Escuchar música gratis, mola (iii) Spotify: esa maravilla

Sabéis que me gusta la música. Y si es gratis, mucho mejor, ¿no? Pues todo lo que había probado hasta ahora (AllofMP3, Pandora, Lastfm…) se queda en mantillas al lado de mi nueva aplicación favorita: Spotify.

spotify

Esta anotación es ya viejuna para mis coleguillas de la red, pero creo que mis lectores de la calle me lo agradecerán.

Para no ser prolija, y como muchos blogs ya han hablado largo y tendido sobre esto, lo explicaré sencillamente: es un reproductor de música bajo demanda. Es decir, tú buscas música y al momento la puedes escuchar. Sin esperar mucho, sin tener que descargar, sin ocupar espacio en tu ordenador, con una calidad aceptable (al menos para mí), pudiendo hacer listas de reproducción como en cualquier reproductor…

Es como una radio donde elijes las canciones.

¿Inconvenientes? pues los hay, como en todo lo que es gratis.

Para empezar, no está disponible para todo el mundo. Por ahora sólo se puede usar en España, Francia, Reino Unido, Suecia, Finlandia y Noruega.

Seguimos, funciona con invitaciones, es decir, no se puede registrar quien quiera libremente… eeeeeerror! el registro está abierto ahora por un periodo limitado. Después, con las invitaciones, no son difíciles de conseguir.

Tiene algo de publicidad. Esto me lo han dicho, a mi todavía no me ha salido así que no puedo opinar.

Y no voy a contar mucho más porque lo hacen muy bien en otros blogs:

200 aniversario del nacimiento de Edgar Allan Poe

Claro que no me he acordado 🙂 me lo ha recordado uno de los cómics que sigo fielmente, Caballo Negro. Ahí tienen a su Poe particular… Me hubiera gustado que Google le hubiera hecho un pequeño homenaje con uno de sus logos personalizados, pero ya que no es así, se lo haré yo desde aquí.

Hoy hace 200 años que nació uno de mis escritores favoritos, Edgar Allan Poe. Misterioso, tétrico, enfermo… todo muy romántico. Si antes os había recomendado El Corazón Delator, hoy vengo con uno de los cuentos que más me gustan, El pozo y el péndulo, que podéis leer en Wikisource y os dejo un trocito para abrir boca:

Temblando, retrocedí a tientas hasta la pared, decidido a dejarme morir antes que afrontar el horror de los pozos que en las tinieblas de la celda multiplicaba mi imaginación. En otra situación de ánimo hubiese tenido el suficiente valor para concluir con mis miserias de una sola vez, lanzándome a uno de aquellos abismos, pero en aquellos momentos era yo el más perfecto de los cobardes. Por otra parte, me era imposible olvidar lo que había leído con respecto a aquellos pozos, de los que se decía que la extinción repentina de la vida era una esperanza cuidadosamente excluida por el genio infernal de quien los había concebido.

Algo tiene que cambiar

Dando una vuelta por los foros de Burbuja Inmobiliaria he llegado hasta este vídeo. Explica unas cuantas cosas sobre el consumo, la producción etc. que todos sabemos pero que quizá no tenemos tan presentes en nuestro día a día como deberíamos. Es un poco largo (20 min.) pero recomiendo que lo veáis.

Y sean o no exactas las cifras, es una realidad que está pasando cada día, no hay desarrollo sostenible y son cosas que no pensamos, o al menos yo no lo pienso, cuando me compro un nuevo ordenador, una nueva agenda, unas botas, una falda…

Así que tengo que añadir uno más a mis propósitos/deseos de nuevo añoconsumir menos. Lo justo y menos para un estilo de vida simple.

No me sigas (iii): reculando

En anteriores capítulos de esta serie:

Bueno, para que no tengáis que leer los anteriores artículos, os cuento: en su momento me mostré bastante en contra de los que cantaban alabanzas al atributo rel="nofollow", que se proponía desde algunos foros (Google por ejemplo) como una ayuda para evitar el spam en los blogs: al no servir de nada para SEO, los spammers no pondrían comentarios fraudulentos. Qué ideal.

No he cambiado de opinión, pero la experiencia me ha demostrado que en parte me equivoco, y ahora que he migrado a WordPress, la plantilla classic que utilizo tiene el atributo "nofollow" me planteo si conservarlo o no.

Muchos muchos comentarios de este blog tienen autores tales como “vídeos” o “viajes”, o “seguros”. Son comentarios bastante válidos en algunos casos (patéticos en otros), pero claro, causa cierto resquemor y me planteo si borrarlos por spam o no.

Investigando algunos enlaces que apuntan a chavalina.net (uno, dos, tres, cuatro, cinco), me he decidido a "nofollowear". Resulta que estoy (o estaba) haciendo un poco el primo, porque me han incluido en una serie de listados de blogs que "dofollow" ¿qué significa esto? pues que propagan Page Rank y ayudan a quien deja un comentario a progresar adecuadamente en su SEO. A salir más arriba en Google y tal.

Como dice uno de los autores, desde Blog en serio:

Además de participar y darle vida a otros blogs con tus comentarios, si te llevas de ahí un enlace con ello, ¿qué mejor, no?

Pues no. No cuando se abusa.

Por eso, por el abuso que se ha hecho aquí de los enlaces válidos, he decidido mantener el atributo rel="nofollow" en los comentarios. Porque estoy un poco cansada de limpiar basura. Lo lamento por los que no tienen culpa, pero es lo que hay,y sé que a éstos tampoco les importará, como no me importa a mi, y no miro si cuando hago un comentario en algún sitio me va a reportar Page Rank.

Si quieres comentar algo por gusto, puedes hacerlo con tu nombre o con el de tu web, pero no lo hagas con palabras clave, porque en la conversación prefiero responderle a Perico el de los palotes que a Vídeos calientes.