Vacaciones. Semanas #37 y #38

Último resumen antes de las vacaciones, aunque no tenga mucho que contar. Es una época tranquila, previa a la tempestad de septiembre.

Este año recibo las vacaciones con expectación. El año pasado las tuve muy repartidas, y éste no he tenido días libres así que va a ser la primera vez que tenga tres semanas seguidas. Quería planificarlas bien para aprovechar, pero por ahora solamente me he dejado llevar por eventos y sensaciones.

En el trabajo hemos tenido dos semanas bastante planas. Se notan las vacaciones del resto del equipo, así que he aprovechado para seguir con el refactoring. Es un poco pesado pero nos dará agilidad y flexibilidad que nos hace falta. Es una inversión para hacer el trabajo más fácil después.

Estuve documentando los cambios para añadir estadísticas en el panel de edición, para que los compañeros de desarrollo puedan empezar con la implementación.

Y también del panel, dando soporte a desarrolladores para probar y volver a probar algunas de las mejoras programadas. Lo malo es que a veces en ese momento encuentro una forma mejor de hacerlo. Creo que un día me matan. Y esto además significa que no lo había probado lo suficiente antes.

Hubo una tarea inesperada, para la que tuve que preparar un widget de producto en muy poco tiempo. No estoy 100% contenta con el diseño, a mi vuelta veremos los resultados que da, e iteraré sobre él.

Lo malo es que hay poca materia prima. Fotos de calidad muy mejorable, sin poder procesarlas (es para una producción automatizada y por lotes), la información disponible para cada producto no es homogénea… Pero puedo dejar esta primera versión para que se implemente en mi ausencia, y luego estudiar los datos.

Tuvimos la siguiente reunión de status del departamento, ya en formato estandarizado con lo que decidimos en la anterior. Más corta y bastante eficaz. Y por mi parte, pedí a mi jefe hacer una reunión para que me diera la valoración de mi rendimiento en lo que llevamos de año.

El año pasado, entre viajes por el curso y más cosas, había bajado mi nivel, y este año quería dar un buen empujón. De lo que me ha comentado, coincidimos bastante en mi punto débil: la estética y la creatividad. Literalmente, me dice que funciono muy bien cuando hay una tarea muy definida, pero que cuando hay más libertad, me quedo muy corta.

Hay una parte relativamente fácil de resolver, la más técnica, tipografía, color, composición… que ya he ido mejorando un poco, y sigo estudiando. Pero la parte de las ideas es la que más me cuesta.

Yo también lo creo, siempre lo he visto como mi mayor limitación, incluso en los ejercicios del curso del año pasado. Y recuerdo lo que me decía mi compañero Danny, “hay que mirar, mirar y mirar”. Él es una de las personas con más talento para el visual que he conocido en persona, y además gracias a él conocí también a Marta Romero, cuyo estilo también me parece de un buen gusto y equilibrio excelentes.

Así que en esas estoy, intentando reunir fuentes de inspiración para ir mirando, mirando, mirando, y practicando. Otra idea que tengo es retomar alguna afición, como los abandonados dibujo y fotografía.

Aparte, continúo leyendo Now You See It, que está siendo muy didáctico, y en el tema de filosofía del diseño, si se puede llamar así, sigo con Design for the real world de Victor Papanek. Por ahora creo que es el diseñador con cuya visión más llego a congeniar.

In persuading people to buy things they don’t need, with money they don’t have, in order to impress others who don’t care, commercial design is probably one of the phoniest fields in existence today.

¿Suena la frase? Recomiendo este breve artículo sobre Papanek, y, por supuesto el libro.

Y en el ocio, estoy en una etapa extraña. Hace mucho que perdí el interés en el cine, y tuve una época de series. Pero con el final de Breaking Bad me quedé muy vacía, y en los últimos meses el entretenimiento audiovisual que más he consumido son los deportes y documentales.

Pero en los últimos días he vuelto a tener sensaciones con sendas Dune y Blue Velvet. Pese a que no son lo primero que veo de David Lynch, son películas extrañas, y traen sensaciones extrañas, buenas y malas. Pero sensaciones al fin y al cabo.

Lo único malo de Lynch es que luego necesitas el antídoto…

3 comentarios

  1. Mr. Saltaren creo que no habría podido darte mejor consejo 🙂

    Verás, yo siempre he tenido esa “crisis existencial” en las que creo que estoy muy abajo en el panorama visual por el mero hecho de que mi faceta artística es prácticamente inexistente o porque veo las cosas que hacen otros y pienso que a mí sólo no se me ocurrirían. Pero creo que es un mal endémico de aquellos que nos preocupamos por seguir mejorando, estemos en el escalón que estemos. Y eso te honra viendo cómo pides feedback sobre tu desarrollo como profesional.

    A veces me he encontrado en situaciones en las que intento dar una vuelta a algo que ofrece una buena solución ya. Pero le doy una vuelta por el hecho de intentar que sea distinto a lo que ya he visto. Pero eso puede ser frustrante cuando no encuentras algo mejor y piensas que eres un paquete. Esa sensación de desánimo se da mucho más cuando trabajas sólo. En equipo es más fácil que aparezcan “ideas felices” o alternativas que por lo menos dan una visión diferente.

    Es importante saber asumir las limitaciones y potenciar los recursos en los que somos buenos. Yo intento equilibrar la balanza y ofrezco ser bastante resolutivo en términos generales, ofreciendo contenido decente y cuando “suena la flauta”, algo más o menos destacable. No se me olvida cuando David Bonilla mencionó lo mucho que le molaba el diseño de un proyecto donde yo fui el responsable de la capa visual :_)

    En cualquier caso se trata de, como dice Danny, mirar y mirar y volver a mirar. Pero es que Danny es muy bueno 😛

    Hay una decisión que es importante tomar y es saber equilibrar el tiempo dedicado a practicar y el tiempo dedicado a observar. Sin práctica dependes demasiado de la observación. Si observas demasiado, los tiempos se resentirán cuando toque ponerse la primera vez con “lo que sea” porque sabes qué hay que hacer…pero nunca lo has hecho.

    Tampoco es cuestión de castigarse y obligarse ahora a estar absorbiendo conocimientos sin parar. ¿Cuándo refrescamos la mente? No puedo dejar que la PS4 coja polvo 😛

    A día de hoy tenemos tantas opciones para hacernos moodboards o encontrar referencias para casi cualquier cosa, que es buena idea plantearse dejar de pensar en tener todos los conocimientos asimilados y empezar a saber dónde poder encontrarlos rápidamente. Esto se hace aún más notorio actualmente cuando “debemos” saber de ux, ui, diseño, desarrollo, un poco de producto, etc… Es demasiado y al final te terminas quemando un poco.

    Al final (y es algo personal) sé que nunca estaré agusto y siempre estaré un poco “martirizado” por la continua búsqueda de la autoaprobación. Y sé que así estamos unos cuantos, por lo que mucho ánimo!

    1. Wow Skeku, gracias por el pedazo de comentario! Y por los ánimos claro.

      Me siento identificada con lo que dices totalmente, y coincido que es un problema que se agrava cuando trabajas solo. He tenido algún proyecto en el que he estado con alguien, y, aunque no fuera diseñador, se nota mucho que simplemente “hablar” funciona para abrir mucho la mente.

      Por mi parte también me lastra la falta de formación “oficial” en diseño, con lo que siempre he pensado que el tiempo que debo dedicar a la práctica es mayor que a la observacion, para mejorar mi técnica, y así poder, como dices, hacer que no se resienta el tiempo necesario para realizarlo.

      Pero esto no me ha funcionado mucho hasta ahora, creo que más bien tiene que ser un “tiempo diferente”. Más intenso, concentrado, el dedicado a la práctica, y más disgregado el dedicado a la observación (que al final en neto sería mayor).

      Por supuesto, sin estar todo el día con esto. Creo que también es parte de lo que ocurre en mi caso: después de periodos muy intensos de trabajo y estudio, he acabado abandonando casi todas las aficiones y ahora estoy muy vacía. De las aficiones y actividades paralelas creo que viene gran parte de la inspiración, y de las ideas “diferentes”.

      Seguiremos intentando mejorar!

  2. Por casualidad pasaba por aquí y veo que sigues a tope, así que de vacaciones emmmm que las disfrute mucho usté y espero que te vaya bien.

    Saludos!

Responder a nexus Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *