Vivo por ella

Vivo por ella sin saber
si la encontré o me ha encontrado.
Ya no recuerdo cómo fue
pero al final me ha conquistado.
Vivo por ella que me da
toda mi fuerza de verdad.
Vivo por ella y no me pesa.

Vivo por ella yo también
no te me pongas tan celoso.
Ella entre todas es la más
dulce y caliente como un beso.
Ella a mi lado siempre está
para apagar mi soledad.
Más que por mí por ella
yo vivo también.

Es la musa que te invita.

A tocarla suavecita.

En mi piano a veces triste
la muerte no existe
si ella está aquí.

Vivo por ella que me da
todo el afecto que le sale.
A veces pega de verdad.

Pero es un puño que no duele.

Vivo por ella que me da
fuerza, valor y realidad
para sentirme un poco vivo.

Cómo duele cuando falta.

Vivo por ella en un hotel.

Como brilla fuerte y alta.

Vivo por ella en propia piel.

Si ella canta en mi garganta
mis penas más negras espanto.

Vivo por ella y nadie más
puede vivir dentro de mí.
Ella me da la vida, la vivo.

Si está junto a mí.
Si está junto a mí.

Desde un palco o contra un muro.

Vivo por ella al límite.

En el trance más oscuro.

Vivo por ella íntegra.

Cada día una conquista
la protagonista es ella también.

Vivo por ella porque va
dándome siempre la salida
porque la música es así
fiel y sincera de por vida.

Vivo por ella que me da
noches de amor y libertad.
Si hubiese otra vida, la vivo
por ella también.

Ella se llama música.

Yo vivo también.

Vivo por ella créeme.

Por ella también.

Ésta es una canción que siempre me ha gustado.
Sin embargo, adquirió cierto significado especial cuando conocí a cierta persona.
Porque aunque ni siquiera le gustaba esa canción, reflejaba completamente su personalidad. Vivía sólo por dos cosas, la música y él mismo (no necesariamente por este orden) y todo lo demás era secundario. Creo que podría haber llegado muy alto si hubiera sido más ambicioso (lo que no quiere decir que no lo fuera) porque tenía talento, pero lo mismo al final no le importaba tanto y era solo pose.

Me pregunto qué habrá sido de él, ahora que hace tanto que no le veo. Desde agosto, exactamente…

Insomnio

Mis horarios cambiados me llevan a leer mientras veo la televisión a las dos y pico de la mañana, pero acabo de levantarme (supremo esfuerzo, supongo que me entendéis) a apagarla tras escuchar una magnífica frase:

¿sabes que si no te acuestas con alguien en un año puedes volver a revirginizarte?

Ya decía yo que “Sexo en Nueva York” no era un título muy prometedor. A ver si vuelve South Park!