Semana #14

Qué gusto de preprimavera. Si es que da igual cómo haya sido la semana, sábado y domingo, días azules con sol bastan para que los cuerpos y las flores se animen y las cosas se vean de otra manera.

Mucho trabajo y actividades. Tanto profesionales como en casa. De comida en comida con amigos no paran de surgir planes, y fiestas, y viajes… que si solo la mitad se concretaran, tendría que cerrar mi agenda. Perdemos fuelle, chavales, mucho ruido y pocas nueces.

Hemos tenido que correr para transplantar todos los arbolitos por la llegada del buen tiempo, y me di un buen atracón en la terraza. Y lo que queda, que hay que preparar el huerto, bueno, los huertos para la temporada alta.

Aprovecho para recomendar Planeta Huerto para comprar los materiales y tratamientos para bonsai. Mucho mejores precios en los mismos productos que he comprado siempre (-25%), servicio muy puntual y gastos de envío contenidos.

En WSL estuve revisando el trabajo de un compañero en el proyecto interno. Él implementa el diseño y me tocó hacer de poli malo. Sé lo dura que es la parte que él está haciendo (maquetación con responsive design) pero este proyecto tiene que salir pixel perfect y con todos los detalles porque no vamos a rehacerlo mañana otra vez, tiene que durar.

Si deja de publicarse este post semanal, ya sabéis que mi compañero me ha mandado un sicario, y no soy yo la que le culparía por ello. Ningún jurado le condenaría.

El experimento “C” está en fase final, aunque hemos tenido que darle un poco más de tiempo, y quizá tendremos que ver otra variación porque los resultados de esta última iteración no nos cuadran del todo. O quizá hay algo que no estamos sabiendo ver aún. Aun así, lo que está claro hay que implementarlo ya, se nos ha alargado mucho, demasiadas iteraciones.

Otra cosa que se está alargando es la puesta en marcha de los tests del trabajo de front. Quiero medir cosas diferentes a las de otros experimentos, ya que es una interacción un poco especial, de dos pasos, así que he buceado un poco en la documentación de Optimizely, para acabar necesitando ayuda con mi oxidado javascript.

A principios de semana acabé la tarea imprevista que pidió el departamento comercial. Finalmente tuve que retomarla yo para integrar la solución en nuestro sistema de gestión de contenidos y dejarlo preparado para producción.

A partir de la mitad, la semana fue un poco desastrosa porque empezaron a salir tareas urgentes como setas y perdí el control sobre la planificación, que además había sido ambiciosa, así que he acabado la semana con la pizarra casi igual de llena que la empecé 🙁

No tenemos novedades aún sobre los resultados del proyecto bancario. Estas semanas el cliente tiene que ocuparse de una tarea interna importante que retrasa hasta marzo la segunda parte de nuestro trabajo. A ser paciente.

Y en la red social he vuelto a colaborar con una breve labor de consultoría.

En el proyecto personal al menos ya tengo una lista de tareas de la que tirar para ponerlo en marcha decentemente. Al final será en inglés, y que sea lo que dios quiera. También he empezado a bocetar la segunda pantalla más importante y a recolectar benchmarks, sobre todo para saber lo que no queremos hacer.

A disfrutar lo que queda del domingo, leer un rato y hasta mañana.

Semana #13

Acabo la semana un poco grinch. Aunque tras un buen paseo y posterior cerveza con amigos esta mañana ha mejorado mi humor, es de las veces que menos ganas tengo de hacer esta recopilación.

El lunes, por sorpresa (nos avisaron el mismo día), se puso en producción el rediseño del directorio bancario en el que trabajé. Algunos detalles han quedado sin pulir en la parte front, le falta polish. Tengo que hacer una lista para que puedan mejorarse los detalles. Aunque no sea pixel perfect, que sea lo más fiel al diseño original posible. Hubiera querido hacerlo antes, pero literalmente, no nos han dado tiempo. Ahora esperando resultados de conversión con impaciencia.

En WSL seguimos con los experimentos. Espero que esta semana podamos cerrar la primera fase y por fin probar a lo grande tanto el experimento “C” como el de front.

El experimento “S” ya lo tenemos implementado, aunque no lo comenté por aquí, con lo que probamos en la primera iteración: posición. Esta semana veré los resultados que está dando y planificaré una segunda fase.

Hice mi parte para avanzar con el proyecto interno largamente postergado. Esperando feedback y revisando la implementación de la parte del diseño que ya estaba cerrado, y también contenidos y materiales que preparan otros compañeros.

Esta semana curiosamente se ha publicado un sitio web que utiliza el mismo recurso que había pensado usar para este proyecto, con bastante protagonismo 🙁 Aunque es un recurso que este año está en todas partes y es tentador usarlo, siempre da rabia porque luego parece que lo has copiado descaradamente, cuando la realidad es que ninguno es original. Sigh.

Apareció una tarea imprevista desde el departamento comercial. Por suerte este año tengo un equipo tan bueno que lo que hace meses hubiera puesto patas arriba mi planificación, apenas ha tenido impacto, me ha robado un tiempo mínimo. Empiezo a llevar mejor lo de delegar.

Un tirón de orejas porque no he avanzado nada de nada en el proyecto personal. Ni he tomado decisiones, ni he comentado con mi partner el problema del idioma, ni he planificado los siguientes pasos… Tarea para esta semana.

Me animé a comentar brevemente el último libro de diseño que leí, aunque he hecho trampa: cada mes quería leer uno y esto ha sido releer.

El que he empezado ahora va a ser un poco hueso pero me apetece. Lo he postergado mucho. Desde que lo compré hace meses sólo lo he hojeado porque no tenía claro cómo aprovecharlo bien. Ahora lo he lo he planteado como cuando iba al instituto y había que hacer el trabajo del libro.

Me costará mucho pero si funciona bien… quizá empiece a recuperar mi cerebro.

101 cosas que aprendí en la escuela de arquitectura

Este verano, al terminar el Programa Vostok, Javier nos regaló un detalle, y tuve la suerte de que me tocó este libro. Yo ya lo tenía fichado porque lo había conocido leyendo un post suyo precisamente, es uno de los que ha elegido como influyentes en su formación como diseñador de interacción.

Son 101 píldoras, consejos, para estudiantes de arquitectura que, aunque a veces están muy enfocados en ella, casi siempre se puede sacar una aplicación para diseño si lo piensas con un poco de perspectiva.

#96 La gente en verano mide 56cm de ancho, y en invierno 61cm.

Y resultan interesantes por la posibilidad de coger una de ellas, analizarla, investigarla, desarrollarla y ver cómo puedes aplicarla en tu trabajo. Una pista desde la que empezar un camino teniendo idea de dónde te va a llevar, pero sabiendo que durante ese desarrollo podrás sacar más aprendiéndolo por tu cuenta.

#57 Una eficaz presentación oral de un proyecto de estudio comienza por lo más general y termina por lo más específico.

Todas las lecciones se complementan con una imagen que a veces ilustra, y a veces explica el consejo que acompaña. Y la mayoría tiene también unas breves líneas descriptivas que se agradecen cuando al autor le cuesta resumir en una frase la idea que quiere contar. Con estos dos apoyos lo consigue.

#28 Un buen diseñador no teme desechar una buena idea.

Un libro sencillo, ligero y agradable, muy aprovechable si uno se anima a usarlo como manual, desarrollando en profundidad los consejos que propone. 101 cosas que aprendí en la Escuela de Arquitectura sobre unos 13€ en Amazon.

Semana #12

Una semana más recapitulando para darme ánimos para mañana, y alguna colleja también.

Fin de semana de recogimiento marujil, de planear mucho y hacer poco. He empezado con el sistema Bullet Journal en lugar de la agenda tradicional y estoy como niña con libreta nueva. Si quieres hacer feliz a un diseñador, material escolar, no lo dudes, material escolar.

Por ahora, ya he programado una tarea gorda para la semana que viene: los transplantes. Tengo en casa una decena de bonsais y prebonsais, les toca puesta a punto y tiene que ser ahora, que ya (casi) es primavera en la Región de Murcia.

También continuo la desinfoxificación reestructurando mi Twitter. Da miedo ver el tiempo que puede consumir si le dejas, así que he empezado a sacar todo el tema entrepeneur de mi timeline, para pasarlo a listas. De todas formas, no tengo muy claro qué hacía ahí. A estas alturas creo que está demasiado pasado de rosca para mí.

En el trabajo, esta semana más normal aún que la anterior, así que aprovecho para adaptarme a mi nueva rutina con deporte incluido. Mi gran problema es que soy demasiado de mañanas, entonces lo que quiero hacer de verdad lo tengo que hacer lo primero. Y ahí el deporte y el trabajo están compitiendo por la primera hora. Antes alternaba, pero ahora he de adaptarme de nuevo.

Por suerte, apartarme de redes sociales, skype y mail está funcionando muy bien y estoy en el buen camino. Al final, sólo es hacerlo sin pensar en si hacerlo.

En WSL seguimos con el experimento “C”. Ya nos queda poco. Con la prueba de la ley de Hick (menos opciones) de nuevo el challenger ha batido al original. Ahí creo que hemos llegado al final porque ya estamos en el mínimo. Implementaremos, veremos los resultados, y volveremos a iterar.

Con la ley de Fitts, también el aspirante ha ganado al original, pero nos queda una fase más, donde los botones target son más grandes pero están más lejos del contexto. Mi tesis es que va a funcionar mejor que los botones más pequeños pero más cerca del contexto. ¿Se validará?

Para una de las tareas del front de nuestros blogs ya tengo una propuesta lista para experimentar. No fue a la primera ni a la segunda, pero ahora estoy contenta con el resultado. Mis primeras ideas eran demasiado conservadoras. Aunque me forcé a hacer una propuesta diferente y lo conseguí, me quedé a medio camino. Necesité una iteración más y una colleja para sacar la que vamos a probar ahora. Apretar las tuercas un poco… parece que funciona.

He retomado un proyecto interno que desde antes el verano está coleando. En casa del herrero… la casa sin barrer. Nos falta poco para poder lanzarlo, y he estado reactivando las tareas que nos quedan para acabar el mínimo viable. Después añadiremos más contenidos, pero al menos ya hay una lista concreta para acabar y poner deadline.

Y una mala noticia, nos abandona una compañera a la que aprecio mucho, y que está con nosotros desde el principio 🙁 una pena, pero me alegro por ella, porque vuelve a su tierra. Espero que le vaya genial porque es una gran profesional.

En el proyecto bancario mi compañero ha entregado ya al cliente el material para implementar, y hemos podido verlo funcionando en el servidor de desarrollo. Ha ido bastante bien, unos pocos detalles para arreglar, pero muy muy pocos. Diego es un gran profesional, ha hecho un trabajo muy bueno y en el tiempo estimado, lo tengo ya en mi lista de VIPs 🙂

Aparte del trabajo, di un paso para el proyecto personal, llamémosle “M”, instalando el CMS y empezando a ver posibles themes que nos sirvan para empezar. No quiero retrasar la creación de contenido por diseñar algo específico. Busco un theme visual, pero con posibilidad de gestionar texto también. Algo estilo Black Vostok pero con comentarios y otro tratamiento del texto. Conociéndome, seguro que al final me hago uno propio…

Con este proyecto me he planteado la duda de si hacerlo en inglés directamente o en castellano. Y todavía no sé qué hacer! soy lo peor, eso debería estar atado ya, siendo un proyecto de contenidos. Nuestra preferencia es el inglés, por alcance, pero creo que en castellano las opciones de monetizarlo son más realistas (aunque sea un poco, no tenemos grandes ambiciones en ese sentido).

¿Algún consejo? Id pensando consejos mientras yo me voy de comida familiar… No iba a ser el finde ermitaño 100%!

Semana #11

Normalidad normalísima, una semana tranquila y de reflexión, quizá por el final de mes, que te recuerda que el tiempo pasa.

Tras el festival del sábado pasado, he celebrado mi decisión de buscar un profesional para que me ayude a ponerme en forma cocinando bollos preñaos, magdalenas de Oreo y una cena especial con amigos, que llevaban desde junio esperando un detallito los pobres…

Fuera de la consabida actividad del trabajo, tuve una visita, reunión, que esperaba expectante y que, aunque no fructificó, me ha dado unos cuantos puntos para pensar: el más obvio, el futuro y qué espero de mi carrera ¿quiero una carrera?, y otro menos evidente pero que siempre tengo como una pequeña rémora: tengo prejuicios cuando una situación se me presenta, en lugar de provocarla yo.

No es que no me gusten las sorpresas –¿o sí?– sino que mi escepticismo me pone en posición defensiva en lugar de reactiva. No funciono muy bien así, soy –y prefiero ser– proactiva, y me voy a lamentar en algún momento… Fucking control.

Dejando la metafísica, en WSL sigo con el panel de edición. He estado probando Ace para conseguir un editor de código cómodo. Se integra muy fácilmente, y ahora me falta construir los accesos rápidos y probarlo con algunos editores de perfiles experto y principiante. Ya es una gran ganancia respecto al actual, y un paso intermedio necesario antes de decidirnos por un WYSIWYG o no.

También le estoy dando un poco de amor mejorando el diseño visual para incrementar la usabilidad percibida, y a la vez, cambiar de CSS a LESS y organizar con un sistema nuevo y escalable el código que tiene 3 años ya.

En el experimento “C”, nuevas pruebas, un paso más con la ley de Hick, a ver hasta dónde influye, y dos pruebas de posición (ley de Fitts en este caso), que implementaremos la semana que entra.

Dos nuevas tareas relacionadas con la parte front de nuestros sitios, lo que se ve. He estado recopilando información de competidores para hacer benchmarking –investigación comparativa en cristiano– luego analizar lo que encuentro, y proponer cambios para nuestros sitios según los objetivos que hemos puesto. Lo bueno es que tenemos dos objetivos muy claros. Lo malo, que tenemos más de 40 sitios con un público muy diferente, así que hay que categorizar, agrupar y probar en cada grupo. Va a ser laaargo.

Al final de la semana, valoraciones anuales, sí, de nuevo, y una reunión con mi compañero Javi Aurea sobre dos temas: comunicación y equilibrio. Cuando alguien se entrega al máximo, o más, a veces puede ser contraproducente. Demasiada intensidad puede desequilibrar un equipo, y quemar al que está dándolo todo. Hemos pensado dos acciones, una puntual y otra para incorporar en la rutina, para controlar estos dos aspectos y evitar que vaya a más.

La semana que viene se presenta muy interesante con las tareas que tengo planteadas, y tengo ganas ya de ponerme con ellas. Que creo que es de las mejores maneras de enfocar una semana laboral.

Pero antes, hay que terminar bien el domingo: una sugerencia, hoy es el Día de la Marmota, así que si no has visto Atrapado en el tiempo (ojo, spoilers en la Wikipedia), es un plan perfecto para domingo por la tarde.

Yo espero pasarla así, y en compañía de un dry martini si puede ser.