200 aniversario del nacimiento de Edgar Allan Poe

Claro que no me he acordado 🙂 me lo ha recordado uno de los cómics que sigo fielmente, Caballo Negro. Ahí tienen a su Poe particular… Me hubiera gustado que Google le hubiera hecho un pequeño homenaje con uno de sus logos personalizados, pero ya que no es así, se lo haré yo desde aquí.

Hoy hace 200 años que nació uno de mis escritores favoritos, Edgar Allan Poe. Misterioso, tétrico, enfermo… todo muy romántico. Si antes os había recomendado El Corazón Delator, hoy vengo con uno de los cuentos que más me gustan, El pozo y el péndulo, que podéis leer en Wikisource y os dejo un trocito para abrir boca:

Temblando, retrocedí a tientas hasta la pared, decidido a dejarme morir antes que afrontar el horror de los pozos que en las tinieblas de la celda multiplicaba mi imaginación. En otra situación de ánimo hubiese tenido el suficiente valor para concluir con mis miserias de una sola vez, lanzándome a uno de aquellos abismos, pero en aquellos momentos era yo el más perfecto de los cobardes. Por otra parte, me era imposible olvidar lo que había leído con respecto a aquellos pozos, de los que se decía que la extinción repentina de la vida era una esperanza cuidadosamente excluida por el genio infernal de quien los había concebido.

Edgarpó

Me es imposible decir cómo aquella idea me entró en la
cabeza por primera vez; pero, una vez concebida, me acosó noche
y día. Yo no perseguía ningún propósito.
Ni tampoco estaba colérico. Quería mucho al viejo. Jamás
me insultó. Su dinero no me interesaba. Me parece que fue su
ojo. ¡Sí, eso fue! Tenía un ojo semejante al de
un buitre… Un ojo celeste, y velado por una tela. Cada vez que lo
clavaba en mí se me helaba la sangre. Y así, poco a poco,
muy gradualmente, me fui decidiendo a matar al viejo y librarme de aquel
ojo para siempre.

Fragmento de “El corazón delator” – Cuentos, Edgar Allan Poe

“Cuentos” de Edgar Allan Poe es una colección de relatos
que van desde el misterio al terror psicológico pasando por la
fábula. Escritos todos ellos a mediados del siglo XIX, todavía
son capaces de estremecer, Poe rebusca y aprovecha angustias del ser humano,
claustrofobia, soledad, oscuridad, tortura, muerte. En todos está
presente la incertidumbre.

Ahora que la mayor parte de la gente está prácticamente
insensibilizada debido a las grandes dosis de violencia con que nos bombardean
desde todas direcciones, tanto la televisión, prensa, publicidad,
como las propias personas con las que convivimos, no viene mal una lectura
que puede despertar la sensibilidad de cualquiera que sea capaz de leerlos
intentando empaparse de su esencia.

Un autor con una imaginación increíble que puede sorprender
a más de uno. Os lo recomiendo 🙂