Manifiesto en Defensa de los Derechos Fundamentales en Internet

Después de tanto tiempo sin escribir, a pesar de haber tenido muchos temas que merecían la pena, venzo la pereza (y la falta de tiempo!), me animo ahora porque la verdad es que no se me ocurre qué mas puedo hacer ahora mismo para hacerme oír.

Para mis (pocos) lectores menos interneteros, y por tanto menos enterados de este tema, les explico un poco: el (des)Gobierno ha incluido a traición (porque no se puede llamar de otra manera), de tapadillo, unos cambios muy cucos en el proyecto de Ley de la Economía Sostenible para permitir el cierre de páginas web sin que medie ninguna orden judicial. Simplemente un “órgano” designado por el Ministerio de “Cultura” podrá señalar con el dedo y ale, página cerrada. Porque ellos lo valen!

Esto no es muy constitucional que digamos, pero parece que da lo mismo, que como los jueces últimamente no les dan la razón, pues nada, los eliminan del escenario.

En fin, que esto no puede ser, yo apoyo este manifiesto como oposición a todos los que traten de menoscabar los derechos fundamentales de los ciudadanos.

Ante la inclusión en el Anteproyecto de Ley de Economía sostenible de modificaciones legislativas que afectan al libre ejercicio de las libertades de expresión, información y el derecho de acceso a la cultura a través de Internet, los periodistas, bloggers, usuarios, profesionales y creadores de internet manifestamos nuestra firme oposición al proyecto, y declaramos que

1.- Los derechos de autor no pueden situarse por encima de los derechos fundamentales de los ciudadanos, como el derecho a la privacidad, a la seguridad, a la presunción de inocencia, a la tutela judicial efectiva y a la libertad de expresión.

2.- La suspensión de derechos fundamentales es y debe seguir siendo competencia exclusiva del poder judicial. Ni un cierre sin sentencia. Este anteproyecto, en contra de lo establecido en el artículo 20.5 de la Constitución, pone en manos de un órgano no judicial -un organismo dependiente del ministerio de Cultura-, la potestad de impedir a los ciudadanos españoles el acceso a cualquier página web.

3.- La nueva legislación creará inseguridad jurídica en todo el sector tecnológico español, perjudicando uno de los pocos campos de desarrollo y futuro de nuestra economía, entorpeciendo la creación de empresas, introduciendo trabas a la libre competencia y ralentizando su proyección internacional.

4.- La nueva legislación propuesta amenaza a los nuevos creadores y entorpece la creación cultural. Con Internet y los sucesivos avances tecnológicos se ha democratizado extraordinariamente la creación y emisión de contenidos de todo tipo, que ya no provienen prevalentemente de las industrias culturales tradicionales, sino de multitud de fuentes diferentes.

5.- Los autores, como todos los trabajadores, tienen derecho a vivir de su trabajo con nuevas ideas creativas, modelos de negocio y actividades asociadas a sus creaciones. Intentar sostener con cambios legislativos a una industria obsoleta que no sabe adaptarse a este nuevo entorno no es ni justo ni realista. Si su modelo de negocio se basaba en el control de las copias de las obras y en Internet no es posible sin vulnerar derechos fundamentales, deberían buscar otro modelo.

6.- Consideramos que las industrias culturales necesitan para sobrevivir alternativas modernas, eficaces, creíbles y asequibles y que se adecuen a los nuevos usos sociales, en lugar de limitaciones tan desproporcionadas como ineficaces para el fin que dicen perseguir.

7.- Internet debe funcionar de forma libre y sin interferencias políticas auspiciadas por sectores que pretenden perpetuar obsoletos modelos de negocio e imposibilitar que el saber humano siga siendo libre.

8.- Exigimos que el Gobierno garantice por ley la neutralidad de la Red en España, ante cualquier presión que pueda producirse, como marco para el desarrollo de una economía sostenible y realista de cara al futuro.

9.- Proponemos una verdadera reforma del derecho de propiedad intelectual orientada a su fin: devolver a la sociedad el conocimiento, promover el dominio público y limitar los abusos de las entidades gestoras.

10.- En democracia las leyes y sus modificaciones deben aprobarse tras el oportuno debate público y habiendo consultado previamente a todas las partes implicadas. No es de recibo que se realicen cambios legislativos que afectan a derechos fundamentales en una ley no orgánica y que versa sobre otra materia.

Este manifiesto, elaborado de forma conjunta por varios autores, es de todos y de ninguno. Si quieres sumarte a él, difúndelo por Internet.

7 comentarios

  1. No se pero aveces me da la sensación de que retrocedemos, aunq esto se está dando en paises como China o Cuba donde existe la censura previa y se coarta la libertad. Desde mi punto de vista el fondo es querer otorgar más valor a algo del que lo tiene, si el precio de los CDs, por ejmplo, tiene q bajar pues que baje, dejemonos ya de tantas tonterías.

    Un saludo!

  2. ¡Qué irónico!, primero no interesaba a nadie la Red, porque no tenían ni idea de qué era eso (y siguen sin tener muchos políticos), y ahora, claro, como goza un poco de una estructura anárquica (nadie es su dueño real o bien no está clara la cosa, no he profundizado en el tema), y dándose cuenta (a buenas horas) del potencial que tiene, pretenden ahora coartarnos la libertad, censurar y controlar la Red, que ellos la llamaran “proteger”, claro. Si la Red la formamos entre todos y la enriquecemos, aunque la inventaran los americanos -me da igual- no se podría consentir que tenga un único dueño, aunque esté la ICANN controlando y gestionando los nombres de dominio. ¿Para vosotros tiene realmente dueño? Es lógico que se quiera poner algo de orden en la Red y no valga cualquier cosa (si no hubiera ningún tipo de control tampoco sería bueno, pero lo justo y necesario, lo mínimo para que haya algo de justicia, no más), dependiendo del tipo de página, que sea ofensiva por ejemplo de apología del terrorismo o drogas. Pero es un riesgo dejar la Red en manos del Gobierno. Por lo tanto, si en la práctica no lo tiene (a pesar de los muchos intereses que tenga EE.UU. en que la ICANN sea la que siga gestionando las IPs y nombres de dominio, órgano del que dependemos, lo queramos o no, si falla, todo a tomar por saco), de ningún modo podemos dejar que los políticos nos quieran gobernar la Red y hacerla suya. Será inevitable dependiendo de la forma de gobierno que tengamos implantada. Reflexionemos un poco sobre ello si acaso. ¡Defendamos nuestros ciberderechos ya!

    P.D.: Acabo de leer que de hace poco es independiente de los EE.UU, lo cual es motivo de alegría, pero claro, tampoco podrán hacer lo que quieran, y bueno, al menos ya no está ligada al Gobierno (de eso no entiendo), pero lo he leido aquí. Un saludo.

  3. Me parece que no podemos dejar pisotear nuestros derechos como ciudadanos tenemos que defender la libertad y no creer que internet malo como muchos pienzan es una herramienta que bien usada es fundamental en estos dias.

Responder a r3vis0r Cancelar respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *