Semanas #77 y #78

Madre mía, qué pereza escribir el post semanal.

Para verte mejor 

A photo posted by Inma Bermejo (@inmabermejosalar) on

Pero no me quiero volver a juntar con un mes. Tras la celebración del cumpleaños de mi madre, donde lo pasamos muy bien aunque mi abuela criticó duramente mi pan de olivas negras, pasé la semana entre limpieza general, de interiores y exteriores, y bastante bastante trabajo.

Este pan… No lo vuelvas a hacerMi abuela

Por cierto, ¿vosotros limpiáis personalmente o limpia alguien por vosotros?. Siempre he tenido esa curiosidad por la gente de mi sector.

El siguiente fin de semana mucho más tranquilo, intentando huir en lo posible del ambiente electoral que ya lo impregna todo, y, otra vez, haciendo planos y planos. No sé para qué hago tantos, si me salen todos iguales.

En el trabajo estamos ya prácticamente listos para sacar las novedades. Lo teníamos planeado para esta semana, pero cosas de última hora nos han retrasado. Espero que la que viene ya sea la buena.

He estado sobre todo haciendo adaptaciones. Por la premura y los últimos cambios no he podido usar el sistema modular que había ideado tal cual, así que he tenido que sacrificar flexibilidad, pero tras el lanzamiento será lo primero que voy a retomar.

Tras terminar todas las adaptaciones, tocaba ronda de revisión. La hacemos varias personas, además del equipo de QA, y esto nos llevó al bugfixing, arreglar, arreglar, arreglar.

También me di un pequeño baño de realidad con el mobile first en el proyecto BL. Había realizado una propuesta para un cliente, y usé en mis notas previas y esquemas el sistema que siempre utilizo para el diseño responsive y sólo preparé la propuesta para la vista de escritorio, que es la que siempre se presenta.

Pero cuando asumes profundamente el sistema de trabajo mobile first, corres el riesgo de no darte cuenta de que el resto de gente a lo mejor no “ve” lo que tú fácilmente, y es necesaria más comunicación, aclaraciones e incluso wireframes para que el interlocutor pueda “ver lo que tú ya has visto”.

La última semana ha sido muy pródiga en reuniones de todo tipo, pero una especialmente creo que nos fue mal. Últimamente he estado usando las cinco preguntas clave de Think Wasabi para preparar las reuniones. Y en este caso, no tenía previamente ni contexto ni información acerca del proyecto que se iba a tratar, con lo que fui de utilidad nula.

Una pena porque es tiempo perdido, cuando preparándolo con un poco de antelación se podría sacar mucho provecho. Después organizamos una reunión más pequeña para intentar enfocar el asunto de otra forma y parece que resultó mejor, pero es un punto del que aprender para evitar este tipo de reuniones. Simplemente, valorar mi propio tiempo y el de los demás como si fuera mío también.

Acabé la semana con muy buen sabor de boca, una charlita al final del día con mi compañero Javi. Estamos todos a tope de trabajo, y con el nuevo sistema de organización en el que no tengo que gestionar ya apenas coincidimos, y hay pocas ocasiones para conversar y contarnos qué tal en los proyectos que vamos llevando.

Sigo incorporando mi rutina para optimizar el tiempo dedicado a internet. Menos navegar sin rumbo, límite de tiempo para redes sociales, reducción y relocalización de las personas a las que sigo… Y también reservar tiempo para ir consumiendo esos artículos, vídeos… que siempre van a Readability y luego nunca se leen.

De los que he consumido esta semana, me quedo con dos vídeos:

Una charla en Material Fest, un evento de diseño al que me quedé con muchas ganas de ir este año, por Máximo Gavete donde cuenta básicos de branding que hay que saber, y que te servirán si te interesa empezar a aprender (50 min. incluyendo las preguntas del final, a mi me valió la pena).

Y otra de Borja Delgado, más filosófica, sobre el papel actual del Diseño en el proceso de creación de un producto, y la importancia de alinear a todo el equipo para hacerlo (17 min.).

Espero que os gusten tanto como a mi.

3 comentarios

  1. Si te refieres a limpiar en casa, alguna vez ha sobrevolado por aquí la idea de contratar unas horas a personal de limpieza pero no creo que llegue a dar ese paso nunca. Realmente tampoco me quita tanto tiempo de la semana (eso sí, delego la tarea para el viernes-sábado) porque donde vivo ahora no es el pisaco donde estaba antes. Allí sí que tenía que organizarme bien y repartir la limpieza en dos días para no invertir medio día entero limpiando. Medio día en “algo no prioritario” para mí es mucho tiempo “perdido”.

    Lo que sí que estoy valorando en comprar una Roomba. Me encantan los cacharritos y tener un aspirador “inteligente” por casa me emociona sólo de pensarlo. De hecho tengo pensado “tunearla” y ponerle un par de ojos como los del monstruo de las galletas para que se agiten al son del aspirador jajaja. Hay gente tan “pro” que ponen ojos que parpadean y todo xDD (https://www.youtube.com/watch?v=kOMmQ82eviQ)

    Voy pidiendo cita para el loquero, lo sé.

  2. Yo también limpio personalmente mi casa, pero tengo que reconocer que mi casa es tan pequeña que no puedo ni desplegar el tablero del Twister en el suelo, por lo que limpiarla es un lujo.
    Por otro lado, ahora al ser 2 en casa necesita más atención que antes….es lo que tiene tener gato! Yo también pensé en comprarme una roomba porque para los pelillos que suelta el gato diariamente creo que lo mejor. Beneficioso para mi alergia y beneficioso para su asma. Además, después de la idea que han comentado de ponerle ojos me ha ganado totalmente! 😀
    Patricia

  3. Skeku y Patri, muchas gracias por responder a esta pequeña encuesta 😀

    Una idea que podéis considerar en su momento es “presentar” a vuestras Roombas a ver si se gustan y tienen hijitos, que al precio que están esos cacharros, ya sería un buen negocio.

    Yo también estuve pensando comprarla, de hecho jejeje. No sé si es casualidad o que somos el público objetivo ideal de estos aparatos, pero leí que están bien para una limpieza de “mantenimiento”, y que luego hace que la limpieza no sea tanto, pero que tampoco “deshollinan” la casa.

    Eso, y que luego me encapriché de una Dyson de ésas que son más caras aún (500 pavos la broma), y que tampoco llegué a comprar, por suerte.

    A mi a veces me gustaría tener a alguien que limpiara, pero me da reparo tener un extraño revolviéndolo todo en casa, y además, algunas de mis mejores ideas se me ocurren cuando limpio o hago tareas similares. ¿Cómo voy a cargarme entonces esa fuente de inspiración?

    Jejeje 😀

Responder a Patri Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *