9 comentarios

  1. Sí, conviene no poner a parir nunca a profesores que todavía te tienen que examinar, a catedráticos, a algunos políticos de bajo nivel (los de alto nivel pasan), familiares, posibles jefes y en general a cualquiera que como se entere te puede poner mirando a Triana más rápido que canta un gallo.

    Sobre todo si escribes a cara descubierta, si eres anónimo… jojojo.

  2. Muy bueno eso de que dentro de 20 años te van a refregar en la cara las cosas que escribías cuando eras joven.
    Ojala dentro de 20 años alguien me recuerde esto, me va a regalar unos minutos de nostalgia.

  3. Imagino que si uno está totalmente seguro de lo que piensa y cree y quiere expresarlo, no tiene que tener miedo a represalias de ningun tipo, ha de ser honesto consigo mismo. Intentar no ofender sin necesidad, claro está, pero hay que ser asertivo. Y lo digo por experiencia propia. (De hecho lo tengo muy reciente)

  4. Más de una vez lo he pensado, la verdad que acojona porque aunque te arrepientas de algo que has escrito y lo borres ahí estará la caché de google para volver a sacarlo a relucir.

    Yo sí creo que deberíamos andar con cuidado :-|

  5. Dueño de tu silencio, esclavo de tus palabras.
    Yo siempre intento ir con pies de plomo, pero al final siempre se me escapa algo. Esto de la bitácora es un poco como un vicio, pero llega un momento en que también aburre.

  6. Hombre, siempre se pueden hacer anónimos a los demás en lugar de a uno mismo, “alguien que es un capullo hizo algo que otro alguien no vio bien, y ese algo…”, pero no veas la de interés que pierde la historia, además que Cruz y Raya pueden acabar denunciando por plagio (ya hicieron un gag sobre algo así).

    Inma, yo creo que termina aburriendo si se hace por costumbre, si se toma más como un “cuando me apetezca lo hago” acaba aguantando mucho, yo hice dos añitos con el mío ayer y creo que está fresco como una rosa (cierto, reconozco que probablemente la mayoría del contenido más que fresco, apesta, pero es por motivos diferentes), y si sigo como hasta ahora puedo sumar un par más sin quemarme. El truco está en no tomarlo como una obligación.

Comments are closed.