¡Felicidades mamá!

Mi madre ha aprobado el teórico del coche!
Me alegro porque al menos dejará de hacer tests compulsivamente, pero me da miedo porque será un peligro total al volante. Me da la sensación de que el práctico va a ir más lento, porque es muy despistada, y la veo capaz de ponerse a gritar cuando alguien le haga alguna pirula.

Bueno, y en enero me toca a mi!

Odio (ii)

Me odio a mí.
Por vaga, gandula, dejada, manta mulera y todos los sinónimos que se me pudieran ocurrir si fuera catedrática de lenguaje emo

No sé como he llegado a ser tan irresponsable en sólo tres años.
Cuando iba al instituto era más empollona que la empollona, y ahora, aunque no sea así, parece que me da todo igual. Mis amigos dicen que me ven descentrada, desorientada… pero yo no me veo así, simplemente creo que he dejado de tener ambición (menos mal, aunque ni tanto ni tan calvo!) y al no tener un motivo por el que “darme prisa” he dejado de hacerlo.

He puesto más energía en otros asuntos, como el trabajo, proyectos personales, y también desarrollo de mi vida social gafas que ha cambiado bastante también. Y perder mucho el tiempo, cómo no. Y ahora aquí tengo las consecuencias, dándome en las narices (con un bate de béisbol, nada menos). Tengo que tomar un camino ya