¿Se puede repartir el trabajo?

Con la técnica moderna sería posible distribuir el ocio sin menoscabo para la civilización… En un mundo sensato, todos los implicados en la fabricación de alfileres pasarían a trabajar cuatro horas en lugar de ocho, y todo lo demás continuaría como antes. Pero en el mundo real esto se juzgaría desmoralizador. Los hombres aún trabajan ocho horas; hay demasiados alfileres; algunos patronos quiebran y, la mitad de los hombres anteriormente empleados son despedidos. Al final hay tanto tiempo libre como en el otro plan, pero la mitad de los hombres están absolutamente ociosos, mientras la otra mitad sigue trabajando demasiado

(Bertrand Russell,1935, Elogio de la ociosidad)

Via estratega.

A ver qué nos trae el 2012…

No me da ninguna vergüenza decir que no he cumplido ninguno de los propósitos que hice para 2011. Si me diera alguna, no haría propósitos para 2012, ji. ji, ji. Y ya, como el colmo de la gandulería, me quedo con los mismos, a ver si este año cuelan.

Lo importante es que lo importante siga como el año anterior, o mejor. Salud, trabajo y buena compañía en todos los sentidos. Porque eso es lo importante al final!

Hoy os dejo un par de recomendaciones, el especial de Nochevieja de José Mota de este año, y una musical: Mika – Any other world.

Buen día y buen año!