Vida de estudiante (ii)

Mi tortilla de verduras A mi me gusta mucho quejarme.

Pero no todo es malo cuando eres estudiante. Creo que lo mejor es la libertad. Nadie te dice lo que tienes que hacer o a quién tienes que ver. Las pequeñas cosas de cada día es donde se nota realmente. Nadie te obliga a levantarte temprano, ni a limpiar, ni a comer bien (como pueden ver arriba a su izquierda), ni a lavar la ropa, ni a nada parecido. Puedes salir todos los días. Puedes llevar a quien quieras a casa. Organizar cenas o botelleos incluso un martes y hasta llevar una vida totalmente caótica si quieres.

Dicen que hasta lo mejor acaba cansando… No sé si esto es lo mejor, ahora que lo he descubierto, a ver cuándo se me pasa.