4 comentarios

  1. No estoy del todo convencido de que si un producto “fitness for function” puede no ser bello. Entiendo el diseño como la proyección del cómo un producto ha de funcionar, si has encontrado esa VERDADERA función la apariencia debería ser reflejo de su funcionalidad… Serán honestos.

    O algo así :S

  2. Creo que puede ser “menos bello” o más bien, “con una apariencia menos apropiada” que otro producto que cumple la misma función, y aun así ser funcional.

    Ante dos productos que cumplen una misma función, si uno de ellos tiene una apariencia que permite percibir mejor esa función, debería tener más éxito, pues el otro puede ser percibido como “peor”.

    En un escenario de “condiciones ideales” donde no importasen otros factores, esto podría ser “la selección natural de los productos”.

    Supongo que relacionado con el término affordance todo esto.

    O algo así 🙂

  3. Me gusta lo de “la selección natural de los productos” Me recuerda un poco al Technium de Kevin Kelly… Me preocupa que siempre hablemos de función y forma en nuestros trabajos y dejemos de lado cosas inerentes a los productos como el aspecto moral.

    Perdón por la autopromo 🙁

    1. Me alegra que enlaces tu post, ayer lo leí y me pareció genial, de hecho, enhorabuena por todo tu blog 🙂

      El aspecto moral es uno de los dejados, sí, aunque por otra parte, quizá algunas personas lo englobarían en la función…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *