Esta semana en mi Kindle…

Desde luego, que soy lo peor, tengo que admitirlo.

Si mi sustento dependiera de este blog, no tendría que hacer la operación bikini para adelgazar, no. Dos meses, ¡dos meses! sin escribir, con el buen ritmo que había cogido en invierno… no tengo excusa, aunque sí, el trabajo, que por suerte tengo mucho, y me deja sin ganas de acercarme al ordenador después 🙁

Pero bueno, aquí estoy de nuevo, haciendo propósito de enmienda otra vez.

Ya hace un tiempo intenté hacer una sección recopilatoria de recursos interesantes (mis bookmarks) pero no pasó de intento. Ahora acostumbro a recopilar con Instapaper a lo largo de la semana los artículos que me interesan para luego leerlos el fin de semana en el Kindle (que buena compra el Kindle), así que aprovecho para volcar la recopilación aquí, y ya de paso, actualizo el blog con algo útil.

Así que, esta semana primera de mayo, varios temas:

No me hagas ¿robar?

We believe that content providers are a wee bit lost. They see us as their enemy. But we’re not! We love movies! And most of us understand that movies have a cost.

Portada de Don't Make Me Steal

A través del twitter de Álex Sancho llego a esta iniciativa, Don’t Make Me Steal,  que, aunque no me gusta mucho su nombre, ya que copiar no es robar, creo que tienen un manifiesto bastante interesante.

Creemos que los proveedores de contenidos están un poco perdidos. Nos ven como a sus enemigos. ¡Pero no lo somos! ¡Nos encantan las películas! Y la mayoría de nosotros entendemos que las películas tienen un coste.

Aquí las traduzco y adapto (seguro que hay algún error, me lo decís y lo arreglo):

1. Precios

En general, quiero que el modo de fijar los precios sea sencillo y transparente. No me importa que haya una ligera diferencia de precio entre películas según su antigüedad.

  • El alquiler no deber superar 1/3 del precio de la entrada al cine.
  • El precio de la compra no debe superar el de la entrada al cine.
  • El coste de la tarifa plana mensual no debe superar el de 3 visitas al cine.
  • El precio de las series de televisión debe ser 1/3 del de las películas aproximadamente.
  • Se paga por el contenido, no por la descarga.

2. Idiomas

  • Puedo conseguir el audio en cualquier idioma que el contenido haya sido producido.
  • Tras comprar una película, todos los idiomas están disponibles.
  • Los fans tienen permiso para crear y compartir subtítulos para cualquier contenido legalmente.

3. Comodidad

  • El contenido que pago está disponible inmediatamente.
  • El contenido se distribuye sin publicidad o interrupciones con advertencias sobre infracciones.
  • Puedo buscar películas o series por año, director, idioma, país, género, identificador de IMDB, etc.

4. Surtido y fechas de lanzamiento

  • La fecha de lanzamiento es global. No hay límites según en el país en el que vivas.
  • Puedo descargar casi cualquier película que se haya rodado.

5. Derechos

  • Puedo ver la película en cualquier dispositivo, sin que haya diferencias en su presentación.
  • Las películas no están vinculadas al proveedor del servicio, y en el caso de compra, deben estar libres de DRM.
  • Debo poder entender fácilmente mis derechos respecto a las películas que alquile, compre o vea con la tarifa plana.

Bueno, para empezar yo creo que no está nada mal, sería un gran paso adelante un servicio con estas características, pero yo creo que, como siempre, y más en España, el precio sería un factor crítico, que yo misma lo utilizara dependería de esto.

En este manifiesto yo añadiría algún tipo de “gratis con limitación” y/o “gratis con publicidad” para llamar a más gente.

¿Y vosotros? ¿dejaríais de descargar por otros medios si existiera uno (o varios) servicios de este tipo a precio razonable?

Os dejo con el bonito vídeo que os comentaba arriba: Copiar no es robar.

Google Art Project: el museo entra en tu casa

Interfaz de Google Art Project

Hace poco fue la Capilla Sixtina online, y ahora llega Google Art Project que permite visitar algunos de los mejores museos del mundo desde casa con la tecnología de Street View.

Además de pasear por el museo, algunas obras pueden verse en alta resolución, y la aplicación también despliega contenidos relacionados y comentarios sobre las obras. Una joyita, vamos.