Reflexiones sobre el vegetarianismo

Ensalada africana del restaurante Maná
Ensalada africana del restaurante Maná, en Murcia

Durante el mes de septiembre pasado fui vegetariana (aunque comía lácteos y huevos). No lo he hecho por las razones más frecuentes, como adelgazar 😀 sino como un ejercicio de disciplina, igual que en otros meses he hecho otras cosas.

Es curioso, aparte de conseguir mi objetivo, he podido comprobar de primera mano que no es fácil ser vegetariano. Algunas experiencias:

  • La mayoría de gente pensaba que podía comer atún, mejillones, caballa… cualquier cosa que viniera en lata 😀 qué fácil sería entonces…
  • Mis amigos se escandalizaron un poco, me miraban con los ojos como platos y me preguntaban por qué quería sufrir ¡WTF! o si era porque me daban lástima los animales…
  • Es difícil salir de tapas, no por tener tentaciones, en absoluto, sino por la falta de variedad en tapas vegetarianas aparte de las patatas, fritas, cocidas o asadas, eso sí.
  • Es algo caro ser vegetariano pijo. Me refiero a conseguir alimentos como el tofu y similares. Al menos en mi zona no son fáciles de encontrar. Y aunque no son imprescindibles, de vez en cuando un caprichillo…
  • Es trabajoso. Es más difícil “comer cualquier cosa” que si comes carne, muchas soluciones fáciles (un filete a la plancha…) queda fuera, y buscar una alternativa que sea completa requiere un ejercicio de creatividad mayor.

Realmente creo que mi experiencia fue algo pobre porque no me gusta el queso ni muchos lácteos, y también limitada porque no dediqué mucho tiempo ni atención en buscar recetas atractivas y sencillas, aunque sí que hice algunos descubrimientos interesantes, y por ello me gustaría seguir investigando este mundo.

Así que si tenéis recomendaciones, sugerencias o consejos, son bienvenidos!

7 comentarios

  1. La verdad es que nunca me he planteado dejar de comer carne… pero pensandolo, mas alla de la voluntad, seguro que encontraria muchos incovenientes. Y es que no debe ser facil salir y encontrar algo que comer y unicamente con vegetales.

    Menos mal que no creo que nunca llegue a ese punto :p

  2. Interesante, yo desde que vivo aquí me he vuelto bastante vegetariano. Me explico no es que sea vegetariano, me encanta la carne y sigo comiendola pero desde que estoy aquí en mucha menor medida. Ya que aquí la carne se come mucho menos.

    Creo que ser vegetariano en Japón es facil si no eres estricto. Quiero decir hay cultura de comer mucha más verdura por lo que si quieres siempre encontrarás platos e incluso snacks vegetarianos. Pero también es cierto que no hay mucha cultura vegetariana en si como no comer NADA de carne o pescado. Entonces no se preparan los platos pensando en alguien vegetariano, por lo que un plto podría llevar un poquito de pescado, de carne o algo así…

    Si me hiciera vegetariano haría como un amigo que no era nada estricto pero si fiel a sus principios. Por ejemplo si iba a un pueblo y una mujer le ofrecía un chorizo hecho por ella misma y del que esta especialmente satisfecha no va a hacerle el feo de decirle que no y lo probaba y le sabía de muerte claro. Otra cosa es que ante una elección de filete o ensalada tirase por la ensalada. O en caso de que se fuera a hacer una fabada para 10 personas no iba a hacer que cocinasen en dos ollas o que todo el mundo se quedase sin chorizo y panceta, simplemente lo apartaba de su plato y ya esta. Realmente creo que es algo mucho más congruente.

    Perdón por el comentario… me he enrrollado más que tu en el post :S

    Por cierto una postdata 😛 Por estas tierras no tenemos problemas para comprar tofu, no creo que nadie lo considere como un alimento pijo 😛

  3. La verdad es q por mi parte t ofreceria la medalla al mérito…y más sabiendo lo q t gusta el chorizo!!! jejeje. Quizás algún día t copie, seria un reto! Pero no creo q lo hiciera tanto tiempo como tu… Muaks!

  4. Jose ya te digo, en casa lo llevaba bien, lo peor era en los bares, donde no había muchas alternativas 🙂

    Zordor la verdad es que siempre que pones algo de lo que comes o preparas en tu twitter me da muchísima curiosidad! pero por lo poco que sé, allí en Japón tienen muy buenas costumbres, y aquí al revés, las estamos perdiendo (p.ej. con las legumbres).

    Lo que hace tu amigo me parece lo más razonable, la verdad, supongo que muchos vegetarianos son así pero lo que más se conoce es lo más “radical” por lo exótico 🙂

    En cuanto a lo de comprar tofu y demás… aquí en Murcia (y no digamos ya si estás en un pueblo) no es tan común, aunque me da un poco igual, ya que no me gustó nada!

    Patri pues puedes incluir algunos platos en tu nueva costumbre de probar todo lo posible jeje. No ser vegetariana, pero sí probar nuevas recetas basadas en vegetales, algunas están riquísimas!

  5. Al tofu hay que cogerle el punto y sobre todo saber cocinarlo bien, ya que lo que hace es coger mucho el sabor de la otra cosa con la que lo cocinas y se pueden hacer muchas cosas con derivados del tofu, como con un polvo del que no recuerdo el nombre con el que se hacen unas hamburguesas tremendas!

    Sobre lo de que hay muchos vegetarianos no radicales que no se conocen mi opinión es que los vegetarianos radicales siempre estan intentando dando a saber que lo son. Fijate en un vegetariano y fijate cuando conozca a alguien nuevo ya verás lo que tarda en soltarle que es vegetariano y en muchas ocasiones el tema esta traido con pinzas… pero vamos pinzas pinzas…

    De este amigo no te enterabas hasta que le conocías bastante. Ejemplos en un restaurante va mira la carta pide lo más acorde a su dieta y aparta lo que considera oportuno ahí no ha pasado nada. Un vegetariano “radical” le cuenta a todo el mundo lo way que es por ser vegetariano (me recuerda al vegano de Scott Pilgrim) y luego monta un pollo al pedir para que no le pongan nada animal y finalmente cuando le traen la comida se pilla un rebote del copón porque le pusieron un filete de caballa encima de la ensalada… joder digo yo… quitaselo, daselo al de al lado o ya esta… no?

  6. Uf, yo es que no tengo ni idea de cocinar tofu jeje. Pero tampoco me quedaron muchas ganas.

    Una hamburguesa vegetariana ya precocinada me compré, y oye, estaba increíble, casi no noté la diferencia! era de almendras, entre otras cosas. Pero luego hubo otra… de tofu y algas, que no me gustó nada!

    Qué razón tienes con los vegetarianos radicales… es lo de siempre, a mi hay alimentos que no me gustan y o bien me pido otra cosas, o bien lo aparto, y ya está! pero hay gente a la que le gusta hacer de cualquier minucia un problema 🙂

  7. Una de las ventajas para mí, es que cualquier dieta, pero en especial una dieta vegetariana, debe contener mucho alimento crudo (principalmente fruta), por lo que comer se me hace más rapido al no tener que cocinar en muchas ocasiones. Salud!

Responder a Jose Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *