Semana #65

Fin de semana de reencuentros con amigos, familia… ya me hacía mucha falta, un mes es demasiado sin juntarnos!

Muchas ideas para disfrazarnos que, como casi siempre, quedaron en nada, pero… ¿y lo que nos reímos con los disfraces de matanza, Semana Santa, 50 sombras o Atina Turner?

Y con noticias de una pareja de queridos amigos que se embarcan en un nuevo proyecto… y que me da mucha envidia. Sana, eso sí. A ver si me dejan negocierear a mis anchas, que es un tema que me gusta mucho.

Por fin volví a ver a mi hermana tras su época de exámenes a la vejez y pudimos hacer un montón de planes, sobre todo los que implican ropa, rebajas, casas y decoración, y comida, nuestros temas favoritos.

Y hoy aprovecho el domingo para la lectura, con How to make sense of any mess, uno de los libros del reto de lectura al que me he unido, empezado por el amigo Skeku de Criterion. Ironías de la vida, el año pasado ése era uno de mis propósitos y no lo cumplí, a ver si este año que ha sido más improvisado me va mejor.

En Weblogs SL empecé la semana documentando los tests que queremos hacer con el módulo C. Tanto listar los casos y documentar los prototipos para desarrollarlos, como explicar los escenarios que vamos a probar en la primera iteración.

También para esta tarea tuve una reunión con el equipo Editorial para enseñarles los pequeños cambios de diseño que hemos hecho, que no son muchos pero sí marcan diferencias, las mejoras que he propuesto para este módulo, y para explicarles los tests que planeamos, los motivos y lo que esperamos obtener. Ellos me dieron muy buen feedback, sobre todo de una funcionalidad nueva que yo había propuesto para resolver un problema actual, y que al revisar con esta información creo que ha mejorado muho.

Para la tarea del módulo E, que es la incorporación a nuestro panel de edición de una nueva funcionalidad, empecé estudiando el proceso que tendrían que seguir para utilizarlo, e intenté identificar los puntos de fricción que podrían sufrir, para mejorar la experiencia.

Después elaboré unos wireframes muy básicos con UXPin, herramienta que estoy probando esta semana en mi búsqueda de algo que sirva para bocetar y prototipar a la vez fácilmente. Y tuve otra reunión con Editorial para probarlo con ellos y detectar carencias. Pobres chicos de Editorial, que últimamente les llevo asainaos, pero la cosa da sus frutos, pues aquí también sirvió para detectar una funcionalidad que faltaba y era muy útil para ellos.

Después tocaba crear el mockup HTML directamente, pues para el panel de edición ya tengo una librería completa de recursos visuales, y las jerarquías habían quedado claras con los wireframes. Y después, nueva ronda de pruebas con Editorial, donde también pude sacar un par de cosas para corregir.

Lo malo de todo esto es cuando fui con ello a mi jefe de desarrollo, y parece que me había venido demasiado arriba con las funcionalidades extra. Yo ya había estado reutilizando la mayoría de componentes y tenía pensado cómo hacerlo de forma sencilla, pero no se lo supe transmitir bien, y además no le había enviado la documentación aún. La semana que viene me tocará corregir este prototipo para facilitar su implementación, y documentarlo todo bien para que quede claro lo que subyace.

Tuvimos la reunión quincenal con los jefes de otros departamentos, para ver cómo estamos empezando el año, y la cosa pinta bien, proyectos nuevos en el horizonte, y el equipo en un estado de ánimo excepcional. Espero que todo pueda bajar a tierra sin perder esa efervescencia.

Semana #64

Semana de cocinillas, lectura, y casi no poner un pie en la calle con este maldito frío. Como alguien más me diga invierno hermoso, no respondo.

Hoy, caldero

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Me voy haciendo mayor. No me importó pasar el fin de semana anterior todo el domingo por la mañana en la cocina, marcándome unos panes caseros y un buen caldero con una lubinilla olvidada que tenía por ahí.

Pocas cosas hay que me gusten más que cocinar con una cerveza en la mano alternando con el cuchillo jamonero cada pocos minutos.

Empecé a meterme más a fondo con el libro del pan casero de Ibán Yarza, que me regalaron por mi cumpleaños. Qué maravilla de libro. No puedo dejar de recomendarlo. Después de comer un pan bien hecho por ti mismo, no hay vuelta atrás. Y con el libro he conseguido pan de molde y chapatas muy decentes a la primera.

Chapatas! El libro de @ibanyarza está genial, y es facilísimo de seguir

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

La semana un poco más intensa en trabajo de lo que esperaba. En Weblogs SL seguimos avanzando con los dos módulos de La Tarea de los que me estoy ocupando.

El lunes, tras la atrasada reunión de planificación del departamento de Diseño, enseñé a mis compañeros lo que había estado haciendo y cómo lo presenté a Julio hacía dos semanas.

Queremos incorporar formalmente un momento para compartir entre nosotros las cosas que hemos hecho o aprendido durante la semana. Aunque a veces lo hacemos extraoficialmente, está bien tener esa obligación y hacerlo con todos, pues yo misma a veces comparto con quien creo que puede interesarle, y seguramente me equivoco, y sería útil también para los demás.

También tuve mi sesión de evaluación del año, donde mi jefe y yo oficializamos que dejaré de ocuparme de gestionar para poder dedicar el 100% de mi tiempo al diseño. Hemos de ser honestos: no es algo que se me haya dado bien. Mi jefe en 3 meses ha conseguido organizarnos de forma productiva y sobre todo, libre de estrés. Algo que yo ni siquiera habría llegado a oler.

Como se suele decir, zapatero a tus zapatos, y yo feliz y ya notando los beneficios de no tener que tener mil cosas en la cabeza y poder centrarme en lo mío.

Respecto al módulo H de La Tarea, fui trabajando con la información que recabé con Editorial, y exploré muchas opciones, estudiando cada una y comparando entre si sus pros y contras, y estableciendo una serie de requisitos por mi parte para refinar.

Finalmente acabé con 2 propuestas que el viernes presenté a Julio, aunque claramente apuesto por una de ellas. También establecí los siguientes pasos para seguir avanzando, ahora toca un momento para trabajo de los managers aquí.

Del módulo C no quedaba mucho trabajo pendiente pero lo testeé con algunos compañeros de Diseño antes de presentar los avances a Julio. Estuvimos empezando a plantear los tests que nos gustaría hacer para probarlo y optimizarlo, y también la necesidad de confirmarlo antes con el departamento Editorial. Lo haré la semana que viene.

Y algo que hace un par de semanas que no tocaba, algunos fixes de CSS en nuestros sitios. Uno de ellos, para dar soporte a unas novedades que hacemos en las imágenes responsive (cambiamos de picture a srcset), y quitar de nuestras listas de enlaces un par de publicaciones que hemos fusionado con otras más grandes, Peques y Más y Motorpasión F1. Echaré mucho de menos ésta última, a pesar de que todavía tenemos la actualidad de las carreras en Motorpasión.

La semana que viene entraremos con el módulo E. Una nueva parte de La Tarea en la que partimos de un producto artesanal que queremos que los editores puedan crear de forma fácil, flexible e independiente. Por lo tanto, habrá trabajo en el panel de editores, que hace bastante que no toco y me apetece.

Semana #63

Esperaba unos días rutinarios, pero al final ha sido una semana de altibajos que me ha dejado para el arrastre.

Primera vez, dim sum!

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

El fin de semana que se presentaba de relax y con ganas de hacer planes, se trastocó con un nuevo accidente doméstico familiar. Así que resignación, a tener paciencia y a intentar llevarlo lo mejor posible.

En el trabajo, envié a Digio los archivos de gráficos de nuestro proyecto, junto con la guía que preparé para colores, tipografías, botones, iconos y los elementos de navegación recurrentes.

Con esto podemos decir que el proyecto está terminado, aunque luego durante el desarrollo imagino que algunas dudas nuevas surgirán.

Lo importante es que así cierro los trabajos freelance por una temporada, como me propuse. Y tras descansar, de nuevo intentaré sacar adelante un proyecto personal que ha estado todo el año pasado en el banquillo. Lo sé perfectamente porque la semana que viene me toca renovar el dominio…

Con Weblogs SL estuve haciendo correcciones en módulo C con lo que salió en la reunión, algunas cosas son detalles pequeños, y otras sin embargo abren puertas que nos va a llevar más tiempo explorar.

Pero estuve especialmente dedicada al módulo H. Preparé con mucho empeño la reunión con el departamento editorial, pero me salió fatal. No supe comunicarles bien lo que quería, y la reunión estuvo muy dispersa, costándome que los participantes estuvieran enfocados en el tema que quería.

Tuve muchos fallos, sobre todo creo que me influyó que eran muchos y no marqué los roles al inicio, y que les enseñé las cosas de forma desordenada. Asumí que ellos tenían algunas nociones iniciales que luego resultó que no… Desastroso. Pero al final sacamos un puñado de ideas concretas y claras, sobre todo gracias a una de las participantes, todo hay que decirlo.

Acabé con un bajón impresionante. Tan contenta que había quedado tras mi reunión con Julio, aquí todo lo contrario. Al día siguiente por suerte conseguí recomponer mi ego, porque me puse a trabajar sobre lo que habíamos sacado de la reunión y la verdad es que empezaron a salir algunas cosas interesantes. Ahora tengo varios caminos por explorar y probar antes de presentarlo de nuevo.

No pude avanzar mucho más en ello porque hoy hemos dedicado el día a la evaluación del trabajo del equipo de diseño de WSL. En términos generales mi jefe parece que está contento y tiene unos objetivos muy claros para el año que viene. Bueno, ese es el primer paso para conseguirlos.

Por mi parte, creo que este año he mejorado respecto al anterior, sobre todo en la segunda mitad, pero ahora que estoy en marcha quiero echar el resto para dar un golpe en la mesa y poder decir que estoy orgullosa de lo que hago.

Semana #62

Trabajo, cocina, demasiadas rebajas e insuficiente gimnasio.

El domingo, segunda parte de la celebración de mi cumpleaños, más familiar, y con algunas bajas por la resaca del sábado.

Y durante la semana nada especial, le di un poco a las rebajas, incumpliendo mi propósito de no comprar ropa hasta las rebajas de julio. Aunque el cargamento ha sido pequeño, no es la mejor manera de acercarme al minimalismo!

En Digio sólo me queda preparar los materiales gráficos para los desarrolladores. Además de los archivos, les voy a preparar una guía de colores, tamaños, tipografías.

Algo que siempre debería hacer para facilitarles la vida, y a la vez, asegurarme de que cumplen lo que he diseñado. Pero no suelo hacerlo. Normalmente al final de un proyecto, cuando se aprueba todo, tengo un bajón. Me quedo sin energía e intento cerrarlo rápido, y pierdo esa atención al detalle que pongo al principio. Así que otra cosa para mejorar.

En WSL, a mi jefe le gustó lo que había preparado para el componente H de La Tarea (es importante poner nombre a las cosas para no perderme…). Hay que ver lo bien que me sentó cuando me felicitó por el trabajo realizado. Y me pidió prepararlo para presentar a Julio Alonso.

Así que esta tarde hemos tenido una reunión sobre ello bastante productiva gracias a haberla preparado bien. Me ha costado trabajo, he pasado media jornada con ello pero mereció la pena, saqué algunos apuntes sobre cómo presentar, y sí que ayudaron.

Los siguientes pasos ahora son trabajar con el equipo editorial para seguir profundizando en este componente, definiendo lo que va a contener exactamente, y hacer un poco de malabarismo, porque otros departamentos tienen objetivos que no van a ser fáciles de satisfacer a la vez.

Por otro lado, empecé desde cero con el diseño visual del componente C. Me dediqué a mirar y mirar, recolectar cosas que me gustaban de todo tipo (quizá no lo sufiicente), probar tipografías y colores, y bueno, ha mejorado pero todavía le queda mucho margen para ser algo reseñable. Por ahora no seguiré trabajando en ello, seguiremos con el componente H, pero cuando vayamos desarrollando otros nuevos componentes y la capa visual siga creciendo, volveré sobre ello.

Por último, eché una mano a mi compañera Esther, que está trabajando junto con mi jefe y necesitaba ayuda con srcset y las soluciones para servir distintas imágenes a distintos dispositivos.

Y a descansar, un fin de semana de relax. Mira por donde, me han dado la idea y me apetece ir a comer a la playa. Si alguien me lleva, está invitado.

Semanas #59, #60 y #61

Los principios de año siempre me gustan mucho. No por la renovación, la navidad, los propósitos, la paz y el amor y todo eso.

Honestamente, es porque son los Reyes y mi cumpleaños, y me regalan un montón de cosas. Qué le voy a hacer.

La semana de año nuevo la acabé bastante tranquila, disfrutando el final de las vacaciones, leyendo, saliendo a comer y pensando en la mona pascua… hasta que me entró la fiebre del roscón y empecé a hacer masas madre como una loca.

Es una tarea que tiene su miga, esto del roscón. Puede ser muy frustrante porque es una masa muy pegajosa si no lo haces como se debe. Los dos primeros que hice me hicieron sufrir bastante, pero después encontré este programa de Robin Food, donde el amo del foro del pan, Ibán Yarza, cuenta con todo detalle cómo hacer un roscón sin morir en el intento, y los dos siguientes no me dieron tanto castigo.

Imprescindible si quieres intentarlo.

Primer roscón, sabor perfecto, "bollosidad" fatal ??

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

El resultado, bueno, de sabor estupendo, recibí muchísimas felicitaciones. Es una de esas cosas que hasta que no pruebas uno casero… no sabes lo que te pierdes. De bollosidad, mal, porque no subió lo suficiente, y uno de ellos se me pasó en el horno. Pero creo que el siguiente ya lo bordaré. Y no esperaré a Navidad otra vez para hacerlo.

La vuelta al trabajo fue bastante suave, tres días en los que casi todos volvíamos de vacaciones y se pasaron volando. Lo serio empezó la semana siguiente.

El fin de semana del 10, una sesión de las Salar en plena acción. Habíamos quedado para una sesión típica de Rebajas, pero lo que mi madre no sabía es que le teníamos preparada una sorpresa.

Mil aventuras para llegar, pero por fin estamos aquí!

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Concierto de M Clan en el auditorio Víctor Villegas. Mucho tiempo había pasado desde el último al que fuimos, en Cieza, donde mi madre había conseguido rebasar a todas las quinceañeras para conseguir que el señor Tarque le firmara sobre la misma piel, dejándole estupefacto con su energía.

Y con todo lo que ha pasado en casa y la agotadora tarea que ahora lleva con mi abuela, necesitaba desconectar y tener una buena fiesta, además con otras emociones inesperadas, incluido el olvido de las entradas, pero, por suerte, todo acabó bien y ahora dice que ha rejuvenecido cinco años.

En el trabajo, volví a hacer una pequeña tarea para Digio. Tenían que adaptar la aplicación en la que he trabajado para Windows Phone, y no habían utilizado el nuevo look & feel. Así que preparé algunas pantallas como guía para la adaptación, y además di consultoría para los desarrolladores.

Visto lo que ha dicho el cliente al respecto, parece que apreciaban más de lo que yo pensaba el trabajo que había realizado con la de iOS. No hay mal que por bien no venga.

Me dio que pensar un poco en los costes de adaptación de una app para todos los sistemas… Y creo que desde el punto de vista de los informáticos y diseñadores a veces se nos olvida un poco. Nosotros queremos hacer nuestro trabajo bien, simplemente. Pero aunque las cosas se deben hacer bien si se hacen, cuando las limitaciones económicas no dan, no dan.

Entonces, ¿es mejor no hacerlo? Cuando leí El Manantial (recomendado), también reflexionaba sobre esto. ¿Es mejor hacer esta aplicación para Windows Phone sin invertir suficiente en su diseño? Si fracasa, eso sería en gran parte causa, así que también se habría tirado dinero de desarrollo.

En WSL ya tuve una semana normal. Empecé haciendo investigación para otra parte componente de La Tarea, y haciendo algunos bocetos en papel, y después wireframes con lo que he construido tras mis averiguaciones. Ahora tendré que presentarlo e icorporar el feedback de mi jefe para seguir avanzando.

También me dediqué a la última fase del componente anterior de La Tarea, que es la de diseño visual. Creo que he conseguido una fluida interfaz, con un par de ideas útiles, pero ahora hay que ponerla bonita y me está costando horrores.

Claro, como no he seguido en esta ocasión los consejos de Danny… voy perdida y dando tumbos. Pero el lunes empiezo de nuevo y con disciplina, tiro lo que tengo y lienzo limpio.

Para la fase de definición de componentes, flujo… el prototipado, vamos, me va genial hacerlo con HTML en navegador, pero para el diseño visual no me vale. Mi empeño en hacerlo así también viene de que la tipografía nunca renderiza igual en programas como Sketch o Photoshop que en los navegadores, pero bueno, cuando tenga la tipo elegida, me vuelvo al software de diseño. A ver qué tal me resulta esta semana.

Volvimos a las reuniones, la quincenal con los jefes, y la semanal de equipo. Sorprendentemente las había echado de menos estas semanas sin ellas… Imagino que es algo bueno, mientras las mantengamos así de contenidas.

En la de este último viernes, nuestro jefe nos comentó que vamos a reorganizarnos un poco en cuanto a funciones. Para mi, tendré menos gestión, y podré ocuparme más a tareas puramente de diseño.

Esto, que parece un downgrade, me parece un buen cambio. Mi jefe estará en contacto directo con todos, la comunicación será más ágil y rápida, y no tendré que ser el hub entre todos. Llevar menos cosas me permitirá centrarme más en lo que tengo que hacer.

Y acabé esta semana con la celebración de mi cumpleaños. Llevaba todo el año diciendo que no haría nada, y en dos semanas me animé, así que de la castiza fiesta del empedrao cambiamos a homenaje a Crónicas carnívoras.

Un día genial, doce horas non-stop pasándolo muy bien, con muchos amigos, aunque faltaron algunos. Dos de ellos estaban muy ocupados trayendo al mundo al pequeño Javier, y ahora compartimos cumpleaños :-)

Ay, ¡que nos hacemos mayores ya!