Queridos Reyes Majos:

Este año no he sido especialmente buena, por algo estoy en la cima de la pirámide de la maldad, pero como parece que hay que hacer una lista de deseos materiales para poder ser llamado bitacorero, por pedir que no quede.

Aquí va una lista de cosas que no necesito en absoluto:

  • Uno o dos pares de pendientes, la semana pasada perdí tres pendientes derechos, ¿ahora qué hago con los izquierdos?
  • Un pantalón de chándal no especialmente ancho pero sí largo, que me haga una montaña de arrugas en los pies
  • Necesito otro perfume… casi no me queda!

Hagamos una segunda lista de cosas que realmente no necesito para nada:

  • Unas zapatillas de esas Puma que parecen las que llevan los árbitros del basket
  • Un ordenador portátil de segunda mano baratillo para mi hermana
  • El famoso juego GTA San Andreas para la nueva máquina de matar la imaginación de mi hermano
  • Algún nuevo gadget, por ejemplo, otro móvil

Pero también puedo hacer una lista de lo que realmente necesito, y que creo que sería lo más costoso de conseguir, además de que algunas cosas no me las pueden regalar:

  • Algo más de constancia, la necesito de verdad, porque iniciativa tengo de sobra
  • Ambición. Esto me ayudaría con lo anterior…
  • Respeto. Pero no para mí, sino para los demás. Creo que me he convertido en un ser con pocos escrúpulos
  • Paciencia
  • Amabilidad. Hay cosas que a mi me cuestan muy poco y que pueden hacer un gran servicio a otra persona, y simplemente por llevar la contra no lo hago
  • Simpatía. Anulado. Me gusta no ser simpática
  • Quiero recuperar a mis amigos. Más de la mitad de ellos han pasado a ser amigos de fin de semana, por motivos “ajenos”, y lo lamento mucho
  • Aprender a morderme la lengua de vez en cuando. Mi opinión puede no ser bien recibida siempre…
  • Necesito un capazo de humildad… aprender a trabajar en equipo
  • Un complemento para mí. Porque todas las heridas acaban curándose, y entonces es cuando nos apetece ir a por más

Hay tanto en lo que me gustaría mejorar… pero por desgracia yo soy de las que pienso que la gente no cambia, ¿funcionará conmigo?

Prioridades

La vida es cuestión de prioridades, eso nadie lo puede dudar emo
Pero… hay casos y casos. Hoy hay habido un terremoto, maremoto, yo qué sé en la zona de Thailandia, y en las noticias de algunas de nuestras cadenas nacionales ha ocupado un discreto segundo/tercer puesto en los titulares. Parece ser que las estaciones de esquí y los atascos son más relevantes.
La vida es cuestión de prioridades.

Tarde de navidad

Hace un rato que he comido y estaba a punto de salir, me acaban de llamar para ir a tomar capullos(*).
Estoy cansada de anoche, una noche larga, incompleta para mí pero bien al final, y mi hermana acaba de decirme que están poniendo Eduardo Manostijeras.

Ésta es una de mis películas favoritas. Es la primera o la segunda que grabamos cuando compramos nuestro viejo VHS, y nunca me cansaré de verla. Recuerdo que la primera vez que la vimos mi hermana y yo teníamos una extraña sensación, entre miedo (influenciadas por la estética del anuncio emo ) y curiosidad. Me encanta esta película.

Así que nos hemos abierto una botellita de champán, he llenado la mesa de turrones, bombones y mantecados, y vamos a relajarnos hasta que llegue la hora de salir de nuevo. Estas noches de navidad dan para mucho… la naturaleza humana es muy interesante…