101 cosas que aprendí en la escuela de arquitectura

Este verano, al terminar el Programa Vostok, Javier nos regaló un detalle, y tuve la suerte de que me tocó este libro. Yo ya lo tenía fichado porque lo había conocido leyendo un post suyo precisamente, es uno de los que ha elegido como influyentes en su formación como diseñador de interacción.

Son 101 píldoras, consejos, para estudiantes de arquitectura que, aunque a veces están muy enfocados en ella, casi siempre se puede sacar una aplicación para diseño si lo piensas con un poco de perspectiva.

#96 La gente en verano mide 56cm de ancho, y en invierno 61cm.

Y resultan interesantes por la posibilidad de coger una de ellas, analizarla, investigarla, desarrollarla y ver cómo puedes aplicarla en tu trabajo. Una pista desde la que empezar un camino teniendo idea de dónde te va a llevar, pero sabiendo que durante ese desarrollo podrás sacar más aprendiéndolo por tu cuenta.

#57 Una eficaz presentación oral de un proyecto de estudio comienza por lo más general y termina por lo más específico.

Todas las lecciones se complementan con una imagen que a veces ilustra, y a veces explica el consejo que acompaña. Y la mayoría tiene también unas breves líneas descriptivas que se agradecen cuando al autor le cuesta resumir en una frase la idea que quiere contar. Con estos dos apoyos lo consigue.

#28 Un buen diseñador no teme desechar una buena idea.

Un libro sencillo, ligero y agradable, muy aprovechable si uno se anima a usarlo como manual, desarrollando en profundidad los consejos que propone. 101 cosas que aprendí en la Escuela de Arquitectura sobre unos 13€ en Amazon.

3 comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *