Vacaciones y fiestas. Semanas #86, #87, #88 y #89

Otra anotación mensual. Las malas costumbres se cogen rápido!

??

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Última semana de trabajo a principios de julio, y luego tres semanas de vacaciones. Desde que empecé por mi cuenta he ido cogiendo semanas sueltas o 15 días juntos como mucho, pero este año quería volver a esa sensación de no ver la siguiente tarea a la vuelta de la esquina, así que opté por coger casi todas las vacaciones juntas. Fue una buena idea, me permitió desconectar mucho más, aunque no me he ido muy lejos.

Nos quedamos en La Manga aunque pasamos casi todo el tiempo haciendo snorkel en Cabo de Palos. Calas rocosas, pequeñas y poco concurridas, aunque con accesos aceptables. Casi todo buceadores aprendiendo a manejar sus aparatos.

Unos días magníficos, me dejó en un estado de relajación que va a ser mi referencia a partir de ahora para valorar las vacaciones que vengan después.

🐙🎥@jcanosoriano #murcia

A video posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Dejamos la playa y luego estuvimos unos días en Blanca, viendo a la familia y amigos, y aproveché para seguir trabajando de nuevo en los arreglos del huerto de casa de mi madre. Todo está mucho más despejado, aunque ya empieza a notarse que va a necesitar mantenimiento mensual al menos para mantener a raya los despojos de los árboles.

Un fin de semana pintando y ahora ya nos queda lo más agradable: planificar los nuevos espacios para plantas y elegirlas. Lo único que sé es que serán todas autóctonas, las que menos mantenimiento necesiten, que ya hemos aprendido.

Y durante este tiempo he cambiado las lecturas técnicas por las de ocio. Ubik, una novela de ciencia ficción, distópica, a la que tenía ganas desde hace tiempo, y que casi acabé de una sentada. No llegué a entender su peculiar humor, me pareció desasosegante pero adictivo, me enganchó muchísimo y, pese a que no era lo que esperaba, lo recomiendo.

Luego empecé con la serie del detective Wallander, que ya me había recomendado mi amigo Pau. Novela de misterio, ligera, con contextos políticos relevantes de los 90, bien para entretenerse. Más bajado a la tierra que los originales ingenios propios de Agatha Christie, pero bien, una lectura fácil para evadirse un rato.

Me animé a ir con la bici tras mucho tiempo aparcada. No las tenía todas conmigo, rechacé un montón de propuestas, pero acepté una salida cicloturística y al final acabé llegando al Mirador de la Navela en Blanca. El terreno era muy malo para lo que estoy acostumbrada y en la bajada tuve más miedo que once viejas, me dolían las manos de tanto apretar los frenos, pero lo pasé muy bien. A ver cuándo repetimos por algún sitio nuevo. Con lo poco que conozco de la zona, no va a ser difícil.

Despidiendo las vacaciones ?????? una vez al año no hace daño

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Este domingo, visita inesperada y muy agradable. Pude quedar a comer con mi profesor del Programa Vostok, Javier Cañada, que pasaba unos días por aquí cerca. Me dio mucha pena cuando estuve hace unas semanas en Madrid y no pudimos coincidir, así que me alegré mucho de poder vernos y contarnos qué tal nos va. Y, como siempre, me quedo con cosas que preguntarle o que plantearle para que me aconseje y acabamos por temas como la ISS, los cócteles o la comida. Es más divertido.

Y ahora ya llegan las fiestas de Blanca. Se nota ya en el ambiente al llegar allí. La gente va y viene con prisa, comprando y preparándose para recibir, saludando a los que solo vienen estos días en todo el año. Me quedan un par de días de vacaciones, próximos jueves y viernes, aprovecharé para ir allí y ser una de las que vienen para las fiestas. Imagino que por eso mi ánimo todavía es más de ocio que de mi normalidad.

En el trabajo, antes de las vacaciones tuve una semana muy intensa, con mucho trabajo en varios frentes:

Reunión y ronda de feedback de los diseños para tablet y móvil del nuevo diseño responsive, con las correspondientes presentaciones, cambios y aprobación final. Curiosamente, cuando empecé a trabajar en base a los wireframes creados antes de empezar siquiera a diseñar la vista en móviles, planteé algunos cambios con la colaboración del resto de equipo de diseño. Pero al final, cuando hemos trabajado con más equipo y dado muchas vueltas, hemos regresado a la solución planteada desde el principio.

Tras tener via libre, empecé a construir el HTML y a la vez preparé documentación y roadmap con instrucciones a mi compañero para seguir con ello en mi ausencia. No usamos frameworks pero seguimos la guía de estilo de Trello (adaptada), pero además quería dejarle algunas pistas de cómo maquetar una parte que puede ser bastante complicada debido a cómo debe verse para determinados tamaños, y cómo debe adaptarse al crecer la pantalla.

Mientras tanto, preparamos la expansión de la nueva versión móvil a otros blogs. Ya está en todos los tecnológicos, y hemos recibido un par de quejas por haber quitado el enlace que teníamos antes para ir a la versión de escritorio. Tengo que volver sobre eso y averiguar las causas de estas quejas, pues cuando tengamos todo en versión responsive, ya no habrá una versión de escritorio a la que volver.

Estuve dando apoyo para crear el primer longform que realizamos para un cliente. No pude dedicarle mucho tiempo a ver detalles porque sólo me quedaba una semana y con las otras tareas ya iba a contrarreloj. Así que participé sólo en el planteamiento y en resolver dudas técnicas de mis compañeros.

Tendría que haberles dado más apoyo, pues cuando fui de vacaciones y siguieron, se encontraron problemas técnicos que yo no había encontrado antes. Y también problemas creativos. Aquí faltó más trabajo en equipo entre Diseño y Editorial para construir la narrativa, y, sobre todo, tener un concepto inicial más claro.

Voy a proponerles usar lo que en arquitectura es el parti, un concepto que conocí en el libro 101 cosas que aprendí en la escuela de arquitectura y que cada vez me parece más importante usar trabajando en diseño.

Básicamente es la gran idea que da cohesión a un diseño, casa, jardín… lo que sea. Lo importante, lo que lo distingue de otros. Y a la vez, una herramienta para que el equipo esté siempre en la misma página. Más sobre qué es el parti referido al diseño paisajístico, pero tal y como lo explica, es aplicable a muchas áreas, recomendada lectura.

Tras tres semanas, agradezco que la vuelta al trabajo haya sido un aterrizaje suave: puesta al día, revisión del trabajo de mi compañero con el HTML de nuestra nueva versión responsive, revisión de las otras expansiones a móvil de nuestros sitios, y un nuevo proyecto para mejorar nuestro panel de edición. Mucho trabajo, pero pocos frentes.

Aunque esta semana ya se está poniendo la cosa más durilla. Los compañeros van volviendo de vacaciones, los proyectos se van desperezando y tienen hambre. Hambre y sed de sangre de diseñador! 🙂

2 comentarios

  1. Yo personalmente veo las tres semanas como las vacaciones ideales: Alguna vez cogi todo el mes y se me hizo demasiado largo. Y otras veces menos, y se queda corto… una semana es insuficiente para desconectar del todo, y si son dos, justo cuando empiezas a disfrutar despues de desconectar, se acaban.

    Ademas asi luego puedes tener alguna semana mas libre antes o despues de las vacaciones principales, para hacer el verano mas llevadero 😉

    Si, Ubik es un poco extraño… y la saga de Wallander puede quedar un poco noventera (aunque su ultima novela es ya mas reciente) pero son muy interesantes 🙂

    1. Hola Jose!
      pues sí, tres semanas han funcionado genial.

      Al paso que voy, puedo llegar a esa novela reciente de Wallander antes de que acabe el año jejeje. Muy adictivos, sí.

      Aunque bueno, ahora que ha vuelto la F1, tendré un rato menos para leer 🙂

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *