Bug en mi formulario de correo

Menuda estoy hecha…
Desde la actualización de mi diseño tenía un bug en el formulario de correo que aparece a la izquierda como contacto (conflictos entre versiones en pruebas y versiones definitivas… en fin, lo de siempre) y desde aquí quería disculparme con la gente, si la hay, que me ha mandado algún mail y que no haya contestado.

Probablemente ni lo haya recibido.
Pero ya está arreglado. Gracias a Barrylm por avisarme. Y la próxima vez tendré más cuidado emo

Msn Messenger – interfaz web

Microsoft permite probar la versión beta del Msn Messenger via web, muy útil cuando no podemos o no queremos instalar el programa de mensajería por excelencia (por desgracia).

Se me olvidaba comentar que, para los que uséis como yo navegadores medianamente decentes (cualquiera menos el Internet Explorer) o algún tipo de bloqueo para los pop-ups, os encontraréis con que no consigue salir. Cosa que no me explico, ya que en Firefox y Opera se puede especificar que los pop-ups solicitados se abran, pero ellos sabrán cómo lo han hecho…

De todas formas parece ser que esta iniciativa no es demasiado novedosa, al mismo tiempo me he enterado de que ya existía otro interfaz del mismo tipo, eMessenger, que aunque tampoco parece llevarse muy bien con los pop-ups, al menos permite iniciar sesión de forma corriente con cualquier navegador.

Buenos, bonitos, baratos, si encuentra algo mejor, avíseme!

Como mi perro no deje de ladrar le corto la cabeza

Uff"

Ya empiezan otra vez las fiestas de mi pueblo.
Tengo tan presentes aún las del año pasado que parece que fue ayer… supongo que me hago mayor, o que el año transcurre cada vez más rápido y la monotonía y la vida sedentaria contribuyen a privarme de recuerdos que intercalar entre uno y otro verano, así que tengo esta pequeña sensación de vacío.

Este es un artículo personal y sin más interés, que conste.
Y es que es en estos acontecimientos, cuando vuelvo a ver a gente que no esperaba, se recuperan viejas amistades y también viejas rencillas, ocurren “casos” (no es a mí a la única que trastorna el verano), y veo tantas barbaridades que pierdo la capacidad de sorprenderme y me da por pararme a pensar, ya que mi querido Harpo no me deja pegar ojo.

Casi sin querer, vienen recuerdos que se convierten en reflexiones.

Tampoco puedo quejarme, subiendo la cuesta que me encontré hace exactamente un año parece que al final se ha impuesto la vida y el Carpe Diem a mi pesimismo crónico, a costa de tirar por tierra algunos de mis principios más arraigados, mis valores más preciados, los que vengo alimentando desde que tengo uso de razón con la excusa de preservar mi inocencia y sentirme bien conmigo misma.

Pero va a ser que no.
Menuda careta.
Resulta que todo es mucho más sencillo y que un cambio de mentalidad, relajarse, adoptar una actitud más abierta ante la vida no implica perder lo que creía estar atesorando hasta ahora. Es más, con esta nueva actitud todo tiene menos peso para bien y para mal, lo que a mi me interesa es que ahora cualquier decepción será menos traumática, cualquier satisfacción menos cegadora. Etapa reflexiva y quizá hasta filosófica.

¿Será que ha sido necesario este cambio en mi forma de ver la vida para darme cuenta de que de cualquier experiencia, buena o mala, se puede sacar algo en claro?

Pero tampoco voy a mortificarme por eso, a mi edad todavía estoy en proceso de construcción y puedo permitirme estos lujos. Si tengo que cambiar de nuevo, bienvenido sea.