceptos más sencillos, y limitando las funcionalidades como quería desde el principio, para no perdernos.

Por ahora, creo que he conseguido una buena corrección de la presentación, dando un pequeño paso atrás para poder dar más contexto, dejar claro el por qué de las cosas y las tripas del sistema. Al final de esta semana lo enseñaré, y espero que podamos ya pasar a la siguiente fase del proyecto: el diseño visual.

Semanas #116 a #123

Casi dos meses sin escribir, y más o menos ése es el camino que llevan todos mis propósitos del año.

🌾

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Eso sí, he podido terminar House of Cards completa, uno tiene tiempo para lo que quiere.

Pero al menos he seguido haciendo fotos. Bastantes visitas al río y playas fluviales, tanto que ya parezco la fotógrafa de las cañas y me empieza a cansar. Ahora entiendo por qué la gente hace series, parece una forma de no salir de la zona de confort y seguir manteniendo el interés.

También empecé a practicar con algo distinto durante la Semana Santa, con nefasto resultado.

Aunque como he pasado unas fiestas geniales con la familia y amigos, recuperando el mucho tiempo sin darlo todo, pues pienso poco en estas fotos donde no se ve ni torta.

Miércoles Santo #murcia #A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Miércoles Santo #murcia #A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Jueves Santo #blanca #murcia #A6000

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Desde el principio he huido del procesado, o revelado de fotografía digital. Me parece un poco trampa conseguir así lo que no has podido hacer en el momento en directo, pero ahora me da pena no intentar arreglar estos “desastres”.

Creo que mi rechazo viene de haber visto “fotos” demasiado procesadas, irreales, que para mi no deberían llamarse fotos, sino “imágenes”, así que si me animo, tendré que esforzarme en no caer en eso, y mantener la naturalidad todo lo posible.

A pesar de los malos resultados, me ha divertido cambiar el registro y encontrar nuevos retos. Hacer fotos que hasta el año que viene no podré volver a intentar… Así que he empezado un nuevo cuaderno de mis experiencias haciendo fotos, los fallos, lo que hubiera hecho distinto… cuando el año que viene llegue la Semana Santa y las fiestas de Primavera, espero que me sirva para no cometer los mismos errores.

💥 #blanca #murcia

Una foto publicada por Inma Bermejo (@inmabermejosalar) el

Y es que últimamente me ha dado por documentarlo casi todo (menos lo que debería: el código).

Con las lecturas, también lo estoy haciendo. Ahora cada artículo que leo, lo resumo, apunto las ideas que me han llamado la atención y lo que ha significado para mi, lo que yo opino respecto al tema que se trata… Algo que si dentro de seis meses quiero volver sobre ello, me ponga en contexto rápidamente, y me ahorre volver a leer si no quiero, a la vez que me ayuda a fijar mejor lo que he leído.

En mi propósito de simplificación de la vida, tras la purga que he hecho de mis fuentes de redes sociales, guardo menos lecturas para luego, y las consumo con más frecuencia. Y ya no comparto nada que no haya leído. También como muestra de respeto a los que me tienen a mi como fuente. Tampoco es que lo hiciera muchísimo, pero ahora es la norma.

He empezado una lectura nueva, en realidad la revisión de una traducción aún no publicada de “Bertrand Russell Speaks his Mind” que me está gustando mucho. Es una transcripción de una serie de entrevistas realizadas para la BBC, muy ameno, en formato diálogo, que se lee en dos tardes y que en cuanto se publique, regalaré a un par de amigos.

No he dedicado mucho más tiempo a la ilustración, estoy muy distraída persiguiendo otros proyectos que no terminan de salir, que cuando parece que lo rozas con los dedos, se escapa un poco. Y veremos si no acabo mandándolo a tomar viento. ¿Por qué es tan escasa en estos días la claridad, la honestidad, el ir de frente y con las cartas boca arriba?

Aunque me entretengo con aperitivos, como reorganizar mi terraza -este año creo que no habrá cosecha-, o haciendo limpieza de documentos, analógicos y digitales -tirando agendas desde 2007-, hasta que no zanje ese otro proyecto, me va a costar descansar…

En el trabajo hay bastantes novedades, pero poco que se pueda comentar todavía. Hemos preparado las versiones AMP de nuestras páginas para que Google pueda mostrarlas en su búsqueda en móvil. En mi opinión, este tipo de cosas no son beneficiosas. Al final, es un código propietario, y si el HTML se usara con las mismas restricciones, no causaría los problemas de rendimiento que se supone que ataja esta versión. Al final cada gigante -Google, Apple, Facebook- va a intentar imponer su versión para algo que ya funcionaría bien con el estándar si nosotros mismos no abusáramos…

He continuado la tarea de rediseño de otra parte de nuestro front-end, con diseño de un sistema que nos permita escalar y ser flexibles. Parece que vamos bien, se observan rigurosamente los objetivos impuestos, y está convenciendo bastante a los equipos, pero está llevando más tiempo del que queríamos. Hay que apretar, pero para ello también haría falta bloquear más recursos para esto… empecé trabajando con mi compañero Javi y nuestro director creativo Óscar, pero pronto me he quedado sola con esta tarea, y me apena que siempre vayamos tan cortos.

Además, tengo las tareas pequeñas de siempre, soporte de nuestro CMS y a desarrolladores, que he tenido que reducir bastante, a una hora o poco más al día, porque si no, no llego con la tarea gorda. Por ahora lo vamos llevando, pero se acumulan algunas cosas y me preocupa también. Pero me alegro de que al menos sigo respetando mi horario y no caigo en antiguos malos hábitos.

Sigue gustándome Slack, creo que lo domino bastante bien y por ahora no me domina a mi, pero hay que vigilarlo de cerca.

Y por ahora, voy disfrutando mucho las nuevas sesiones de formación que hacemos los #viernesWSL. Traemos a un experto, alguien interno o incluso alguien de la competencia, para que nos cuente su experiencia en un tema que nos interesa. Por ahora, todas han estado genial. Me sirven para tener más visión global sobre el trabajo de los otros departamentos y lo que implica, y así ya se nos están ocurriendo ideas nuevas para aplicar en procesos que antes sólo conocíamos de oídas.

A ver si en nuestro departamento proponemos una pronto, que sirva al resto para eso mismo, y de paso nos de más visibilidad.

Dejo aquí una pequeña parte del programa de la BBC donde se entrevista a Bertrand Russell, la que se transcribe en “Bertrand Russell Speaks his Mind”. Muy curioso haberla visto a mitad de la lectura, ahora ya me imagino el tono de cada pregunta 🙂