Semanas #77 y #78

Madre mía, qué pereza escribir el post semanal.

Para verte mejor 

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Pero no me quiero volver a juntar con un mes. Tras la celebración del cumpleaños de mi madre, donde lo pasamos muy bien aunque mi abuela criticó duramente mi pan de olivas negras, pasé la semana entre limpieza general, de interiores y exteriores, y bastante bastante trabajo.

Este pan… No lo vuelvas a hacerMi abuela

Por cierto, ¿vosotros limpiáis personalmente o limpia alguien por vosotros?. Siempre he tenido esa curiosidad por la gente de mi sector.

El siguiente fin de semana mucho más tranquilo, intentando huir en lo posible del ambiente electoral que ya lo impregna todo, y, otra vez, haciendo planos y planos. No sé para qué hago tantos, si me salen todos iguales.

En el trabajo estamos ya prácticamente listos para sacar las novedades. Lo teníamos planeado para esta semana, pero cosas de última hora nos han retrasado. Espero que la que viene ya sea la buena.

He estado sobre todo haciendo adaptaciones. Por la premura y los últimos cambios no he podido usar el sistema modular que había ideado tal cual, así que he tenido que sacrificar flexibilidad, pero tras el lanzamiento será lo primero que voy a retomar.

Tras terminar todas las adaptaciones, tocaba ronda de revisión. La hacemos varias personas, además del equipo de QA, y esto nos llevó al bugfixing, arreglar, arreglar, arreglar.

También me di un pequeño baño de realidad con el mobile first en el proyecto BL. Había realizado una propuesta para un cliente, y usé en mis notas previas y esquemas el sistema que siempre utilizo para el diseño responsive y sólo preparé la propuesta para la vista de escritorio, que es la que siempre se presenta.

Pero cuando asumes profundamente el sistema de trabajo mobile first, corres el riesgo de no darte cuenta de que el resto de gente a lo mejor no “ve” lo que tú fácilmente, y es necesaria más comunicación, aclaraciones e incluso wireframes para que el interlocutor pueda “ver lo que tú ya has visto”.

La última semana ha sido muy pródiga en reuniones de todo tipo, pero una especialmente creo que nos fue mal. Últimamente he estado usando las cinco preguntas clave de Think Wasabi para preparar las reuniones. Y en este caso, no tenía previamente ni contexto ni información acerca del proyecto que se iba a tratar, con lo que fui de utilidad nula.

Una pena porque es tiempo perdido, cuando preparándolo con un poco de antelación se podría sacar mucho provecho. Después organizamos una reunión más pequeña para intentar enfocar el asunto de otra forma y parece que resultó mejor, pero es un punto del que aprender para evitar este tipo de reuniones. Simplemente, valorar mi propio tiempo y el de los demás como si fuera mío también.

Acabé la semana con muy buen sabor de boca, una charlita al final del día con mi compañero Javi. Estamos todos a tope de trabajo, y con el nuevo sistema de organización en el que no tengo que gestionar ya apenas coincidimos, y hay pocas ocasiones para conversar y contarnos qué tal en los proyectos que vamos llevando.

Sigo incorporando mi rutina para optimizar el tiempo dedicado a internet. Menos navegar sin rumbo, límite de tiempo para redes sociales, reducción y relocalización de las personas a las que sigo… Y también reservar tiempo para ir consumiendo esos artículos, vídeos… que siempre van a Readability y luego nunca se leen.

De los que he consumido esta semana, me quedo con dos vídeos:

Una charla en Material Fest, un evento de diseño al que me quedé con muchas ganas de ir este año, por Máximo Gavete donde cuenta básicos de branding que hay que saber, y que te servirán si te interesa empezar a aprender (50 min. incluyendo las preguntas del final, a mi me valió la pena).

Y otra de Borja Delgado, más filosófica, sobre el papel actual del Diseño en el proceso de creación de un producto, y la importancia de alinear a todo el equipo para hacerlo (17 min.).

Espero que os gusten tanto como a mi.

Cocina y color: ensalada de salmón de La Pescadería

Parmesano, rúcula, mango y salmón

Hace unos años en Tarifa visité este restaurante por recomendación de 11870, y descubrí una ensalada que no se me hubiera ocurrido nunca, pero ahora es de mis preferidas.

Cuatro ingredientes nada más:

– Salmón, ahumado o marinado casero, en láminas, se pone en la base
– Mango, cortado tipo juliana
– Rúcula, no escatimar con ella!
– Queso parmesano, rallado por encima.

Aliñar con pimienta y aceite de oliva. Antes de ponerle sal… probadla. El parmesano ya sala lo suyo.

Parece poca cosa, pero la combinación de sabores me sorprendió.

El resultado: ensalada preparada

101 cosas que aprendí en la escuela de arquitectura

Este verano, al terminar el Programa Vostok, Javier nos regaló un detalle, y tuve la suerte de que me tocó este libro. Yo ya lo tenía fichado porque lo había conocido leyendo un post suyo precisamente, es uno de los que ha elegido como influyentes en su formación como diseñador de interacción.

Son 101 píldoras, consejos, para estudiantes de arquitectura que, aunque a veces están muy enfocados en ella, casi siempre se puede sacar una aplicación para diseño si lo piensas con un poco de perspectiva.

#96 La gente en verano mide 56cm de ancho, y en invierno 61cm.

Y resultan interesantes por la posibilidad de coger una de ellas, analizarla, investigarla, desarrollarla y ver cómo puedes aplicarla en tu trabajo. Una pista desde la que empezar un camino teniendo idea de dónde te va a llevar, pero sabiendo que durante ese desarrollo podrás sacar más aprendiéndolo por tu cuenta.

#57 Una eficaz presentación oral de un proyecto de estudio comienza por lo más general y termina por lo más específico.

Todas las lecciones se complementan con una imagen que a veces ilustra, y a veces explica el consejo que acompaña. Y la mayoría tiene también unas breves líneas descriptivas que se agradecen cuando al autor le cuesta resumir en una frase la idea que quiere contar. Con estos dos apoyos lo consigue.

#28 Un buen diseñador no teme desechar una buena idea.

Un libro sencillo, ligero y agradable, muy aprovechable si uno se anima a usarlo como manual, desarrollando en profundidad los consejos que propone. 101 cosas que aprendí en la Escuela de Arquitectura sobre unos 13€ en Amazon.

The Five Worst UX Mistakes Websites Make

How do you decide whether someone is truly kind[…]? It’s not the clothes they wear or whether they have the right accent. It’s the little things they do for you, and whether they come through for you in a pinch. The same is true of websites. We decide whether a website is usable and useful when we are trying to complete those micro-interactions.

The Five Worst UX Mistakes Websites Make via @inquiettudes.