Semanas #106 y #107

Dos semanas en las que puedo decir que he sido feliz.

🌊

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

A diferencia de las estresantes semanas anteriores, estos días con poquito me he estado sintiendo muy bien. Ir a pasear, al gimnasio, comer un chocolate con churros, salir a tomar unas cervezas… es como si lo estuviera disfrutando todo más.

Una parte creo que es gracias a la fotografía. Me está enseñando detenerme a mirar, a tomarme el tiempo necesario para hacer la foto que quiero, a intentar buscar otros ángulos. Quizá es una tontería, o quizá no, pero por ahora creo que me está aportando mucho, y estoy encontrando rincones y luces de mi pueblo y mi ciudad que hasta ahora estaba pasando por alto.

🔙

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Pasé el sábado anterior planeando una comida familiar, al día siguiente era el cumpleaños de mi hermano, y en dos días más mi santo, y pasamos un buen día y buena tarde todos juntos. Parece que estamos en un momento dulce. Nunca hemos sido la típica familia familiar pero ahora parece que estamos encontrando puntos de encuentro, intereses comunes que nos hacen disfrutar más del tiempo juntos.

Y además recibí un regalo bastante sorprendente, un ukelele! Nunca he tocado nada, más allá de la flauta dulce en el colegio, y no tengo nada de oído ni coordinación, pero siempre me había hecho gracia este instrumento, y despertado mi curiosidad. Y ahí estoy ahora, llegando a pasar horas muertas un sábado dándole, incluso olvidándome de la hora de comer.

Veremos si no acabo de gira con la cabra.

Se empieza así, y luego vienen los madres mías…

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

En el trabajo, vuelta a la normalidad relativamente. Seguimos un poco cargados de trabajo, pero controlando. Además, tenemos nuevo director creativo, Óscar Armelles, de quien espero aprender mucho. Aún está llegando pero ya estoy trabajando con él en un par de tareas, una para cliente y otra de producto, y parece que ambas pintan muy bien.

Sigo resolviendo algunos bugs de nuestro nuevo diseño responsive, y he estado preparando con mi compañero Diego un nuevo entorno de trabajo para nuestros desarrollos de producto.

Hasta ahora trabajábamos con SVN y un build de CSS con LESS, pero nos faltaba automatizar el flujo y contar con los ayudantes que hay para el flujo de trabajo en frontend, sobre todo usar git y postprocesadores para mejorar un poco nuestra vida. Hemos tirado con Gulp y el típico flujo para LESS, y usaremos Jekyll para los prototipos. Aunque acabamos de empezar, ya estoy mirando algunas librerías adicionales para las cosas que siempre he querido hacer y se quedaban para más adelante.

Ahora mismo mis tarea principal es en la que trabajamos Óscar, Javi y yo. Rediseñamos otra una parte de nuestro front-end, y nuestro enfoque queremos que sea de diseño centrado en el usuario totalmente. Será más lento, pero tenemos muchas expectativas puestas en ello, así que hay que hacerlo bien.

Y también estoy de apoyo y de nexo con el equipo de desarrollo para otra tarea con mi compañera Esther. En este caso no es producto, sino trabajo para un cliente, pero se mezcla también con el desarrollo de una herramienta editorial interna que tenemos. Usamos esta instancia de trabajo con un cliente para detectar necesidades que podamos cubrir eficientemente con nuestra herramienta, así que vamos haciendo contenido y desarrollo en paralelo. Es un poco duro, pero por ahora no va mal.

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

La semana que viene espero tomarla con el mismo buen ánimo que ésta, y sobre todo, esquivar en lo posible el ambiente de crispación debido a la política que he podido ver frecuentemente desde las pasadas elecciones. Para un rato vale, pero lo mucho, cansa.

Ayer una amiga me preguntaba a quién votaría… ¿Qué quieres que te diga? Ojalá los programas electorales estuvieran construidos para favorecer que se lean. Eso podría ser un buen ejercicio de diseño, oye.

Pues aprovecho para recomendar una lectura que creo que puede responder un poco a esta amiga mía, a la que quizá no supe explicar mi posición: El cristal roto. Justo hoy tuve un debate interesantísimo con mis hermanos sobre el liberalismo y los límites, que para mi los hay, pero deben ponerse basándose en el bien común, no en el puesto que esperas que te den en una gran empresa cuando te retires, como la mayoría de los líderes políticos de la democracia, tanto de un signo como de otro.

Seguramente nos iría mejor si todos valorásemos el trabajo bien hecho, en lugar de ser el más listo, o el que se lo lleva calentito sin esfuerzo. Así que también dejo un documental que he visto esta semana:

El frío llegó. Semanas #104 y #105

Ya ha venido el frío, y aunque tiene sus ventajas -el otoño es delicioso-, no acompaña bien a la sensación de vacío que queda cuando un proyecto en el que has trabajado con mucha intensidad termina…



A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Tener que recomponer los horarios que has quebrado, volver a la lista de tareas pendientes que no ha dejado de crecer porque no la estuvieras mirando, reencontrar tiempo de ocio y que la mente no sea capaz de relajarse.

Acabé el viernes pasado, y voy recuperándome del atracón que me di, que nos dimos. Parece que fue hace mucho más cuando estuve haciendo fotos en las montañas en Blanca, parecen meses. Bajar el ritmo puede ser tan difícil como subirlo, o más.

Así que un fin de semana casi en blanco, pero éste ha sido más movido. Limpieza intensiva -sí, sigo limpiando personalmente- y espectáculo.



A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Mi madre ha actuado en una función benéfica y fue una tarde movidita. No llegamos a tiempo de ayudarle a preparar los materiales, y acabamos haciéndolo a última hora, maquillando y acortando un vestido entre bambalinas. Otro pequeño drama con mi abuela, que se quería hacer la interesante con que no se iba a venir… pero que cuando vio que tardábamos en el teatro, casi hace a mi hermano ir a buscarnos. Y al llegar, nos querían dejar sin sitio… Pero al final todo salió bien, y ahora la artista disfruta de su éxito.

Hoy quería aprovechar la tarde del domingo para volver a salir a hacer fotos, que me estoy oxidando. Además, he comprado Photopills, pero se me ha hecho tarde y apenas he podido aprovechar los últimos rayos de sol. De aquí a diciembre tendré que espabilarme, que la luz es muy bonita, pero se va enseguida!

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

No a tiempo, pero en el trabajo ya pudimos sacar el especial que hemos preparado, patrocinado por Vodafone, sobre la transformación digital de la televisión. Tuvimos unos problemas extraños a última hora, y perdimos el momento de la mañana de los Premios Xataka, así que acabamos publicándolo este lunes.

Aproximadamente cuatro semanas de trabajo, que debieron haber sido cinco, pues la última tuvimos que apretar muchísimo para poder llegar. Trabajamos en ello principalmente Marina Such en el contenido, coordinadora de Vaya Tele, y por mi parte, diseño y maquetación, con la ayuda de mi compañera Esther. Álex Ferrero y Antonio Ortiz nos guiaron con el enfoque editorial, y nos espolearon para conseguir el mejor resultado (gracias), y Laura… Laura nos ayudó en todo, qué haríamos sin ti. Es lo que se llama una facilitadora por naturaleza.

Tras acabarlo, he preparado un post-mortem en privado, y he propuesto al equipo escribir un caso de estudio para el sitio web de Social Media SL, contando el proceso, cómo hemos trabajado en equipo, cómo hemos conseguido los recursos… aunque no creo que lo hagamos antes de enero, si va adelante.

Después estuve trabajando en algunas tareas pequeñas que se me habían acumulado las semanas anteriores, eché una mano a Esther y Diego con un microsite para un cliente de empresas, y empecé una nueva tarea de conceptualización para una nueva herramienta para nuestros editores, que será a lo que dedique más tiempo los próximos días.

Y sigo lamentándome por no haber podido asistir a los Premios Xataka. Pero bueno, para mi, y para los que sintáis curiosidad, siempre quedará el streaming…

Semanas #102 y #103

Dicen que antes de la tempestad viene la calma… pero a mi siempre me suele pasar al revés.

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Cuando tengo un par de semanas tranquilas… sé que algo se está gestando en algún sitio, y enseguida vendrá a por mi.

Dos fines de semana muy diferentes, el primero lo aproveché mucho, visitando el pueblo, viendo a amigos y familia, y haciendo muchas fotos. Y éste que acaba, trabajando días extra para poder llegar a los Premios Xataka, y perdiéndome un par de eventos que tenía a la vista desde hace tiempo 🙁

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Sábado y domingo pasados aproveché las mañanas para ir a hacer fotos por la ribera del río y La Navela, en Blanca. Tuve suerte y aunque no era muy muy temprano, quedaba rocío, la luz era buena, y lo pasé bien. Aunque tampoco es que hiciera unas fotos geniales, estoy cogiéndole el truco al teleobjetivo para hacer cosas un poco diferentes a lo que esperaba de él.

Teniendo que trabajar de más la última semana, del nuevo horario, ni flores. Dejé de ir al gimnasio, y, me sorprende, pero lo he echado de menos. Otras veces cuando he faltado lo he notado poco, pero la combinación de inactividad con tantas horas sentada me ha hecho cisco la espalda. A ver si mañana hago el ánimo de volver, antes de que le coja el gusto a no ir.

Sólo pude sacar tiempo para acompañar a un buen amigo en su cumpleaños, y me descubrieron un nuevo bar que espero visitar a menudo en adelante, y para tener una cita de negocios, en interesante compañía, aunque sin resultado positivo. Uno de mis proyectos personales hace aguas tal y como lo concebía, a no ser que se produzca un giro inesperado… Pero no soy optimista.

Lo raro es que no se ha resentido la lectura. Ha caído un nuevo libro de Wallander en un santiamén. También Thinking with type. Ya lo tenía medio leído porque está gratis online, pero ahora ya lo cogí en serio, que tengo la edición en papel y muy bien. Y hace unos días he empezado Cita con Rama, un clásico de ciencia ficción que no recuerdo quién me lo recomendó, pero me está gustando mucho por ahora.

 #A6000

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

En el trabajo, bastante centrada en esta tarea para los Premios Xataka. Hacía tiempo que no tenía que hacer horas extra en el trabajo. El nuevo sistema de organización que nuestro CTO nos preparó al departamento de Diseño está funcionando muy bien, y sólo lo hemos tenido que hacer en lanzamientos muy concretos. A mi no me había tocado aún, al estar trabajando en producto, pero llevo dos semanas con una tarea un poco diferente, de la que no puedo contar mucho aún.

Aparte de eso, sólo algunos arreglos de bugs, pues seguimos poniendo nuestro nuevo diseño en los blogs que faltan, y nuestros editores van encontrando cosillas, y una pequeña tarea de documentación para hacer una guía de estilo para publicidad para nuestro departamento de ventas, y así intentar tener piezas con estilo. Veremos qué resultado da.

La semana que entra se presenta dura también al principio. El jueves 19 celebramos los Premios Xataka, pero este año no podré estar. Me quedo preparando cosas, y espero que el jueves y el viernes sean días tranquilos para los que estamos en remoto y poder volver a organizarme con normalidad.

Por cierto, que los premios están bastante bien si te gusta la tecnología. Van un montón de marcas y te dejan toquetear todo jeje. Las entradas están muy disputadas, pero si quieres ir, puedes estar atento, que esta semana a lo mejor se puede volver a conseguir alguna en Xataka.

Semanas #100 y #101

Mira que no quería pasar el centenario sin publicar…

??

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Ya he recibido la nueva A6000 y vuelvo a salir a hacer fotos, por ahora para probar la cámara sobre todo, y asegurarme de que todo está bien. Y enseguida, a hacer pruebas con alguna meta en mente. Ahora me ha dado por las nubes y los cielos, está siendo un otoño de nubes muy bonitas, muchos días con cúmulos y cirros. La funda nueva le va mejor para llevar la cámara, un teleobjetivo de 210, el móvil y algo más.

☁️

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

El fin de semana pasado visité por primera vez la fundación Pedro Cano en Blanca. Lleva abierta ya años en el infame edificio Mucab, pero la acuarela no me atrae mucho, así que no me había llamado la atención. Fue pura casualidad, pero al final fue una tarde interesante, y la parte de óleos me gustó mucho.

?? #A6000

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Avanzamos con el proyecto personal que estoy poniendo en marcha. Ahora mismo poniendo las bases, pensando en la marca, buscando empresa de logística, calculando precios, haciendo listas de tareas y aprendiendo con todo lo que se nos olvida, por ejemplo con este post donde mi paisano Javilop cuenta su experiencia con su startup, Erasmusu. Me ha venido muy bien, porque hay cosas que ni siquiera sabía que había que hacer… y aunque aún no sé cómo, ya las tengo en la lista.

En el trabajo, seguimos sacando el nuevo diseño en más blogs, y con más visitas y usos, recibimos más reportes de bugs. La primera semana me dediqué sobre todo a arreglos de pequeñas cosas, adaptaciones a módulos de terceros que usamos y no tenía documentado, y acabar algunas pantallas que faltaba adaptar, como las galerías de fotos.

Con Diego, estamos empezando a reorganizar nuestro sistema para usar git y grunt para nuestros desarrollos propios, donde aún usamos SVN. Además, seguimos con el proceso de documentación que ya habíamos empezado. Además de listar los recursos, estoy creando una colección en un documento HTML para poder verlos en contexto y probarlos.

En el proyecto W, con el caso real de uso ya hemos tenido dos reuniones y ya estamos trabajando en el planteamiento. Por mi parte, hasta que no lo tengamos sólo puedo avanzar en lo más básico, pero aprovecho para colaborar preparado los nuevos módulos que faltaban para poder usarlo en beta.

El nuevo horario que probé estaba siendo un éxito… y entonces llegó el cambio de hora 🙁 me ha fastidiado bastante porque ahora si quiero seguir con ese planteamiento, tengo que reorganizar todo. Pero lo voy a volver a intentar esta semana, porque me mereció la pena…

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Semana #97, #98, #99

No es que no haya tenido nada que contar en tres semanas… no.

☁️

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Un viaje, un concierto, dos cumpleaños, una boda, una gran release, un nuevo proyecto… mucho que contar, a ver quién se cansa antes, si la que firma o quien me lee.

Cosas que he aprendido en la primera semana haciendo fotos intensivamente:

  • Odio los cables de la electricidad
  • Odio los coches
  • Para hacer fotos hay que ser muy atrevido

Y no me dio tiempo a mucho más. He tenido que devolver la A6000 por una mancha en las fotos que tengo dudas de qué es. Una gran pena, la verdad, pero no hacía mas que una semana que la había estrenado, y no valía la pena empezar la ruta por los servicios técnicos. Por suerte, en Fnac me dieron buen servicio.

Pensé tomarme un tiempo antes de volver a comprar la cámara, ver si me convenía más solo el cuerpo y un objetivo de focal fija, e incluso dudo con la Fuji X-T10. Es una cámara diferente, considero que superior, y muy tentadora por el tipo de controles muy accesibles, pero creo que el conjunto sería muy muy muy caro (la A6000 solo muy caro).

Es curioso cuando te pones a investigar, dar vueltas y pensar más y más en el gadget que te vas a comprar lo fácil que es ir subiendo de precio límite (si es un límite autoimpuesto). Empecé en 300€ y casi me llego a ir a la Fuji de 1100€… pero me contengo y vuelvo a comprar la A6000, que creo que le sacaré el mismo partido.

Esta vez no compré el pack de Fnac, no me resultó útil la funda que llevaba, y he pedido aparte una bolsa de Case Logic mucho más práctica, donde además de la cámara me cabe hasta un teleobjetivo, y es mucho más fácil meter y sacar todo. La funda de Sony que venía con el pack ocupaba casi el mismo volumen y era muy incómoda.

Ley de Murphy, como siempre, ahora mismo hay una muy buena oferta del pack de A6000 + tarjeta de memoria + funda por 560€, al que no me hubiera resistido pese a la funda.



A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Y qué pena que no tenía la cámara de fotos la semana siguiente. Vacaciones, viaje a la sierra de Cazorla, en Jaén. Estuvimos en un hotel con casas-nido muy chulas. Me hace pensar que podría vivir en un espacio muy pequeño si el exterior acompaña.

Vimos ciervos, jabalíes, cabras… algunos se acercaban a comer restos que les dejaban a los alrededores del hotel. Luego, en la reserva que hay en la zona, el Parque Cinegético Collado del Almendral. Es interesante porque puedes verlos muy cerca, ya que hay visitas guiadas donde les dan de comer, pero es una visita un poco triste desde mi punto de vista: los animales están ahí en un ambiente semidoméstico, y tienen una zona de retiro para aves rapaces que no pueden volver a la naturaleza por haber sido criadas en cautividad desde su nacimiento 🙁

Total, que me dio bastante lástima. Me hizo mucha más ilusión ver, aunque sea desde mucho más lejos, los gamos salvajes de verdad. Un jabalí que nos encontramos durante una caminata, que menos mal que echó a correr hacia el lado contrario a los dos segundos, porque me dio bastante impresión. Una pequeña piara con 7 u 8 crías. Y hasta unas cabras montesas atrevidas cuando íbamos en coche desde Tranco hacia Pontones, por carretera de montaña.



A video posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Lluvia y mucho tiempo libre en las vacaciones me han hecho acabar en un par de días Adiós a Berlín, un libro que me habían recomendado. El diario de un profesor de inglés intentando ganarse la vida en Alemania en los años previos a la segunda guerra mundial, es el libro en el que se basó principalmente el musical Cabaret. Entretenido, y entre vivencia y vivencia, cuenta de forma sutil como el nazismo fue ganando adeptos, aceptádose y normalizándose hasta que pasó lo que pasó.

Ahora he empezado El mar, de John Banville, pero no le cojo el ritmo. Me está calentando la cabeza demasiado, y ahora no me apetece, así que lo dejo por otra de mis novelas ligeras de intriga, que me ayuda más a coger el sueño, y me entretiene. No se puede ser sesudo todo el día.

A la vuelta de las vacaciones, concierto de Raphael en la plaza de toros de Murcia. Muy diferente de los -muchos- en los que había estado antes, pues en esta gira lleva orquesta sinfónica, y la verdad es que sonaba excelente. No tenía mucha apetencia por ir, pero al final, lo disfruté muchísimo. Por cierto, que el atrezzo… mejorable. ¿Silla de oficina, Raphael? ¿silla de oficina otra vez?

Y el fin de semana, cumpleaños de dos de mis mejores amigas, boda, y cumpleaños familiar. Y firmaba ahora mismo por llegar a los 81 años como el Fraile, montando en moto y trabajando en la huerta.

Tras tanto apretar y apurar las vacaciones, la vuelta al trabajo, encima intensa.

Antes de irme, dejé a mi compañero Javi al cargo del proyecto del nuevo diseño responsive. Acabamos de resolver los bugs, la revisión de SEO, y empezamos a probar las nuevas páginas responsive en algunos blogs. Hay algunos problemas, que vamos resolviendo poco a poco. Aunque bueno, en Agile no serían errores 🙂

Algunas novedades que ya se pueden ver en algunos blogs:

  • Responsive es lo más evidente, aunque con versión móvil independiente. El diseño es el mismo, responsive, pero tenemos algunos elementos responsive server side, que necesitan distinto HTML, y cosas que no están en la versión móvil, claro. Es la misma, pero es distinta.
  • Conservamos la barra lateral y hacemos que el contenido adapte. Nos gusta que el contenido pueda ocupar toda la anchura si es necesario, pero no podemos renunciar a la barra lateral comercialmente. Esta solución nos permite conservarla, con algunas consideraciones en el contenido, como no usar toda la anchura al principio.
  • Enlaces subrayados en el texto. Esto es una prueba personal. No todos van subrayados, pero sí los del texto principal. Creo que es un atraso que se hayan ido perdiendo en casi todos los sitios web los estilos por defecto para los enlaces. Así es mucho más fácil identificarlos.
  • Nuevos menús y cabecera. Ha sido muy difícil, hay muchos requisitos aquí, y todavía no estamos bien seguros de que sea la mejor solución. Así que vamos midiendo a ver qué tal funcionan estos cambios.

Hay bastante más, pero tampoco es esto un changelog. Si alguien tiene interés en saber algo, aconsejar, comentar, opinar, o maldecir, puede contactar conmigo en los comentarios, o a través de Twitter 🙂

Por ahora solo hemos publicado la página de post individual. Es un poco raro tener la portada diferente, pero vamos poco a poco. Pronto lo tendremos en el resto de páginas, que solo adaptamos, y ya he empezado a trabajar en el rediseño de las portadas de nuestros medios, que va a ser otro trabajo grande grande.

En el proyecto W, he estado adaptando el front-end para usar nuestra nueva versión responsive. Antes trabajábamos con un framework de terceros pero el código era muy caótico. Ahora es más limpio y sencillo, con un sistema modular adaptado exactamente a lo que necesitamos, y mucho más reducido. Aunque también más complejo de entender.

Esta semana se ha incorporado mi compañero Diego al equipo para empezar a conocer el método que usamos para dos desarrollos propios y poder echarnos una mano. Además, está documentando todos los procesos (bendito Diego) y entre los dos creo que podremos hacer un manual adecuado. Si no me mata en el proceso…

Además, tengo una nueva tarea, que es la de probar y probar en el proyecto W, y ahora con un caso de uso real. Esto nos permitirá identificar las funcionalidades que más nos van a hacer falta, y no dedicar esfuerzos a cosas que creemos que son importantes pero que luego no se usan nunca.

Tras la vuelta de las vacaciones la semana fue muy caótica, acabé trabajando de más casi todos los días. Ya llevaba tiempo pensándolo, y he decidido cambiar mi horario de nuevo, porque las nuevas reuniones me han trastocado el que tenía, y que me funcionaba bastante bien. Ahora tendré que trabajar más tardes a la semana, pero no iré estresada y pensando que tengo que trabajar también por la tarde cuando ya tengo cumplida mi jornada.

Y también porque un proyecto personal que estaba en la nevera ya casi congelado vuelve a surgir, y esta vez parece que es la buena…